viernes, 18 de julio de 2014

                           
  MAESTRO: JOSÉ BRICEÑO Y TAMARA VERA DE BRICEÑO.

PENSAMIENTOS DEL MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO A.
   PENSAMIENTO DEL MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO A.
     PENSAMIENTO DEL MAESTRO: JOSÉ N. BRICEÑO A.

    PENSAMIENTO DEL MAESTRO: JOSÉ N. BRICEÑO A.

PENSAMIENTOS DEL MAESTRO: JOSÉ N. BRICEÑO A.

               ESCUDO DE LA ESCUELA DE TEOLOGÍA 
                         " JESÚS SOBERANO SEÑOR" 

PENSAMIENTO DEL MAESTRO JOSÉ BRICEÑO

PENSAMIENTO DEL MAESTRO JOSÉ BRICEÑO

MAESTRO: JOSÉ N BRICEÑO A

EL MAESTRO JOSÉ BRICEÑO Y EL SALMISTA ROBERTO ORELLANA


























MAESTRO: JOSÉ N. BRICEÑO A 

jueves, 17 de julio de 2014

ESTUDIOS DE LA VISIÓN MINISTERIAL. (CUARTA PARTE)

¿CÓMO ALCANZAR LA VISIÓN?

En la interrogante nos referimos a los motivos o móviles que nos impulsan alcanzar la Visión, porque lo importante no es sólo tener una Visión sino poderla alcanzar, pero no es tan sólo alcanzarla sino ¿cómo la alcanzamos?

Pablo dice que para alcanzar la Visión es necesario correr una carrera. Hay una gran diferencia entre la visión y la carrera. La visión es la meta alcanzar, es el objetivo principal y absoluto del Ministerio, la carrera es la forma en la que nos desenvolvemos en las directrices que Dios nos da para alcanzar la visión. De allí la diferencia entre lo que es Visión y Misión.

¿QUE ES LA MISIÓN?

El término Misión está relacionado con instrucciones o directrices que se reciben para llevar a cabo una comisión para obtener un objetivo o alcanzar una meta.

Del término Misión es de donde se deriva los términos comisión, misiones, misionero.

Misionero se le llama al ente que fue enviado con ciertas directrices y reglamentos para desarrollar y cumplir una misión para alcanzar un objetivo que es la visión.

El ejemplo Bíblico está cuando Jesús envió a los doce y luego a los setenta a la gran comisión delegándoles autoridad, dándoles ciertas directrices.

“Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos. Y les mandó que no llevasen nada para el camino, sino solamente bordón; ni alforja, ni pan, ni dinero en el cinto, sino que calzasen sandalias, y no vistiesen dos túnicas… Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen. Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban” Marcos 6:7.

“Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino. En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros. Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios. Lucas 10:1.9.

La Misión desde el punto de vista teológico son las directrices que el Espíritu Santo le da a una persona en la cual se desenvuelve para alcanzar una Visión. Esto indica, que nadie puede alcanzar una Visión si no tiene Misión, y nadie puede tener una Misión si no es dirigido por el Espíritu Santo, pero nadie puede ser dirigido por el Espíritu si no hay una vida de intimidad y comunión con el Espíritu.

Cuando se alteran estos principios, es cuando podemos ver hombres que indudablemente tienen un Don Ministerial, tienen una Visión, pero no tienen Misión porque no son dirigidos por el Espíritu, viven una vida sensual, almática, carnal, materialista; totalmente desordenada ajena a la vida del Espíritu Santo, y lo que los impulsa a desarrollar una obra es el humanismo, que viene siendo la fuerza y el poder que el ser humano tiene inherentemente en él para lograr sus propios objetivos sin la intervención de Dios. Con el humanismo se puede llevar a cabo la obra de Dios, pero no su voluntad.

Tomando en cuenta esta verdad es cuando podemos ver la gran necesidad que se tiene de una vida de intimidad y comunión con el Espíritu. Jesús dijo en relación al desarrollo de su obra para alcanzar la voluntad de Dios: “…porque separados de mí nada podéis hacer…” Juan 15:5.

Como la Misión tiene que ver con la carrera debemos analizar el motivo correcto de la carrera. Si es tan importante alcanzar la visión, es también correr la carrera desarrollando una Misión pero en una forma legítima.

En 2ª Timoteo 2:5 y 1ª Corintios 9:24.27, Pablo nos muestra la importancia de correr en una forma legítima. Él dice que cuando corre lo hace golpeando su propio cuerpo, manteniéndolo en servidumbre. Lo que quiso decir fue: “Corro disciplinándome a mí mismo, teniendo sumo cuidado de hacer las cosas con motivos correctos para no ser descalificado”

Hay quienes han alcanzado una meta, corrieron una carrera, pero no obtendrán premios, ¿Por qué?, porque alcanzaron sus propias metas, corrieron sus propias carreras y cuando corrieron lo hicieron de una forma ilegítima, mintieron, trampearon, sobornaron, robaron, estafaron, atropellaron, engañaron, compitieron; no les importó a cuantos se llevaron por delante con el fin de alcanzar sus propios objetivos.

Hoy en día tenemos Ministerios aparentemente prosperados, con programas de radio, televisión, centros de rehabilitación, con buena posición, con un nombre, fama, popularidad; pero ante los ojos de Dios son unos “…desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos” (.Apocalipsis 3:17), para efectos de Dios en cuanto a galardones no obtendrán nada porque ya obtuvieron su recompensa. Por eso es que todo Ministro que reciba una visión debe centrarse en ella con motivos correctos.

En las Crónicas escritas por Esdras dice: “Los ojos de Jehová contemplan la tierra buscan hombres que tengan motivos correctos en su corazón para depositar en ellos todo su poder” 2ª Cronicas 16:9.

Dios no respalda la ambición de los hombres, Él respalda su visión en la vida de los hombres. La ambición en un hombre es una visión con motivos incorrectos, por esta causa Dios suple nuestras necesidades, no nuestros caprichos ni nuestras vanidades. Jamás recibirás de Dios recursos si lo pides con egoísmo lleno de lujuria. Si lo que pides no lo haces por causa y en beneficio del Reino, cercenas la posibilidad de ser bendecido por Dios. Jesús dijo que busquemos primeramente el Reino de Dios amando y haciendo justicia, y las demás cosas serán añadidas porque somos parte del Reino.

Quien tiene una visión, no emprende una carrera por obtener una posición, lo hace por alcanzar un ideal, y este es el de Dios.

En Conclusión: No es hacer para Dios, sino cómo lo hacemos y como lo alcanzamos.

A continuación presentamos seis (6) áreas en las que un Ministro debe alcanzar perfección y madurez para que haya un motivo correcto en el corazón y a la vez sea sólido en el carácter y lograr así desarrollar una Misión en las directrices del Espíritu, y alcanzar el objetivo principal y absoluto del Ministerio que es la visión.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo Estado Zulia.




jueves, 10 de julio de 2014

LISTA DE LIBROS DEL MINISTERIO "JESÚS SOBERANO SEÑOR" ESCRITOS POR EL MAESTRO: JOSÉ BRICEÑO. DISPONIBLES PARA HACER SUS COMPRAS.

1) ADORACIÓN
2) CRISTOLOGÍA
3) CONFLICTO ENTRE DOS REINOS
4) EDUCACIÓN SEXUAL
5) EL MATRIMONIO
6) ESCATOLOGÍA BÍBLICA
7) EXCELENCIA MINISTERIAL I
8) EXCELENCIA MINISTERIAL II
9) HERMENÉUTICA SAGRADA
10) LA CRIANZA DE LOS HIJOS
11) LA FUERZA DE LA JUSTICIA

12) LA ORACIÓN EFICAZ
13) LA FE UN ESTILO DE VIDA
14) LOS DONES DEL ESPÍRITU
15) MAYORDOMÍA INTEGRAL
16) NEUMATOLOGÍA
17) PLAN FINANCIERO DE DIOS I
18) PLAN FINANCIERO DE DIOS II
19) PRINCIPIO DE AUTORIDAD
20) SANIDAD EN CRISTO
21) SANTIDAD DEL ALMA
22) VISIÓN MINISTERIAL

MAESTRO: JOSÉ N. BRICEÑO A

HAGA SUS PEDIDOS POR ESTA DIRECCIÓN

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

DOPOSITE EL APORTE FINANCIERO DE SU COMPRA DE 150 BS POR UNIDAD EN LAS CUENTAS

# 0108-2435-4101.000-63443 / BANCO PROVINCIAL. A NOMBRE DE “JOSÉ BRICEÑO”.

# 0116-0113-88-0012919870/ BANCO B.O.D. CORBANCA A NOMBRE DE “JESÚS SOBERANO SEÑOR” RIF: 30294493-7


 PARA EL EXTERIOR PUEDEN HACER SUS COMPRAS A RAZÓN DE 20 DOLARES POR UNIDAD, POR LA CUENTA DE PAYPAL, SIENDO EL CONTACTO EL CORREO meejesussoberano77@hotmail.com

.También pueden hacer sus compras con toda confianza, depositando en la cuenta del Bank of América, # 003447458283. Cuenta corriente (de Cheques) a nombre de Francisco Torres.



NOTA: DESPUÉS DE HACER SUS COMPRAS INFORMAR POR ESTE MISMO CORREO O POR josebriceno77@hotmail.com ///BENDICIONES///





martes, 8 de julio de 2014

IMPORTANCIA   DE  TENER  UNA  VISIÓN   EN    EL  MINISTERIO. (SEGUNDA PARTE)

     Eclesiastés dice: que le es mejor al hombre ser un abortivo, que el estar en la tierra sin visión. Eclesiastés 6:3.6. En forma amplificada el texto dice: Te es mejor haber nacido antes del tiempo y sin vida, que estar en el mundo sin propósito.

       En  las observaciones  que  a  continuación voy a presentar, usted    podrá   darse  cuenta de lo  importante   que  es  tener  visión   en  el  Ministerio   y  lo  nocivo y   letal  que  puede  ser  el  no  tenerla.
       Alguien dijo, refiriéndose al valor de la visión, que no importa cuánto dinero tenga un individuo, si carece de visión es el más pobre del mundo ya que su vida no tiene sentido. Una misión y una visión se pueden desarrollar y alcanzar con dinero pero no se compra con dinero. Si sólo vives de tu dinero y no tienes visión, eres la persona más pobre  en el mundo, porque sin visión sólo se consume, la visión te lleva a producir.

     El valor de la visión  es tan significante que una persona con visión es más grande que las fuerzas pasivas de noventa y nueve que sólo están interesadas en hacer o llegar a ser alguien. La mayoría de las personas tienen interés en su destino, pero no son gentes realizadas por no tener  motivos que los  impulsen porque no tienen visión.

    El don más grande que Dios le pudo dar a un individuo para visualizar las cosas no es la vista, es la visión. La vista es la función de los ojos pero la visión es la función del corazón. Se puede tener vista y no tener visión. La visión es tan determinante para el éxito de un individuo que sólo ella te mantiene viendo aun cuando tengas los ojos cerrados.

      El peor enemigo de la visión que viene de Dios son tus propios ojos, lo que ves no determina lo que Dios te muestra en visión.

    En  una  ocasión  se  le  preguntó  a una mujer invidente llamada  Helen Keller   que  si  había  algo  peor en este mundo  que   nacer   siendo  ciego,  a lo cual  contestó:  “sí,  nacer  con  vista  y  no  tener visión”.

    Esta mujer  invidente, con todas las dificultades que tenía, logró sacar su doctorado en la Universidad. Ella no tenía vista pero tenía visión.

    La  desgracia  más  grande  para  un  individuo  está  en  no  sentirse realizado  en  la   vida,  y  de  la  única  forma  que  un  individuo  se  sienta  realizado  es  que  haya  alcanzado  propósitos  y   proyectos, que indica una visión.

     >SI NO HAY  VISIÓN  DE  MÁS  SE  ESTÁ  EN  EL MINISTERIO.

    En  la  introducción  de  la  guía  decíamos  que  la  fuerza  y  la intensidad   con  que  logremos   llevar a  cabo  un  Ministerio   está  en  proporción  directa  con  la visión   que  se  ha  recibido. Una persona con visión es más fuerte y más poderosa que noventa y nueve que emprenden algo sin visión. Si  no  hay   visión  no  hay  verdadero motivo   que  nos  comprometa  a  desarrollar  con  éxito  el  Ministerio. El éxito en un   Ministro  está  en  alcanzar  el  objetivo  de  dicho  Ministerio,  que  vendría  siendo  la  visión.

  >DONDE  HAY VISION NO  HAY  LUGAR PARA LA  ELECCIÓN

    Una  persona  con  visión  sabe  cuál  es  su  decisión y que no tiene opción para elegir entre otra cosa, porque  la  visión  tiene  una característica   tan  importante  que  por ende te va a demarcar un horizonte muy  definido que te llevará a alcanzar  un objetivo. Por esta causa una persona que haya recibido de Dios la visión, sabe y debe estar claro que su única  opción es la visión.

    >DONDE NO HAY VISION NO HAY  ABSTINENCIA

    La abstinencia relativa a la visión, es el poder que se tiene de privarse de todo aquello  que nos  desvía y nos saca del curso para lo cual fuimos escogidos. Cuando no tienes visión lo que te ofrecen lo haces, por esta causa, cuando el visionario cuida la visión, la visión lo cuida a él.

     La visión de Dios en un hombre es tan determinante, que la visión que viene del creador de la vida preserva la vida de los hombres. Hasta que Dios no termine lo que se propuso hacer en el hombre que le dio la visión por ningún motivo puede morir. Esto es notorio en la vida de Simeón, lo que le preservó la vida a este hombre fue la palabra que recibió de Dios cuando le dijo que hasta que sus ojos no vieran al Mesías no vería la muerte. Una vez que esto se cumplió Simeón murió (Lucas 2:25.32). Esto indica que hasta que Dios no termine de hacer con nosotros lo que se propuso hacer no veremos la muerte. Pero debemos entender, que esto se da en aquellos que permanecen en la visión cumpliendo los principios y demandas del Reino en relación a la visión que se recibió de Dios, si abandonas la visión en cualquier momento puedes morir. El ejemplo más claro lo tenemos en la vida de Moisés y Aron, que por quebrantar los principios y las demandas de Dios fueron desplazados y vieron la muerte.

      “Aquel mismo día Jehová habló a Moisés y le dijo: «Sube a estos montes de Abarim, al monte Nebo, situado en la tierra de Moab que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel.  Muere allí en el monte al cual subes, y te reunirás a tu pueblo, así como murió Aarón, tu hermano, en el monte Hor, y se reunió a su pueblo. Por cuanto pecasteis contra mí en medio de los hijos de Israel, en las aguas de Meriba, en Cades, en el desierto de Zin; porque no me santificasteis en medio de los hijos de Israel. 52 Verás, por tanto, delante de ti la tierra, pero no entrarás allá, en la tierra que doy a los hijos de Israel.” Deuteronomio 32:48.52.

    > DONDE  NO  HAY  VISIÓN  NO  HAY  CAMINO  DEFINIDO.

    En  Juan  14:5  encontramos  un  ejemplo   claro  de  lo  que  acabamos  de  hacer  referencia.  Jesús  le  dice  a  sus  Discípulos en  una  forma  afirmativa,  sabéis  a  donde  voy,  sabéis  el  camino”,  Tomás expresó  en  una  forma  interrogante  y  razonable:  Señor  no  sabemos  a  dónde  vas;  ¿Cómo  pues  podemos  saber  el camino?”.  Es  decir: “Señor  muéstranos a dónde  vas  y  conoceremos  el  camino”Jesús  inmediatamente  en  la  respuesta  que  les  da  a  sus  discípulos,  les  mostró  al  Padre  como  la meta  y  se  mostró  a  Él  como  el  camino.

    Observando con precisión el  pasaje  podemos  entender  una  gran  verdad,  que  sin  una  meta  no  hay  camino  definido,  Tomás  le dijo  a Jesús  “…muéstranos  a  dónde  vas  y  conoceremos  el  camino”.  Esto  indica  que  un  individuo  que  tenga  la  intención   de  salir  pero  sin  tener  una  meta, un destino, o un punto de llegada nunca tendrá un camino definido; cualquier  camino  le  sirve. Alguien dijo que  lo importante no es tener un punto de  salida sino tener un punto de llegada.

     Un  Ministro  debe  estar  seguro  hacia  dónde  se  dirige,  cuál  es  su  rumbo,  y  estando  claro  en  esto tener  una  dirección   precisa  para así  poder  dirigir  a  otros.  Jesús  en  Juan  8:14  dijo: “Yo  sé  de  dónde  vengo  y  sé  a  dónde  voy”,  esta  debe  ser  la  percepción  de  un  Ministro,  por  lo  menos  saber  a  dónde  va  o  hacia  dónde  se  dirige. De no ser así, sería un nómada, ambulante, un ente sin destino.
           
     >DONDE  NO HAY  VISIÓN  LAS  COSAS  SE  HACEN  AL  AZAR,  A TIENTAS,  A  LA  AVENTURA,  SIN  OBJETIVIDAD.

    Estar  en  el  Ministerio  sin  visión  es  como  tirar  golpes  al  aire,  Dios  no  quiere  personas  que  estén  en  el  Ministerio  trabajando  a  la  aventura,  Él  quiere personas  con  objetividad, con precisión,  claros   y  seguros  de  lo  que  están  haciendo y a lo que fueron llamados.

    Pablo  en filipenses.3:14 dijo: Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento”

     Proseguir:  Este  término  del  griego   indica:  seguir  con  intensidad  en  una  forma  presurosa sin desviar el rumbo. El proseguir tiene que ver con el avanzar en las directrices que el Espíritu Santo nos da para alcanzar un objetivo.
      
    La  meta:   Es  el propósito relativo a la visión.  
        
    El premio: Es  el  galardón,

    El supremo  llamamiento: Viene siendo el  Ministerio.

    Pablo  estaba  claro del  premio  que  iba  a  recibir,  del  llamado  que  había  recibido, de  la  meta (visión)  que  debía  alcanzar y de la misión que debía desarrollar.  Todo  Ministro  debe  estar  claro  en  estos  cuatro  factores  que  son  determinantes  en  la  carrera  Ministerial,  de no ser  así,  estás  como  un  barco  sin  timón,  sin  rumbo  fijo,  a la  deriva,  vives  en  total  perplejidad  y  así  no  se  dirige  un  pueblo.

     >UN  MINISTRO  SIN  VISIÓN  ES  UN  MINISTRO  SIN  FUTURO,    SIN  PORVENIR,  VULGARMENTE  ES  UN  VAGO.

    Dios no  llama  a vagos al Ministerio ni llama  a la vagancia,  Dios  es  un  Dios  de  propósitos, Él  trabaja con objetividad.

    En  una  ocasión  Jesús  dijo:  “Hasta  ahora  yo  trabajo  y  mi  padre  trabaja” (Juan 5:17). Tenemos  como  experiencia   y  testimonio  Bíblico   que  siempre  que  Dios  llamó  a  alguien  al  Ministerio estaba  en  sus  ocupaciones,  es  decir  estaba  trabajando y  lo llamó para trabajar.

    Cuando  Dios  llamó  a  Moisés, Elías,  Eliseo, David, Samuel, Aarón, Abraham, Josué, Pedro, Andrés, Mateo, Pablo, entre otros; todos  ellos  estaban  trabajando,   porque  Dios  no  llama  ni  a vagos al  Ministerio,  ni  a  estar  en la  vagancia  en  el Ministerio.

    Yo  soy  de  los  que  creo que  una  persona  que  haya  sido  un  vago,  negligente, e irresponsable  en  lo  secular,  así  será  en  lo  espiritual, por causa de tener un carácter formado en la vagancia.

    Como Maestro lo afirmo categóricamente sin vacilar, que así de vago  como es  el  Ministro   así  será  la  Iglesia  o  quien  lo  sigue.

     Una  Iglesia  que  esté  siendo  dirigida  por  un  hombre   que  no  tenga  visión,  entra  en  el  terreno  de  la  vagancia,  de  la rutina, del cansancio espiritual, del aburrimiento, del descuido, el abandono; hasta llegar a la destrucción. Este nunca ha sido el propósito de  Dios. Él constituyó Ministros capacitándolos de poder, autoridad y señorío,  entregándoles una visión que encierra sus propósitos para ser impartida a un pueblo, es decir su Iglesia, y poder así alcanzar uno de  sus objetivos primordiales que es rescatar los valores principales del reino que es la raza humana.

     Un hombre si visión entra en el campo del hastío, lo cual es producto de la falta de visión y misión, hasta el punto, que puedes estar móvil dentro de la Iglesia haciendo la obra de Dios y sentirte cansado de lo mismo.

      El hastío no se da por la falta de actividad, sino por falta de visión y misión, una vida sin la visión y la misión de Dios, se vuelve: tediosa, aburrida, fastidiosa, latosa, repetitiva, monótona, sin interés, rutinaria, común. ///Siempre lo mismo///. Reitero, por el hastío el pueblo entra en el terreno de la vagancia, el descuido, el abandono, y el cansancio espiritual; llevándolo fácilmente a un mundo de delincuencia.

    >DONDE  NO  HAY  VISIÓN,  NO  HAY  DIRECCIÓN  SABIA.

    Proverbios  11:14  dice:  “Donde  no  hay  dirección  sabia,  el  pueblo  perece, cae, se  destruye”.

    En lo personal creo y con toda seguridad lo afirmo, cuando no se tiene visión sólo se vive del pasado junto con las desilusiones y fracasos del presente. Por lo tanto la visión es la clave para tener éxito en  el futuro. Proverbios  29:18  dice: “Sin  profecía, el pueblo se desenfrena” El  término  que  se  utilizó  del  hebreo para hacer referencia a la profecía es “ Chazon” que  también  se  utiliza para  referirse  a  la  visión.

    Debemos  tomar  en cuenta   que  Dios  nunca  ha  colocado  la  visión  sobre  el  pueblo, Él  la  coloca  sobre  el  líder  que consagró  al  Ministerio. Por esta causa es  tan  nocivo que  en  un  pueblo  no  haya  líder  donde  colocar  la  visión,  como  el que  haya  líder  sin  visión.

    Cuando  Dios  llama  a Moisés,  puso  la  visión en él para dirigir  al  pueblo,  cuando  Moisés  muere la  visión  fue  colocada  en  Josué (Josué 1:1-9)  pero  cuando  Josué  muere  no  hubo  líder   en  quien  Dios  colocara  la  visión,  esto  trajo  como resultado  que  todo  el  pueblo   se  desenfrenó y  se  rebelaron  en  contra  de  Dios  e  hicieron  sus  propósitos  ¿por  qué?  Porque  no  había  visión,  Dios  tuvo  que  levantar  Jueces  para   colocar  en  ellos  la  visión y  poder  dirigir  a  su  pueblo   bajo  sus propósitos, con  todo  y  eso  los  israelitas   no  querían  someterse  a  los  jueces y  le  costó  a  Dios  en gran  manera  para  que  el  pueblo  pudiese  entrar  en  la  visión,  porque  donde  no  hay  visión   un  pueblo  se  desenfrena.

    Tenemos  el  ejemplo  claro  de  la  Iglesia  de  los  Corintios, que por  falta  de  visión  reinó  la  anarquía,  la  división,  la  confusión  y  el  desorden tanto  moral  como  espiritual.

     Según  Hechos 18:7.11  Pablo   estuvo  con  los  Corintios  18  meses   mientras  fundaba  la  Iglesia,  yéndose y dejando  a  Apolo  encargado (Hechos 19:1).  Luego  Apolo  se  negó  a  quedarse (1ª Corintios 16:12) por lo cual  Pedro estuvo  pastoreando por un tiempo.(1ª Corintios 1:12 ) pero  ninguno  de  los  líderes  que  estuvieron  en  Corintios lo hicieron  en  una  forma  definida  y  concreta  sino  en  forma  parcial  y  ocasional.

     La Iglesia  era  dirigida  por  cartas que  el Apóstol  Pablo  escribía,  debido  a  las informaciones que la  Iglesia de Corintio en sus cartas  enviaba  a Pablo, por información que el Apóstol  recibía  de  Estéfanas,  Fortunato,  Acaico  y  los  de  Cleo. 1ª Corintios 1:11;  7:11; 16:7.

     De  esta  forma  se  dirigió   la  Iglesia  de  los  Corintios,  nunca  tuvo  un  líder al frente y por ende  nunca  tuvieron una  visión  clara  y  precisa  de parte  de  Dios.  Estos son ejemplos que nos indican  que  donde  no  hay  visión   no  hay  dirección  sabia  y  donde  no  hay  dirección  sabia  el  pueblo  se  desenfrena.

     La visión es tan importante que ella determina la vida y el destino  de los hombres. El visionario debe entender que la visión es la misma vida ya que es el sentido de ella, perder la visión es como perder la vida. 

     La visión es la fuente de la disciplina y la madre del liderazgo. El hombre con una visión clara vive una vida bien enfocada que lo mantiene en dominio propio, hasta el punto que lo lleva a ser selecto  y exigente en las elecciones no dejándose llevar por las emociones, ni las ofertas,  ni las apariencias de la vida.

     Cuando el visionario cuida la visión la visión lo cuida a él. Por causa de la visión el visionario sabio y prudente escoge: su futuro, la inversión de  su tiempo, de su dinero,  sus amistades, con quién se relaciona, con quién se asocia, lo que ve, lo que oye, su lectura. 

      El visionario debe entender que la visión es la misma vida ya que es el sentido de ella, perder la visión es como perder la vida. 

      La vida y la circunstancia por influencia diabólica se va a encargar de presentar paralelamente a la visión: fama, fortuna, pasiones desenfrenadas, entre ellas una vida de promiscuidad; con el fin de desviar la mirada del propósito de Dios. Por esta causa debemos ser selectos en nuestras decisiones, y ser cuidadosos y prudentes con los pasos que demos. Un paso y una decisión mal tomada pueden llevarse el propósito de Dios en nuestras vidas. Nunca olvides este eslogan que encierra un gran principio: “Cuando el visionario cuida la visión, la visión lo cuida a él”




E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
 Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.

Venezuela-Maracaibo-Zulia

jueves, 3 de julio de 2014

UN MINISTRO SIN VISIÓN, ES UN SER INCOMPLETO, ES INÚTIL EN EL REINO DE DIOS, Y PARA DIOS.( PRIMERA PARTE)
“No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filipenses 3:12.14.

Cuando Dios llama a una persona al Ministerio, después de capacitarlo lo envía a dicho Ministerio dándole una visión, produciendo cambios en él por causa de la visión.

La visión en un líder es parte del propósito de Dios el cual es depositado en la vida de quien Él llama, para llevar a cabo sus planes, sus metas, sus proyectos. Es el sueño inspirado por Dios que arde en su corazón del cual nunca se podrá despojar.

Alguien dijo que la fuerza, el poder y la intensidad con que logremos desarrollar el Ministerio está en proporción directa con la visión que se ha recibido, si no hay Visión no hay un verdadero motivo que nos impulse y nos comprometa a avanzar en el Ministerio, el objetivo principal y absoluto del Ministerio es la visión que ha recibido, si no hay visión, demás se está en el Ministerio.

Por esa causa es importante que un líder reciba, entienda y mantenga la visión que Dios ha puesto en él por causa del Ministerio, acuérdate que lo importante no es tan sólo tener una visión, sino poderla alcanzar, de esto depende el éxito en tu Ministerio, en que hallas alcanzado el objetivo del Ministerio que viene siendo la visión.

En el desarrollo de este seminario que se titula Visión Ministerial, estaremos presentando ciertas verdades que tienen que ver con la visión, verdades que te van a formar y a confrontar y que por ende te van a dar una e identidad que te conformarán en la visión que Dios te ha dado.

LA PROVISIÓN EN LA VISIÓN MINISTERIAL.

Cuando Dios llama a un individuo al Ministerio, Dios lo dota de ciertos recursos que es lo que se conoce como la Provisión Ministerial.

Cuando nos referimos a la Provisión Ministerial, hacemos referencia a los suministros que vienen de parte de Dios por causa de la visión que recibimos en el llamado que se nos hizo, dentro de dicha provisión tenemos:

a) Unción Ministerial: (que no tiene nada que ver con la unción normal y colectiva que tiene la Iglesia).

b) Autoridad Ministerial.

c) Gracia Ministerial.

d) Proyección Ministerial.

e) Estado Financiero de Dios en el Ministerio.

La Visión es de suma importancia en un hombre que ha sido llamado y enviado al Ministerio, ya que de ella dependen los suministros que éste recibe como provisión de Dios. El término provisión es compuesto que indica: El proveer de Dios por causa de una Visión. Indica que todos los suministros que vienen de parte de Dios se darán por causa de la Visión que has recibido, si no hay Visión no hay provisión, y al no haber provisión no hay respaldo, y al no haber respaldo es un camino fácil al fracaso.

Los suministros tales como: Unción, autoridad, gracia, proyección y finanzas; son de suma importancia para desarrollar una misión y alcanzar la visión, pero si no hay visión todo esto pierde sus propiedades.

Un Ministerio sin visión carece de significado, por esta causa es inconcebible e inadmisible que un Ministro tenga un Ministerio y no tenga visión. Cuando un Ministro en sus expresiones afirma no saber qué hacer en el Ministerio, se debe a dos factores: El hombre no tiene visión o descuidó la visión. El Doctor Myles Munroe dice que el principio central de la vida es el propósito en el existir de los hombres, igual decir la visión. Y añade, que la visión o el propósito guían y produce el desarrollo de los hombres.

Es doloroso decirlo, pero un gran porcentaje de nuestras Iglesias están siendo dirigidas por hombres que no tienen visión y si la tuvieron la perdieron o la abandonaron. Esto trae como resultado que el Ministerio caiga en el terreno de la manipulación, intimidación, el control, la autocracia, el capricho humano; entrando en la anarquía rebelándose en contra de los propósitos de Dios y de esta forma no se dirige a un pueblo.

Debemos conocer que el Gobierno de la Iglesia es netamente teocrático, es Dios dirigiendo a la Iglesia a través de hombres llenos del Espíritu Santo, en el sueño, la inspiración, y visión que Dios ha colocado en dicho Ministerio.

¿QUÉ ES LA VISIÓN?

El término visión indica: Todo el conocimiento que se obtiene de alguien acerca de sus planes, metas, proyectos, propósitos, y objetivos alcanzar.

Si este concepto lo llevamos desde el punto de vista Ministerial, Visión Ministerial es: El conocimiento de la perfecta voluntad de Dios en lo concerniente a sus planes, metas, propósitos proyectos y ambiciones; que Dios ha designado hacer y alcanzar en dicho Ministerio.

Alguien dijo según lo registrado en Génesis, que tener visión de Dios
es ver las cosas como Dios las ve y conocer lo que Dios conoce. citemos el pasaje.

“Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer? Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa. Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia” Génesis 15:5.

Según el pasaje bíblico, Abraham no podía ver, captar, percibir, entender, la visión de Dios dentro de la carpa, algo similar puede pasar con nosotros.

En una ocasión, Dios me mostró algo que Él quiere llevar a cabo a través de mí, en mi oración le dije: “Señor es mucho lo que me muestras en relación a tu propósito para con migo” Él mi dijo: “Como fue mucho la cantidad de estrellas que la mostré a Abraham al salir de la carpa, él solo creyó, haz tu lo mismo. Solo tienes que salir de las carpas de tus pecados, de tus temores, dudas, incredulidad, complejos de cualquier tipo, de tus conformismo y tus resignaciones; ver las cosas como yo las veo, caminar en la Palabra que te estoy andando en fe, y veras mi grandeza cumplida y manifestada en ti”

El término visión en Hebreo es Chazon y del Griego Horasis, y se refiere a la habilidad de percibir, captar, entender o discernir el sueño que Dios pone en nuestros corazones. Según los valores etimológicos de estos términos, la Visión es la pasión de Dios, es Dios mismo revelado en nosotros.

Visión Ministerial, Es el objetivo que Dios le da a un individuo para llevar a cabo sus planes o sus propósitos, es el sueño inspirado por Dios que arde en el corazón del hombre y que lo motiva a cumplir con esfuerzo y dedicación si es posible hasta perder la vida. De esto da testimonio el Apóstol Pablo.

“Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. Cuando vinieron a él, les dijo: Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo. Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios” Hechos 20:17.24.

La visión de Dios es la idea que nunca te deja, es el sueño que nunca se desvanece, es la pasión que nunca se rinde, es un deseo irritante e intenso que está dentro de ti y que no deja que nada de lo que esté ajeno a ella te apasione más que ella misma. La Visión no es la idea, la ambición, ni el invento de los hombres; es algo absoluto e inherente en Dios que ha dado y revelada al espíritu de los hombres que Él ha llamado.

La visión Ministerial encierra el plan y el propósito que le es revelado a un individuo (en este caso al Ministro) para un pueblo (en este caso la Iglesia) y que se proyecta hacia las naciones (en este caso al mundo).

Todavía no he conocido el modelo Bíblico el que una visión que venga de parte de Dios a un individuo, no lo haya afectado a él como persona, no haya afectado a un pueblo, o no haya afectado a una nación. La visión te lleva a ser directivo y ejecutivo, pionero de grandes acontecimientos.

El doctor Myles Munroe dijo: La visión, cuando viene de Dios, produce cambios en el individuo, en su pueblo y en su nación…. CONTINUARÁ.


E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia







sábado, 28 de junio de 2014

UNGIMIENTOS CON ACEITE Y SAL. RITUALES QUE EN TIEMPO DE GRACIA SON ANTE DIOS ACTO DE HEREJÍA Y APOSTASÍA Y A SU VEZ ES ABOMINACIÓN ENTE ÉL.
Si vamos a la verdad de lo que es ungimiento relativo a lo Divino, en el presente no es Bíblico dichas acciones. Ni siquiera se debe usar el aceite en estos tiempos como tipo del Espíritu para ungir, y menos (como ya lo afirmé) cuando dicho ungimiento sea relacionado o familiarizado con el Espíritu Santo. Nunca en las Escrituras Sagradas, se ha presentado el aceite como tipo del Espíritu Santo.
Para mayor comprensión, Voy a dar breve concepto de lo que es un tipo, y un antetipo.
>TIPO: Según las reglas de interpretación, es lo que le da anuncio al antetipo en forma anticipada, el tipo es sombra del antetipo.
>ANTETIPO: Es lo que le da cumplimiento al tipo, es lo original, es lo que había de venir.
Si tomamos en cuenta las verdades centradas en los dos conceptos antes nombrados, nos podemos percatar, que el tipo pierde propiedad y fuerzas cuando el antetipo se hace manifiesto. Doy ejemplo.
Los corderos que se sacrificaban en el A.T, eran tipos del que había de venir la cual es Cristo. Si ya se manifestó el antetipo que es lo verdadero, ¿por qué seguir sacrificando corderos?, seria entrar en acto de herejía y apostasía el caer en estas prácticas.
Pasa lo mismo con el aceite. En un supuesto negado, que el aceite haya sido tipo del Espíritu Santo, ¿por qué seguir ungiendo con aceite en relación al Espíritu si ya tenemos al Espíritu morando en nosotros?
Lo dicho por Santiago en 5: 14 y Marcos 6:13, no tiene ninguna referencia ni familiaridad con el Espíritu Santo, ya que el término que se utilizó en relación al ungir fue: “Aleipho” que en el pasaje está relacionado con hacer una limpieza, es relativo a la higiene. Si se hubiera utilizado el término “Chrio”, si tendría relación con lo divino ya que dicho término está adjudicado a lo sagrado, y es utilizado para referirse a Cristo como el ungido.
Como verdad paralela les presento la siguiente. Si el ungir con aceite en estos tiempo no está en la verdad de Dios, meno lo es el estar ungiendo con SAL. El hacer esto es un tipo de ocultismo dentro de la Iglesia del Señor. Es una de las más grandes herejías, apostasía y aberración que se haya cometido en contra de Dios, y de paso es un acto que es abominación antes sus ojos.
>Es cierto que la sal en A.T fue un elemento muy usado como ofrenda para ratificar los pactos que Dios hizo.
Ejemplo: “Y sazonarás con sal toda ofrenda que presentes y no harás que falte jamás de tu ofrenda la sal del pacto de tu Dios, en toda ofrenda tuya ofrecerás Sal” Levítico. 2:13.
Ejemplo: “Todas las ofrendas elevadas de las cosas santas, que los hijos de Israel ofrecieren a Jehová, las he dado para ti, y para tus hijos y para tus hijas contigo, por estatuto perpetuo; pacto de sal perpetuo es delante de Jehová para ti y para tu descendencia contigo”.
>Por otra parte, la sal es uno de los símbolos más fuertes en el A.T, con ella se asola al enemigo.
Ejemplo: “Y Abimelec peleó contra la ciudad todo aquel día, y tomó la ciudad, y mató al pueblo que en ella estaba; y asoló la ciudad, y la sembró de sal”. Jueces 9:45.
>Todo los que se ha presentado relativo al uso de la sal en el A.T son verdades circunstanciales que no trascienden a nuestros tiempos, ni se ajustan a la dispensación de la gracia. Jesús hace mención de la sal en referencia a sus discípulos, en el sentido de que ellos como enviado son el elemento de preservación con el mensaje de las verdades del Reino, ante un mundo que está sumergido en la putrefacción del pecado; y a su vez, les da mandamiento de nunca abandonar estos principios.
Ejemplo: “Y También “vosotros sois la sal de la tierra” Mateos. 5:13.
Ejemplo: “Buena es la sal; más si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros mismos; y tened paz los unos con los otros”. Marcos: 9:50.
>Por otra parte, el Apóstol Pablo relaciona la sal con la preservación de los valores en el mensaje y la doctrina del Reino.
Ejemplo: “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno…” Colosenses 4:6.
> Les presento esta observación: Si Jesús y los discípulo no entraron en estas prácticas, y no las dejaron como mandamiento para la Iglesia, ¿por qué tenemos nosotros como partes de la Iglesia caer en estas aberraciones?
La verdad del caso es, que los que están cayendo en estas prácticas, (ungir con aceite y sal) lo hacen porque no tienen nada que decir en relación a las verdades del Reino. Son gentes sin visión, sin dirección del Espíritu, sin propósito. Nubes sin agua, llevados por cualquier viento de doctrina ajena a la verdad de Dios. Gentes sin estudios, sin iluminación de la Verdad, segados por el mal, el cual son llevados a tener estas prácticas que trascienden del mismo infierno.
Para concluir a este tópico, les pongo por advertencia a mis seguidores en el discipulado, que no se dejen mover por nada que sea parecido a la verdad, Sopesen lo que escuchan, ven y leen; fíltrenlo y analícelo por la Palabra.///Bendiciones///
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia



martes, 24 de junio de 2014

DIFERENCIA QUE HAY ENTRE LA UNCIÓN DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA UNCIÓN DEL NUEVO TESTAMENTO.
Lo primero que debemos aclarar es la diferencia que hay entre la unción del Antiguo Testamento y la unción del Nuevo Testamento. En el antiguo pacto, la unción no era el Espíritu Santo. Según Éxodo 30:25.30. La unción era un ceremonial y tenía que ver con derramar aceite sobre algo o alguien, en señal de consagración. Viene del hebreo “Masa”.

En Juan 12:3 se nos muestra que el acto de derramar un perfume sobre los pies de Cristo es relativo a la “Unción”. El texto dice: “Entonces María, tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús…”

Observe que el acto de la unción en el Antiguo Testamento es aplicado al derramamiento de cualquier elemento sobre algo o alguien con un propósito específico, y que dicho acto no es aplicado al Espíritu Santo.

¿QUIÉNES RECIBÍAN LA UNCIÓN EN EL ANTIGUO PACTO?

Sólo cuatro tipos de personas que son: Reyes, profetas, sacerdotes y jueces.

¿CUÁL ES EL ELEMENTO UTILIZADO PARA LA CEREMONIA DE LA UNCIÓN EN EL ANTIGUO TESTAMENTO?

Era un aceite llamado “el aceite de la unción del santo”. Este aceite Dios mismo lo mandó a preparar mezclando aceite de oliva con especies aromáticas, donde cada una de las especies tenía sus medidas y métodos de preparación. Esta preparación sólo la podía elaborar el Sumo Sacerdote, y Él sólo la podía aplicar a la persona a quien Dios así lo indicara. Éxodo 30:22.33.

¿QUÉ ES LA UNCIÓN EN EL NUEVO TESTAMENTO?

En el Nuevo Pacto, la unción es el mismo Espíritu Santo. Si tomamos en cuenta lo que se conoce en la Hermenéutica como pasajes paralelos podemos notar que la unción en el Nuevo Pacto es el Espíritu Santo, esto se declara en común en dos pasajes.

“Más el consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas,…” Juan 14:26.

“Pero la unción que vosotros recibisteis de Él, permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas,…” 1ª Juan 2:27.

Según lo registrado en Hechos, la unción es el Espíritu Santo, el Ungido es Cristo, y el que unge es Dios.

“cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret,…” Hechos 10:38.

¿CUÁL ES EL ELEMENTO QUE DIOS UTILIZA PARA UNGIR EN NUESTROS TIEMPOS? La respuesta es muy clara: El mismo Espíritu Santo. Esto está revelado en las Escrituras.

“El Espíritu de Jehová El Señor, está sobre mí, porque me ungió Jehová” Isaías 61:1.

“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido…” Lucas 4:18.
“Como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazareth…”Hechos 10:38.

¿QUIÉN RECIBE LA UNCIÓN EN ESTOS TIEMPOS?

Toda persona que haya nacido de nuevo, es promesa de Dios y es el deseo de Dios. Lucas 11:11.13. Hechos 2:14.21.

¿QUIÉN ES EL QUE UNGE EN ESTOS TIEMPOS?

Jesús es el encargado de ungir a la Iglesia con el Espíritu Santo. Lucas 3:16, dice: “… Yo, a la verdad, os bautizo en agua, pero viene uno más poderoso que Yo, de quien no sois digno de desatar la correa de su calzado; Él los bautizará en Espíritu Santo y fuego…”

LA UNCIÓN QUE ESTÁ REPRESENTADA POR EL ESPÍRITU, EQUIVALE AL PODER.

Tanto en el Nuevo Testamento como en el Antiguo, el Espíritu Santo es el Poder de Dios. Según Miqueas 3:8. Lucas 4:14; 24:49. Hechos 1:8; 10:38, el Espíritu Santo representa y es el Poder de Dios. Para tener una mejor comprensión de lo relacionado al Poder y tener una mejor apreciación de esto voy a dar un desarrollo de lo que implica el Poder de Dios en nosotros.

ANALICEMOS LA PLURALIDAD DE LOS PODERES DE DIOS EN LA SINGULARIDAD DE UN PODER

Pablo en Efesios 1:19, nos presenta la pluralidad de los Poderes de Dios en la singularidad de un poder. El Apóstol no sólo presenta el Poder de Dios, sino que hace mención de los Poderes de Dios. El pasaje dice: “…y cual la supereminente grandeza de su Poder (Dunamis) para con nosotros, lo que creemos según la operación (Energen) del Poder (kratos) de su fuerza (Iskus).”

Según lo que acabamos de leer, el Apóstol Pablo presenta cuatro poderes que están inherentes en el creyente, por el Espíritu Santo que está en él. Pasemos a definir cada uno de esos poderes:

Dunamis: De donde se deriva el castellano “Dinamita”. Este término se utiliza para hacer referencia del poder en bruto, que está inherente en Dios. Hablar del dunamis, es referirse al poder absoluto, contenido en Dios, es como la pólvora preparada y empastada esperando ser activada.

Energen: De donde se deriva el castellano “Energía”. Tiene que ver con el poder manifestado en acción. La energía es el mismo dunamis manifestado en actividad. Mientras la pólvora procesada y compactada no se active se le llama dinamita; al activarse se le llama energía, que tiene que ver con la detonación.

Kratos: Tiene que ver con expansión, con el alcance, el arrastre que tiene el dunamis cuando se manifiesta en energía al darse la detonación. El kratos es el radio de acción o repercusión del dunamis manifestado. El kratos demuestra la soberanía, lo insuperable e ilimitado que es el Poder de Dios, el kratos muestra la potencia de Dios.

Iskus: Tiene que ver con el poder sobre las cosas externas o la fuerza misma. El iskus demuestra el señorío y la autoridad irresistible e insuperable de la manifestación del Poder de Dios.

El Iskus, en su manifestación física refleja lo fuerte que es Dios. Este poder se manifestó en la apertura del Mar Rojo, en la vida de Sansón, en la resurrección de Cristo. /// Bendiciones ///

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com/josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia

domingo, 13 de abril de 2014

Escuchen este primer mensaje que les bendecirá la vida, y le formará un carácter en relación a nuestra comunión con el Espíritu Santo. ///BENDICIONES///

https://www.youtube.com/watch?v=G727NKF2gbk




Este es el segundo mensaje que les bendecirá la vida, y le formará un carácter en relación a nuestra comunión con el Espíritu Santo. ///BENDICIONES///

https://www.youtube.com/watch?v=gh5aiWjy_2A