jueves, 18 de junio de 2015

     SUPUESTA POSESIONES DE DEMONIOS EN LOS CRISTIANOS. ESTUDIO Nº 4
      En ninguna parte las Escrituras afirman que un cristiano nacido de nuevo, que es propiedad de Dios y templo del Espíritu Santo puede ser posesionado por demonios. El caso que Jesús presenta en Mateo 12:43.45, cuando hace referencia al espíritu inmundo, no se refiere al creyente, ya que la Iglesia no existía cuando ocurrió ese evento.
      En este pasaje de las Escrituras, Jesús se está refiriendo al estado postrero de inmundicia en el que caería la Nación de Israel a causa de la ausencia de su Ministerio. ¿Cómo lo sabemos? Al terminar Jesús la narración del espíritu inmundo que sale del hombre y vuelve, expresa “…Así también acontecerá a esta mala generación”.
      La Biblia dice que nosotros como creyentes somos templo, habitación, casa de Dios y morada del Espíritu Santo. Decir que un demonio puede posesionar a un creyente, es estar en total contraste con los valores y las propiedades que tienen y encierran los términos “Morada” y “Templo” desde un punto de vista etimológico. Pasemos a definir cada uno de ellos para una mayor comprensión del asunto.
     Morada: Viene del verbo “Oikeo”, derivado de  “Oikos” que indica casa o habitación.
      El término “Oikeo” que Pablo utilizó para referirse al Espíritu Santo como el morador, tiene que ver no sólo con el que habita sino con el dueño o propietario de la morada. Esto hace entender desde el punto de vista etimológico, que el Espíritu Santo no sólo vino a morar en el creyente, sino que es Dueño y Señor absoluto de la morada (1ª Corintios 3:16. Efesios 2:22. Santiago 4:5).
    Templo: Esta palabra se deriva del griego “Naos” y fue utilizado en el Antiguo Testamento para hacer referencia al Lugar Santísimo, el Santuario donde se encontraba el Arca del Pacto (Levítico 16:15.16).
        Pablo hace uso de este término, para hacer referencia de nosotros como templo, casa de Dios y morada del Espíritu Santo (1ª Corintios 3:16.  2ª Corintios 6:16. Efesios 2:21.22.  Santiago 4:5).
      Si un demonio mora o posesiona a un creyente, tal acción se catalogaría como un tipo de profanación. Pablo, en 2ª Corintios 6:16.18, dice:
       “… ¿y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?, porque vosotros sois el templo del Dios viviente,…”
        Si retrocedemos unos versículos, específicamente al 14 y 15 del capítulo referido anteriormente, hallaremos un principio en el que se da un contraste total, el verso dice: “… ¿y qué comunión hay entre la luz y las tinieblas?”.
        Nunca podrá haber tinieblas donde hay luz; las tinieblas no prevalecerán ante la luz (Juan 1:5).
        El verso siguiente dice: “… ¿y qué concordia Cristo con Belial?”.
        El término “Concordia” viene del griego “Symphonesis”, de donde se deriva el castellano “sinfonía”, “sinfónico” que indica armonía, al unísono, en total tonalidad.
     La “Symphonesis” tiene que ver con el acuerdo, con el concertar, convenir, con lo común. Jamás estas características se podrán dar entre Cristo como representante del Reino de la Luz, y Belial (Satanás) como representante del reino de las tinieblas.
      Según lo que hemos analizado, un creyente jamás podrá ser posesionado por un demonio;  puede ser influenciado  pero jamás podrá ser posesionado.
      Debemos aclarar que una influencia puede presentar rasgos como una posesión, y es allí donde está el engaño y la confusión de Satanás. Fácilmente una persona puede vomitar, expresar palabras, hacer ciertos gestos y no estar posesionada, sino influenciada.
      La diferencia entre una posesión e influencia, es que en la posesión la persona pierde el conocimiento, en la influencia no. El relato bíblico dice, que después que Jesús liberó al endemoniado Gadareno, estaba sentado al lado del Maestro en su juicio cabal.
      El caso presentado en Mateo 16:23 y  Marcos 8:33 que narra el episodio en el cual Jesús le dijo a Pedro: “Quítate delante de mí, Satanás; me eres tropiezo”,  está muy aislado de la realidad de la Iglesia y tampoco se ajusta a ella.
      El término Satanás etimológicamente significa adversario, alguien que lleva la contraria. Éste pudo haber sido el sentido que Jesús le dio al momento, no indicando que Satanás entró en Pedro, sino que Pedro se movió en una característica de Satanás, tratando de llevarle la contraria en el plan de regeneración que Dios tenía que desarrollar en la vida, muerte, y resurrección de Jesucristo. En un supuesto que sea lo contrario y Satanás sí entró en Pedro, él no había nacido de nuevo, ni había sido redimido de pecado, ni era templo del Espíritu Santo. En conclusión, debemos descartar por completo la posesión de demonios entre los cristianos.
      Es un descaro, un engaño, una mentira, una falsedad; en la cual  he estado presente en servicio, donde hacen supuestas liberaciones en cristianos haciéndolos vomitar para supuestamente expulsar el demonio que estaba en ellos, lo irónico del caso es, que si se ve la manifestación de vomito en la cristiano, pero todo eso es producto de la manipulación del hombre, y en otro casos la influencia satánica.
     Según el estudio que hemos realizado en relación a la morada del Espíritu y la concordia que no puede haber en cristo y las tinieblas,  se demuestra en lo absoluto que un cristiano nacido de nuevo, con la justicia de Dios y el Espíritu Santo de Dios en él, no puede de ninguna manera ser posesionado.
      El problema del caso es, que estas manifestaciones se están dando en reuniones de hombres que han adquirido cierta credibilidad ante el pueblo, y todo lo que hacen y dicen es aceptado por el pueblo con tanta credibilidad, pero cuando lo llevas a la Escrituras Sagradas pierde fuerza lo que hacen y quien tal acción haga. Como maestro afirmo que tal acción, como la posesión de demonios en cristianos, no es doctrinal, es un engaño mas, donde satanás está sumergiendo a la iglesia al caos total. ///BENDICIONES///



    E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /josebriceno77@hotmail.com
  Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
 Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
  Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia


miércoles, 17 de junio de 2015

LAS ARMAS CON LAS CUALES CUENTA SATANÁS. ESTUDIO Nº 3
Desde el punto de vista bíblico, Satanás no tiene armas; Cristo lo desarmó. (Mateo 12:29; Marcos 3:27; Lucas 11:21.22; Isaías 49:24.26).
Satanás sólo contaba con dos armas: el pecado y la muerte, según lo dicho por Pablo en 1ª Corintios 15:55.57. Cristo cumpliendo la ley venció el pecado y venciendo el pecado venció la muerte, de esta forma Satanás quedó totalmente desarmado.
En Lucas 11:21.22, Jesús presenta una verdad -que muchos no han entendido- al hacer referencia al “Hombre fuerte”.
Bíblicamente, para el momento en que Jesús expresa el acontecimiento, Satanás era el hombre fuerte; actualmente no es bíblico decir que Satanás sigue siendo el hombre fuerte; lo que sí dice la Biblia es que Satanás era (tiempo pasado) el hombre fuerte que estaba (tiempo pasado) bien armado, pero vino uno más fuerte el cual es Cristo, lo desarmó, le quitó el botín y lo repartió (lógico que a la Iglesia).
La verdad que se presenta es que quien recibe este botín pasa hacer el hombre fuerte, y a quien se le quita el botín deja de ser el hombre fuerte. Por consiguiente, la Iglesia -que recibió el botín- pasa a ser el hombre fuerte, y Satanás -a quien se le desarmó y se le quitó el botín- deja de ser el hombre fuerte. Satanás no sigue siendo el hombre fuerte; Satanás es fuerte donde el hombre lo hace fuerte.
¿CÓMO CRISTO ATÓ AL DIABLO?
El término “Atar” tiene que ver en el sentido figurado con “El no darle lugar”; con: “Lo no permitido”. En su más amplio sentido, se adjudica a la vida inoperante que Satanás tenía sobre Jesús por causa de su integridad, santidad y obediencia en la que anduvo mientras estuvo cumpliendo su Ministerio en la tierra. Dicha atadura comenzó en la tentación, donde el diablo quedó neutralizado cuando Jesús no cedió ante sus ofertas, y produjo una fuerte atadura al diablo debido a la vida de total obediencia que vivió Jesús ante la demandas del Padre. Jesús mismo expresó: “Viene el príncipe de este mundo y él nada tiene en mí” (Juan 14:30).
La forma más eficaz para mantener al diablo atado es no dándole lugar en nuestras vidas. No existen cadenas espirituales con la que puedas atar al diablo, y en un supuesto negado que existieran, tendríamos que buscar al que lo desata, porque si siempre a menudo lo estamos atando alguien lo tiene que estar desatando, busquemos al que lo desata y se acaba el problema.
Pablo en Efesios 4:27 dijo: “Ni deis lugar al diablo”. Es un engaño que estemos atando a Satanás de palabras, y con nuestros pensamientos y nuestros hechos expresamos lo contrario.
Cristo cumpliendo la ley en obediencia, venció el pecado, y venciendo al pecado venció a la muerte (1ª Corintios 15: 55.57) y de esta forma dejó al diablo desarmado.
¿CON CUÁLES ARMAS CUENTA SATANÁS PARA BATALLAR EN CONTRA DE LA IGLESIA?
La respuesta es: Con las que el creyente le presta, que es lo que se conoce como “Elementos de cooperación”.
Elemento de cooperación desde el punto negativo es: Todo aquello que el creyente le presta al diablo y que él utiliza como arma para tratar de destruir a la Iglesia. Ejemplos de esto: falta de conocimiento; temor; duda; confesiones negativas; cualquier tipo de resentimiento como odio, celos, envidia, raíces de amargura que traen como consecuencia falta de perdón, iras, enemistades, pleitos, contiendas, disensiones, falta de unidad, crítica, difamaciones, censura, inmoralidad sexual, entre otros.
Pablo en Romanos 6:13 dijo: “Que no prestemos nuestros miembros como instrumentos al pecado o a la iniquidad sino como instrumentos para Dios en justicia”.
Lo que me llama la atención del pasaje es el término “instrumento” del griego “Hopla”, que indica armas. Desde el punto de vista etimológico, Pablo lo que quiso expresar fue: “Que nosotros como guerreros de Dios, no debemos prestar nuestros cuerpos como arma para que Satanás los utilice para nuestra propia destrucción, sino que usemos nuestro cuerpo como arma a favor de Dios para establecer justicia”.
Según este pasaje, Dios no sólo nos dio armas, sino que nosotros como personas somos armas para Dios.
La ironía del caso es, que a quien tenemos que mantener atado es al diablo y con nuestra vida de pecado en forma deliberada lo tenemos suelto, y a quien tenemos que tener suelto es al Espíritu y lo tenemos atado, inoperante en nuestras vidas por la vida de pecado en la que vivimos en forma descarada.
Si nos decidimos a vivir una vida en el fruto del Espíritu, mantendremos al diablo atado y desarmado, entonces podremos decir con propiedad lo que dijo Jesús: “viene el príncipe de este siglo y nada tiene en mí”.



E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia.

martes, 16 de junio de 2015



SATANÁS NO ES LA CONTRA PARTE DE DIOS, PERO TIENE DERECHOS Y UN PODER CON EL CUAL NOS PUEDE DEVORAR. ESTUDIO Nº 2
La contra se dice de aquel que, además de llevar la contraria, posee los mismos poderes, propiedades y cualidades de su opositor. Satanás es una criatura, Dios es el Creador, por lo consiguiente nunca podrá ser su contra parte. Satanás está en contra de Dios y es su peor y principal enemigo. Sin embargo, hay quienes equivocadamente han dado a Satanás una posición casi similar a Dios, y esto tenemos que erradicarlo, corregirlo: en el pensamiento de la iglesia.
En nuestras iglesias, tenemos cristianos que viven intimidados, amedrentados, amenazados y cohibidos, por la mala información que tienen acerca de Satanás y su posición.
A Satanás no hay que subestimarlo; en el mundo espiritual -antes de caer- ocupaba el cuarto lugar, que vendría siendo el primero después de la Deidad. Eso lo llevó a tener ciertas ventajas en el mundo espiritual, pero no lo lleva a estar a la altura de Dios. Tenemos que ver a Satanás como un ser espiritual que tuvo su origen en Dios y que tiene sus limitaciones; no lo debemos comparar con Dios; él no es la contra parte de Dios; Satanás es un ser sobrenatural, pero no es soberano como sí lo es Dios.
SU PODER.
Lo primero que debemos tener claro es que cuando Cristo venció al diablo le quitó la autoridad, no el poder. Hablar del poder y la autoridad que Satanás tenía en ese momento, son dos cosas diferentes. El poder se conoce como la potencia que Satanás tiene en él, y la autoridad es el derecho que tiene para desatar el poder.
Hay que tomar en cuenta factores que están relacionados al poder satánico, y que son muy determinante para confrontar a Satanás:
• El poder que Satanás tiene es inherente en él. Como ser espiritual, es un poder que ni siquiera Dios se lo puede quitar.
• El poder que Satanás tiene es opresor, devorador, violento, es un poder que mata, hurta y destruye (Juan 10:10. Efesios 6:11).
El apóstol Pedro dice: “Que seamos sobrios y vigilantes porque el diablo como adversario anda como león rugiente buscando a quien devorar”(1ª Pedro 5:8)
El término “Devorar” viene del griego “Katapino”, cuyo más amplio significado indica: “tragar después de haber hecho pedazos a la presa”.
El poder satánico es tan intenso, que a nosotros se nos dio un poder que está representado en la persona del Espíritu Santo para contrarrestar las obras producto de su poder.
No te olvides que Satanás no es soberano, pero es un ser sobrenatural. Satanás no es un pobre diablo como muchos creen. Nunca lo subestimes, ni le restes importancia; si te descuidas, su poder puede destruirte por completo.
He sido testigo de grandes hombres de Dios que hoy en día están en el caos porque subestimaron a Satanás y no se cuidaron de él.
Sabemos que el poder del diablo está muy por debajo al poder de Dios, que es el que nosotros representamos, pero si te descuidas ni siquiera Dios puede hacer algo por ti, con todo y que en ti esté todo su poder. Ten presente esto: a Satanás, Cristo lo venció, pero no lo paralizó, él está activo, ahora nos toca a nosotros librar nuestras propias batallas.
Recuerda esta verdad: Con Satanás no se juega por el simple hecho de que él no está jugando. Sé prudente, no le des lugar, porque puede hacer de ti una presa, que después de despedazar, tragará (lo digo en el sentido figurado).
SUS DERECHOS.
En el Nuevo Testamento hay declaraciones casi increíbles e inaceptables relacionadas a los derechos y el control de Satanás sobre el mundo.
Hay declaraciones que parecen paradójicas y que nos confrontan como creyentes, que no las aceptaríamos si no estuviesen registradas en los Textos Sagrados. Declaraciones que afirman que Satanás, con todo y que es un ser caído, tiene derechos que nosotros como creyentes tenemos que respetar. A continuación vamos a estudiar algunos pasajes que dan testimonio de lo antes dicho:
En Lucas 4:5 dice que Jesús después de ser lleno del Espíritu, fue tomado por el diablo y lo llevó a donde él quiso para tentarlo. Jesús tuvo que entrar en un estado probatorio y éste era un derecho que Satanás tenía. Dios Padre lo entendió y el Espíritu Santo lo aceptó, ellos no pudieron evitar ese acontecimiento, era un derecho que Satanás tenía y debía ser respetado.
Lo otro que hay que tomar en cuenta es que Jesús nunca invadió terreno satánico, él siempre respetó los derechos de Satanás.
Jesús nunca dijo: “Toda potestad me es dada” hasta que primero venció la muerte, el Hades, para luego vencer al diablo, quitándole y despojándolo de la autoridad que Adán le había entregado.
Si analizamos bien la tentación (Mateo 4:1.11) la Biblia dice que Satanás llevó a Jesús a un monte alto y le mostró todos los reinos de la tierra, y le dijo: “A ti te daré toda estas potestades y gloria de ellos porque a mi fueron dadas y a quien quiera se las doy”.
Observa que las potestades y los reinos le pertenecían a Satanás, Adán se los entregó; de no ser así, entonces lo que pasó Jesús no fue tentación, y Satanás no tenía nada que ofrecerle; pero sabemos que Satanás le ofrece a Jesús lo que él poseía, lo que el hombre le había entregado. Jesús conocía esta situación y por eso nunca se atribuyó autoridad hasta que no la obtuvo (Filipenses 2:9.11).
Después de haber vencido la muerte, el hades, y posteriormente vencer al diablo en su resurrección, Jesús exclamó: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra…” (Mateo 28:18).
Otro punto relevante es que Jesús se dirigió al diablo como el “Príncipe de este mundo”, nunca lo subestimó, Él reconoció y respetó los derechos que Satanás tenía para ese momento (Juan 12:31; 14:30; 16:11).
Nunca podremos echar a Satanás fuera de sus propias moradas, y según Efesios 6:12 los demonios habitan en los cielos, en la atmósfera. Lo digo porque hay cristianos a quienes he escuchado limpiando la atmósfera, sin conocer que es un lugar donde Satanás y los demonios habitan.
Nunca podrás echar Satanás fuera de un cuerpo si el poseído no renuncia a su posesión; y si lo haces, él puede regresar a su lugar (Mateo 12:43; Lucas 11:24.26).
Puede ocurrir que, por causa de la presencia del Espíritu Santo, un demonio se ofrezca a salir del cuerpo, pero si el poseído no renuncia a su posesión y condición en la que está, el demonio puede regresar. Hubo un caso donde Jesús sanó a un hombre que estaba en el Estanque de Betesda, y posteriormente lo encontró en el templo y le aconsejó “Mira que has sido sanado, no peques más para que no te venga algo peor”.
La verdad paralela está en que si puede darse la reincidencia de una enfermedad en una persona, por lógica también el principio se cumple con un endemoniado.
Otro aspecto importante es que nunca podremos enviar a los demonios a los abismos, a los infiernos, o a lugares de tormento, por ciertas razones.
Los demonios no pueden ser enviados al lugar de tormento si primero no son juzgados; se les tiene que juzgar para darles el veredicto y luego enviarlos al lugar de tormento. Esto fue lo que pasó con el endemoniado gadareno: los demonios apelaron a sus derechos, ellos pidieron no ser atormentados antes de tiempo, pidieron entrar en unos puercos, y Jesús conociendo los derechos que ellos tenían aceptó (Mateo 8:28.32).
Los demonios sabían que los abismos es un lugar de tormento donde tendrán que ir, pero después de ser juzgados; no era el tiempo, y ellos apelaron a ese derecho, y Jesús no lo desconoció.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia.

martes, 9 de junio de 2015

DEMONOLOGÍA CONOCIENDO A SATANÁS Y SUS DEMONIOS.
Quiero hacer un estudio acerca de los demonios, origen, existencia y orden jerárquico.
Su origen: La Biblia hace mención acerca de la existencia de los demonios, pero no relata sobre su creación, ni el tiempo de su origen; entendemos según Colosenses 1:15.16, que fueron creados por Dios, pero no aclara en qué momento. La información que nos da el libro de Enoc no es muy confiable en el asunto.
¿Quiénes son los demonios?: Afirmar que los demonios son los ángeles caídos es entrar en el ámbito de la especulación, no hay pruebas bíblicas que lo afirmen o respalden. A continuación voy a dar razones por las cuales los ángeles caídos no son los demonios.
Las Escrituras afirman que todos los ángeles que cayeron fueron puestos en prisiones de oscuridad, que de paso son eternas como para no salir de allí hasta el día del juicio.
“Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno (Tartaroo) los entregó a prisiones de oscuridad para ser reservados al juicio” (2ª Pedro 2:4).
“Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día” (Judas: 6).
Si observamos bien, en ambos pasajes se utiliza el plural para hacer referencia a los ángeles en general.
La frase “A los ángeles”, que aparece al comienzo de los pasajes, da a entender -gramaticalmente -que todos los ángeles en general fueron arrojados a las prisiones de oscuridad.
En este caso no hay parcialidad de parte de Dios, Él no encerró a un porcentaje de los ángeles y a otro porcentaje lo dejó libre para que fueran demonios. Según el relato bíblico todos fueron encerrados.
Además de esto, los términos “arrojándolos, reservados, guardados” que se mencionan en los pasajes para hacer referencia a los ángeles, demarcan un estado global que no da lugar al escape de ninguno de ellos.
Debemos aclarar que la frase “Prisiones de oscuridad” no tiene nada que ver con un estado, sino con un lugar, debido a que el término griego que se utilizó para hacer referencia a estas prisiones como el infierno es “Tártaro”, que indica un lugar. Esto lo aclaramos porque hay quienes aplican la frase “Prisiones de oscuridad” a la condición de tinieblas en la que viven los demonios.
Por el análisis gramatical que hicimos, es imposible que los demonios sean los ángeles caídos, ya que no hay ángeles disponibles para dicha función, todos fueron encarcelados.
Además de esto, los ángeles son seres corpóreos: tienen un cuerpo, poseen un volumen y esto les impide posesionarse de una persona; en cambio los demonios, son incorpóreos, no tienen cuerpo, ellos pueden posesionar a una persona individualmente o por grupo (Mateo 12:43. 45. Marcos. 5:12.13).
Los ángeles son seres espirituales, tienen un alma y viven en un cuerpo, ellos pueden guerrear, abrazar; a diferencia de los demonios quienes son espíritus con un alma pero sin cuerpos; ellos necesitan de un cuerpo para manifestarse al mundo exterior.
QUIENES SON LOS DEMONIOS.
La respuesta es: Seres espirituales que fueron creados por Dios; lo demás se desconoce, no está claro su origen, ni la causa o motivo por el cual fueron creados. Mi consejo como Maestro es hacer silencio donde la Biblia hace silencio, y evitar entrar en el terreno de la especulación.
JERARQUÍA DE LOS DEMONIOS.
Éste es un tema que no está muy claro en las Escrituras. Si analizamos el texto como se escribió en su original en Efesios 6:12, lo que Pablo está presentando es sinónimos, no órdenes jerárquicos. El texto tomado de la versión Reina Valera Revisión de 1960, lo expresa de la siguiente manera:
“…no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo…”
>Si lo leemos como se escribió en su original, Pablo lo que expresó fue lo siguiente: “…no tenemos lucha contra sangre y carne sino contra principados que son potestades y gobiernan las tinieblas”.
>La versión popular dice: “… sino contra malignas fuerzas espirituales del cielo, las cuales tienen mando, autoridad, dominio sobre el mundo de tinieblas que nos rodean”.
>La versión latinoamericana lo expresa así: “… sino contra los gobernadores y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras”.
>La versión de Jerusalén lo expresa como sigue: “… sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso”.
>La versión de las Américas dice: “sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo”.
>La versión Internacional lo describe como sigue: “…sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo”.
Cabe destacar que el término “gobernadores” que Pablo utilizó para hacer referencia a quienes representan las tinieblas no es “Jemoneo”, que indica uno que dirige una provincia como el caso de Cirenio, gobernador de Siria (Lucas 2:2) o Pilatos gobernador de Judea (Lucas 3:1). El término que Pablo utilizó fue “Kosmokratos” que indica una potencia como fuerzas unidas.
Cuando Pablo hace referencia a los gobernadores de las tinieblas se refiere: a las “Fuerzas unidas de los poderes de las tinieblas”. Es decir, lo que quiso expresar fue: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne sino contra una potencia que ha unido sus fuerzas y que rige en las tinieblas”.
Si analizamos bien el pasaje desde el punto de vista etimológico, en Efesios 6:12 Pablo no está haciendo mención de jerarquías, está presentando sinónimos.
Por otra parte cabe aclarar que en Colosenses 2:15, Pablo no está haciendo referencia a los demonios en una forma directa cuando hace mención a “Principados y potestades”. Si analizamos bien el pasaje tomando en cuenta la ilación de pensamiento y el fondo cultural, nos podemos percatar de que Pablo se está refiriendo a quienes representaban la ley, a los gnósticos, místicos de aquellos tiempos, a falsos maestros que pretendían extraviar a los colosenses de la doctrina.
En el verso 16 Pablo dice “Por tanto”, es decir, por lo que les acabo de expresar, “…nadie los juzgue en comida o en bebida, o en cuanto días de fiesta (fiestas anuales), luna nueva (observaciones mensuales), o en días de reposo” (el sábado, observancia semanal).
Mi pregunta es: ¿Tienen que ver los demonios con tales costumbres? De ninguna manera. Pero debemos hacer la observación bajo otro contexto, y entender que Jesús al vencer y despojar a estos personajes, tales como: los que representan la ley, los gnósticos y místicos que le brindaban culto a los ángeles; quedaron al descubierto y derrotados los poderes de las tinieblas que influyen y operan detrás de estas autoridades. Pero esto no da pie para atribuir jerarquías a los demonios, porque no es lo que Pablo quiso decir y enseñar.
Por otro lado, si los demonios tienen jerarquía: ¿Quién se las delegó?, ¿quién los constituyó? y ¿para qué fin se les dio dicha jerarquía? Satanás no tiene autoridad para tal fin, a menos que él, en su rebeldía se haya tomado dicha atribución acto que no está registrado en la Biblia, ni tampoco tendría relevancia en el mundo espiritual, ya que Dios es el que tiene que aprobar dicha jerarquía, Él es la fuente de los poderes espirituales.
Hay quienes que por las supuestas jerarquías de los demonios le dan dominio y poderes gubernamentales sobre ciertos territorios elaborando y haciendo mapeos espirituales cuando todo esto es descartado por la Biblia. Lo que afirman las Escrituras es que Satanás rige y gobierna sobre el mundo entero, así lo escribe el Apóstol Juan (1ª Juan 5: 19). Pero a la Iglesia esto no le resta autoridad sobre los poderes que gobiernan el mundo, en el lugar donde nos presentemos, allí seremos gobernadores y ejerceremos autoridad, como representantes de Dios.
No olvides que en cuanto a territorio, Satanás gobierna y tiene el control donde el hombre le cede autoridad. Se conoce de naciones, pueblos y aldeas, donde Satanás gobierna, no por causa de su jerarquía sino por la delegación de derechos que el hombre le ha entregado.
Debemos entender que hay lugares en donde predomina un principado por causa de ciertos derechos que se le han otorgado, y no debemos afirmar que tal dominio es por causa de una jerarquía que posee. Por favor, no demos a Satanás y a los demonios privilegios que no les pertenecen. En el próximo estudio desarrollaré la verdad acerca de lo que la mayoría de los cristianos desconoce en relación al hombre fuerte. ///BENDICIONES///
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia