miércoles, 8 de agosto de 2012

¿Quién es la fuente de la autoridad?

¿Quién es la fuente de la autoridad? 

Según Juan 19:10.11, la autoridad está en Dios y es delegada a los hombres. Jesús le dijo a Pilato: “…ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba;…”

La autoridad en Dios es inherente y absoluta. Él es el autor de la autoridad, Dios es autoridad, la autoridad es parte de su naturaleza. 

¿Por qué Dios es la fuente de la aut
oridad?

El tratar de explicar el ser de Dios es algo inconcebible, inexplicable, abstracto. El ¿Quién hizo a Dios? Es una pregunta llena de necedad, porque se basa en la falsa suposición de que Dios viene de alguna parte y ésta suposición te lleva a otra pregunta ¿De qué parte viene? La respuesta es, que esta pregunta ni siquiera tiene sentido. Es como preguntar “¿A qué huele el azul?” El azul no está en la categoría de las cosas que tienen olor, así que la pregunta en sí misma es defectuosa y necia. De la misma manera, Dios no está en la categoría de las cosas que son creadas, o llegan a existir, o son causadas. Dios no tiene causa ni procedencia de creación, Él simplemente Es ¿Cómo sabemos esto? Bien, sabemos que de la nada, nada procede. Así que si alguna vez hubo un tiempo en que no existía absolutamente nada, entonces nada hubiera podido existir. Pero las cosas existen. Por lo tanto, puesto que nunca pudo haber habido absolutamente nada de la nada, algo tuvo que haber, ser, o estar siempre antes de la nada, para que de la nada en su ser del ser hacer las cosas que existen. Este ser que ha sido y ha estado por la eternidad es a quien llamamos Dios.

En lo científico, es imposible estudiar a Dios, Él es abstracto, es un ser que no se puede meter en un cubo de ensayo y analizarlo por completo en forma absoluta. La teología nos da algunos indicios muy minúsculos, pequeños destellos de información de la naturaleza de Dios, de sus propiedades o virtudes, de sus obras, sus nombres redentivo y calificativos; dejándonos ver parte de su grandeza.

Según Éxodo 3:14, Dios es absoluto en todas las cosas incluyendo la autoridad. Pasemos a analizar el pasaje.

En el texto antes mencionado, Dios le dijo a Moisés “YO SOY EL QUE SOY”

El término “YO SOY”- en el aspecto etimológico- encierra características y valores que son absolutos y propios del ser a quien se le atribuye.

“YO SOY” indica “SER”, del hebreo “HAYAH”. Entre sus características y valores, determina la existencia abstracta que interpretado significa: “Existir por sí mismo, permanecer en uno mismo”, mostrando a quien se le atribuye el término, un gozar de absoluta independencia”

Cuando Dios le dijo a Moisés: “YO SOY ME ENVIÓ A VOSOTROS” lo que quiso decir fue: “Dile a ellos, que el que existe por sí mismo, permanece en él mismo y no depende de nadie, te está enviando”

Cuando analizamos el término “JIREH”, como nombre compuesto de Dios en su única y absoluta característica, significa: “EL QUE SE PROVEE”, determinando lo absoluto de Dios, indicando que Él no queda desprovisto del favor de nadie (Génesis.22:14). Él es independiente, autosuficiente, de Él dependen y proceden todas las cosas, Él es la sustancia misma del universo y de todo lo creado. (Hebreos1:3).

En Juan 5:26, se reflejan las características del gran “Yo soy”. Jesús dijo: “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo,…”

Alguien dijo una hipérbole al tratar de explicar este texto: “Dios tiene tanto poder que pudo haberse hecho Él mismo”.

Hay tres causas por las cual debo aceptar a Dios:

a) Por lo que Él es: Que indica su naturaleza
b) Por lo que Él ha dicho: Que indica su palabra y la integridad en ella.
c) Por lo que Él ha hecho: Que indica su obra.

Pero debemos tomar en cuenta una verdad: aunque Dios no haya hecho nada en nosotros, es suficiente que Él lo “Sea” y que Él lo haya “Dicho”.

Su autoridad en lo que Él “Es”, y en lo que Él ha “Establecido”, es una garantía absoluta para confiar en Él.

Job entendió lo absoluto de Dios en su autoridad, aún en los momentos más difíciles, donde no veía resultados positivos expresó: “…aunque Él me mate, en Él espero, yo sé que mi redentor vive”. (Job.19:25).

Nunca olvides esta verdad: “Cuestionar, dudar, y opinar la naturaleza de Dios en lo que “Él Es”, y su palabra en lo que “Él ha Establecido”, es quebrantar el principio más grande de autoridad”.

Ante una palabra que recibas de Dios - por causa de la autoridad intrínseca que hay en ella, por lo que Dios es, y por lo que Dios ha dicho - nunca opines, ni dudes, ni cuestiones, sólo cree.

Nota: Por todos estos valores y características que están inherentes en el “YO SOY”, debemos aceptar que Él es absoluto y es la fuente de todo y en todas las cosas, incluyendo la autoridad.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia