martes, 27 de marzo de 2012

Saludos y Respetos

Saludos y respeto. Me dirijo a mis seguidores en Facebook y en YouTube, para llevarlos a tener conciencia en ser solícitos en contribuir para las demandas del Reino.
En una ocasión el Apóstol Pablo se dirigió a los creyentes de la Iglesia a los Corintios haciéndoles una reflexión, en el cual les exhorto a ser solícitos a contribuir con su dinero y bienes pera la proclamación del Evangelio. Pablo les dijo: “La primera vez que vine a vosotros les predique el Evangelio de baldes porque ni una ofrenda me dieron para mi sustento, la próxima vez que venga van a recoger ofrendas para que cuando yo llegue tengan para mi sustento ya que el obrero es digno de su salario, o no sabéis que el Señor Jesús dijo que no pondrás bozal al buey que trilla, y esto no lo dijo el Señor por causas de los bueyes, lo dijo por causa de los que predican el Evangelio”.
Es de pensar que hayan tantas gentes casi el numero de 2500 que son seguidoras del Ministerio “Jesús Soberano Señor” por Facebook y You Tube, que han sido bendecido por causa de este Ministerio el cual presido como director, desarrollando el Ministerio de Maestro, y que de tantos seguidores he recibido felicitaciones, agradecimiento; pero ninguno (con excepción de un hermano desde el norte de los estados unidos, y de algunos que pasaron a ser socios inversionista en este Ministerio) ha contribuido con una ofrenda en forma voluntaria por agradecimiento, con tanta bendición que han recibido.
Pablo en una ocasión dijo: “no les pido porque tenga necesidad sino lo hago por vosotros para que aumenten frutos en vuestra cuenta” Con el mismo pensamiento y motivo me dirijo a quien son mis seguidores en este Ministerio.
Les informo que tenemos el proyecto de abrir escuela de Formación Teológica en México Monte Rey, todo está en marcha, unidos con el Ministerio Pastoral “Renuevo” el cual preside el hermano Fernando Falcón y su señora esposa Laura de Falcón.
Quisiera contar con tu apoyo financiero para el impulso de esta gran misión desde Venezuela para México, pero quiero que tú que has recibido tanta bendición de parte de este Ministerio sepas ser agradecido y puedas dar de gracia por lo que de gracias recibiste. Esto que estoy haciendo es primera vez que lo hago por escrito, los que me conocen muy bien saben que el hacer esto me cuesta en gran manera. Les dejo el número de la cuenta del Ministerio y el mío propio para su contribución, se les agradecerá y nuestro Dios se los recompensara. Todavía no conozco a nadie que haya aportado para el Reino con motivos correctos que no haya recibido de Dios alta retribución.///Bendiciones///

Cuenta Corriente de CORBANCA -o- B.O.D.
# 0116 0113 88 0012919870. A nombre de “Jesús Soberano Señor” el Rif: J-30294493-7.
------------------------------------------------------------------------
Cuenta Corriente Provincial # 0108-2435-41-0100063443. A nombre de: José Briceño.
Ci: 7.716619
------------------------------------------------------------------------
Cuenta Corriente Banesco # 0134-0095- 41- 0953036005. A nombre de: José Briceño.
Ci: 7.716619.
En el área internacional pueden hacer sus aportes a través de “WESTERN UNION” Venezuela. A nombre de José Briceño Aldana. CI: 7.716.619.

sábado, 24 de marzo de 2012

Se les invita a los lectores del Blogspot del Maestro a unirse a la pagina del facebook y compartir de los asuntos del Señor

https://www.facebook.com/MeeJesusSoberano

LA CONDICIÓN DEL HOMBRE SIN LA JUSTICIA DE DIOS

LA CONDICIÓN DEL HOMBRE SIN LA JUSTICIA DE DIOS

Pablo en Romanos 7:1-25 nos presenta la condición del hombre sin la justicia de Dios. Pasemos a describir el pasaje.

“¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera. Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte; porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató. De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno. ¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso. Porque sabemos que la ley es espiritual; más yo soy carnal, vendido al pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley sea buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado”
En este capítulo Pablo no hizo referencia al conflicto interior en el creyente como muchos lo han aplicado y entendido, Pablo describe una ley que opera en muerte por causa del pecado, por haberse quebrantado ciertos principios y mandamientos que Dios mismo estableció en el huerto del Edén.
Pablo está presentando su experiencia como judío queriendo agradar a Dios por medio de las obras de la ley, lo cual nunca pudo porque se consiguió con una ley superior, que es la ley del pecado que lo condujo a la muerte.
Debemos aclarar que el término “ley” tiene en este pasaje dos aplicaciones, una se refiere a la ley dada a Moisés, y la otra hace referencia a un Principio que tomó fuerza sobre la humanidad por causa de haberse violado el mandamiento de Dios en el Edén, cuyo principio condujo al hombre a la muerte por causa del pecado. A este principio Pablo lo denomina y lo caracteriza como una ley que está inherentemente en el hombre, de la cual por sí solo no se puede librar, y que lo conduce e impulsa en algunos casos en contra de su voluntad a la práctica del pecado que lo lleva a la muerte. Es decir, es un principio mediante el cual el pecado ejerce su influencia, y a pesar del deseo de hacer lo recto es dominado a hacer lo malo, siendo la muerte el efecto y su fin.
Hay algunos términos que aparecen en el capítulo antes mencionado que están totalmente en contraste con la nueva naturaleza que Dios puso en el hombre regenerado; estos términos nos dan credibilidad para afirmar que Pablo en el capítulo siete de Romanos no se refiere al creyente sino al hombre caído en Adán, queriendo agradar a Dios por las obras de la Ley, pero por su naturaleza de pecado, que estaba en contraste a ley no lo pudo hacer. Pasemos a definir los términos.
>VENDIDO AL PECADO. Romanos 7:14
Literalmente destinado y marcado para hacer el mal, éste es el sentido que tiene el término “Vendido”.
Si lo leemos de la versión amplificada lo dice de esta manera: “Soy un hombre de carne vendido como esclavo al pecado a fin de que esté bajo su dominio para hacer el mal”.
Si aceptamos que Pablo en Romanos 7 hace referencia al creyente, como explicamos lo dicho por Pablo en 1ª Corintios 6:20 y 7:30 donde dice que nosotros (la Iglesia) fuimos comprados por Cristo, debemos ponernos de acuerdo en algo, o somos vendidos al pecado, o somos comprados por Cristo.
Además de esto, el término “Vendido al Pecado” está en contraste con la Redención que indica comprar o pagar un precio por un rescate. Si el hombre está vendido al pecado no ha sido regenerado, porque no ha sido comprado.
>EL PECADO QUE MORA EN MÍ. Romanos 7:17,20.
El verbo morar en griego es “Oikeo”, derivado de “Oikos”, que indica una casa o habitación. El término “Oikeo” que Pablo utilizó para referirse al morador, tiene que ver no solamente con el que habita, sino con el dueño o propietario de la morada. Esto hace entender desde el punto de vista etimológico que el pecado no sólo mora en el hombre, sino que se ha hecho dueño y señor de él.
Todo esto está en contraste con lo dicho por Pablo en Romanos 8:9 cuando hace referencia al Espíritu Santo como el que habita y hace de nosotros su morada.
Además de esto, en 1ª Corintios 3:16 se da testimonio de nosotros como morada del Espíritu. Santiago 4:5 hace la misma referencia.

Cabe aclarar que el término “Morada” que se utilizó para hacer referencia al creyente como casa de Dios en el Espíritu, es el mismo que se utilizó para referirse al “Pecado que mora en mí”, indicando que el Espíritu Santo además de morar en mí, es el dueño de la morada. Debemos estar de acuerdo en algo: o somos morada y propiedad del pecado o lo somos del Espíritu Santo.
>MISERABLE DE MÍ. Romanos 7:24.
El término “Miserable” es aplicado a una persona que se encuentra en el estado de desventura por la condición baja y degradante en la que vive.
Todo esto está en contraste con las bendiciones y los valores que tenemos en Cristo. Según lo dicho por Pablo en Efesios 1:18, nosotros como Hijos de Dios somos la riqueza más grande que Dios tiene en gloria.
En conclusión, según estos tres términos “Vendido al pecado - El Pecado que mora en mí - Miserable de mí”, Pablo no está haciendo referencia al conflicto interior en el creyente, ya que todas estas expresiones están en total contraste con el estado de regeneración, y no se ajustan a la nueva naturaleza que el hombre recibió en Cristo Jesús.
Después de haber hecho un pequeño análisis de Romanos 7 voy a describir la condición del hombre sin la justicia de Dios.
Analicemos lo improductivo que es la vida de un creyente que no conozca la justicia de Dios.
Un creyente que no conoce la justicia y lo que se relacione con ella, nunca podrá gozar de sus beneficios.
a) Cuando comete un pecado se siente desprovisto o desproporcionado del amor y el cuidado de Dios.
Debemos entender que aún cuando caigamos en el pecado más horrendo y más degradante, Dios nos ama igual; el amor de Dios es incondicional. No hay nada que nosotros podamos hacer a favor o en contra de su amor.
Es decir, no hay nada que pueda hacer para que Dios me ame más, y no hay nada que pueda hacer desde el punto de vista negativo para que Dios me ame menos, haga lo que haga, Él me ama igual.
b) Cuando comete un pecado se siente indigno del perdón de Dios.
Si caemos mil veces en el mismo o diferentes pecados Dios siempre está dispuesto a perdonarnos, si acudimos con sinceridad al Él.
Nunca hay una segunda oportunidad delante de Dios para pedir perdón por un pecado o por los pecados cometidos, siempre que acudamos a Dios a pedir perdón, para Él es la primera vez que vamos; de las otras Él no se acuerda por causa del perdón.
En Mateo 18:24 tenemos una gran enseñanza acerca de lo que venimos diciendo.
La regla rabínica llamada Talmud de Babilonia alegaba que nadie debía pedir perdón a su prójimo más de tres veces. Pedro conociendo estas leyes quiso ser generoso al sugerir hasta siete veces, su sorpresa es que Jesús le elevó el setenta a la siete, usando una hipérbole, refiriéndose a un perdón ilimitado.
En esto podemos ver el carácter de Dios en cuanto al perdón. Dios nunca se cansa de perdonarnos, su perdón es ilimitado.
A Dios no le sorprende ni es una traición el pecado que cometas, Él sabía que ibas a pecar. Por esta causa nos dio recursos en contra del pecado.
1ª Juan 1: 7 dice “..., y la sangre de Jesucristo su hijo nos limpia de todo (tipo) de pecado”
1ª Juan 2:1 dice “...: y si alguno hubiere pecado, Abogado tenemos para con el padre, a Jesucristo el justo”.

Cristo murió y pagó un precio por los pecados que cometiste ayer, por los que cometes hoy y por los que vas a cometer mañana.
Nunca te canses de pedir perdón por los pecados que cometas, que Dios no se cansa de perdonarte.
Cabe destacar que ésta es una de las razones por la cual nos cuesta amar y perdonar, porque no conocemos la fuerza y lo extenso que es el amor y el perdón de Dios. A continuación voy a dar características de un hombre de Dios que conoce la fuerza que tiene el amor y el perdón de Dios.
“Fácilmente perdono porque fácilmente Dios me perdona, si yo sé hasta dónde llega el perdón de Dios, sé hasta dónde puedo perdonar. Por esta causa no vivo condenado ni condeno a nadie, porque Dios no me condena y nunca lo hará. Amo cuando cometen y dicen contra mí las peores ofensas, porque Dios me ama cuando cometo contra Él el peor de los pecados”.
Una de las cosas que me permite llevar una vida equilibrada es que, siempre me pregunto cuándo voy a decir o hacer algo, ¿qué haría Jesús si estuviera en mi lugar? Y al tener respuesta hago lo que Él hubiese hecho.
c) Cuando reincide en el pecado o en un tipo de pecado, cae en un complejo de inferioridad, auto depreciación y baja estima hasta llegar al abandono, resignarse y entregarse al pecado.
Una de las causas por la cual nunca dejo de luchar en contra del pecado es que estoy consciente de que aunque caigamos en el pecado más bajo, más horrendo, o más degradante, a causa de ese pecado dejaré de ser santo pero no dejaré de ser justo. El pecado afecta mi santidad no mi justicia.
Observacion: Espero que este seminario de la justicia pueda enseñarte y llevarte a vivir en libertad, y que no uses el conocimiento para caer en libertinaje, porque le darás cuenta a Dios por tus acciones.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com/www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia

LA MORADA DEL ESPIRITU SANTO

LA MORADA DEL ESPIRITU SANTO

Lo primero que hay que tomar en cuenta, es que el Espíritu Santo nunca pudo hacer morada como habitación en las personas del Antiguo Testamento, Él sólo venía hacía la obra y luego se ausentaba, y esto lo hacía sólo en cuatro tipos de personas, para una tarea específica, para el respaldo del llamado que tenían, que son: Reyes, Profetas, Jueces y Sacerdotes. Sobre estos el Espíritu Santo sólo posaba, no moraba.

Juan 1:32-33, corrobora lo antes mencionado: “También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre Él

“Y no le conocía, pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanezca sobre Él...”

El término “Permanecer” refiriéndose al Espíritu Santo en la vida de Jesús, nos da indicios que sobre la primera persona en la que el Espíritu Santo vino a hacer su morada fue Jesús, luego vino a hacerlo en la Iglesia. 

Tome en cuenta esta verdad que a continuación voy a describir:

>Dios Padre se denomina “Dios por nosotros”
>Dios Hijo se denomina “Dios con nosotros” Emmanuel
>Dios Espíritu Santo se denomina “Dios en nosotros”, cuando hace su morada.

Jesús dijo: “El Espíritu Santo que mora con vosotros, y estará en vosotros.”

Para que el Espíritu Santo viniese a morar en nosotros como cuerpo, primero tuvo que darse la justicia y la vida de Dios, es decir, primero tuvimos que ser justificados y vivificados, porque en la naturaleza de pecado y de muerte, Él no puede morar permanentemente en nosotros. Estábamos en total contraste con su naturaleza. 

Todo esto es corroborado por Ezequiel cuando dice: “Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias, y de todos vuestros ídolos los limpiaré; os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros, y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne, y pondré dentro de vosotros mi Espíritu…” Ezequiel 36:25.27.

Para mayor comprensión de la habitación del Espíritu Santo en el creyente, debemos hacer un análisis etimológico de dos términos y conocer sus propiedades y sus valores. Estos términos son: “Morada” y “Templo”.

Morada: El verbo morar en griego es “Oikeo”, derivado de “Oikos”, que indica una casa o habitación. El término “Oikeo” que Pablo utilizó para referirse al Espíritu Santo como morador, tiene que ver no solamente con el que habita, sino con el dueño o propietario de la morada. Esto hace entender desde el punto de vista etimológico, que el Espíritu Santo no sólo vino a morar en el hombre sino que es Dueño y Señor de su morada. De no ser así, el Espíritu Santo sería un arrimado o un inquilino.

Según el testimonio de los que escribieron las Escrituras, el Espíritu Santo no es un simple morador como arrendador, no es un invasor, no está arrimado. Es el dueño de la Iglesia, que es su cuerpo, y tiene todo el derecho sobre ella.

“¿No sabéis que soy templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” 1ª Corintios 3:16.

“En quien vosotros también sois, juntamente edificados, para morada de Dios en el Espíritu. “Efesios 2:22.

“¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que Él ha hecho morar en nosotros, nos anhela celosamente?” Santiago 4:5.

Según estos pasajes, debemos entender y aceptar, que el creyente no tiene ningún derecho como morada del Espíritu para tomar decisiones con su vida sin consultar con la persona del Espíritu que es el Dueño de la morada.

En Apocalipsis se registra uno de los más grandes fenómenos que se pueden dar en contra de la comunión que debe haber entre Dios y la Iglesia. El pasaje dice: “… Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo. “Apocalipsis 3:20

No es posible entender cómo es que Cristo, siendo el dueño, Señor, y cabeza de la Iglesia está del lado fuera tocando para que lo dejen entrar. Esto se da también con el Espíritu Santo y la Iglesia; que habitando Él en nosotros y siendo Dueño y Señor de la morada, no tenga libertad en ella. El trato que la Iglesia le ha dado al Espíritu Santo como el morador es semejante al que se le da a un arrimado. Un arrimado, al pasar el tiempo estorba, cansa, obstina, roba la privacidad; y por esta causa se busca la forma de salir de él. Quizás en una forma declarada y directa no sintamos ni hagamos esto en contra del Espíritu Santo, pero nuestros hechos lo afirman, al tener poca intimidad y comunión con el Espíritu Santo, que se refleja en el hecho de tomar decisiones y hacer con nuestro cuerpo lo que queramos sin consultar con Él, siendo Él el Dueño y Señor nuestro, al tomarnos como morada. 

Nunca olvidemos esta verdad, nadie puede venir a hacer con nuestra casa lo que le venga en gana, de igual manera, nadie puede tomar decisiones en nuestra vida y con nuestro cuerpo sino aquél que es el propietario de la morada. Esto es el Espíritu Santo. 

1ª Corintios 6:19.20 dice: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros; el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestro, porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestros cuerpos y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”

Templo: En griego aparecen dos términos para hacer referencia a esta palabra, pasemos a definirlos:

Hieron: Se usa para hacer referencia al edificio con sus recintos y sus utensilios. Hechos 19:27. 1ª Corintios 9:13.

Naos: Este es el término que se utilizó en el Antiguo Testamento para hacer referencia al lugar Santísimo llamado El Santuario, lugar donde se encontraba el Arca del Pacto (Levítico 16:15.16). En este lugar sólo podía entrar el Sumo Sacerdote una vez al año. Esto nos muestra lo serio del asunto en cuanto a este lugar como morada de Dios. No todo el mundo podía entrar.

Pablo no sólo afirma que nosotros, como sacerdotes, tenemos acceso al lugar Santísimo, sino que somos la morada, el santuario, el templo y la casa de Dios. 1ª Corintios 3:16. 2ª Corintios 6:16. Efesios 2:21.22. Santiago 4:5.

Esta verdad parece que muchos no le han dado importancia, al vivir en una forma desenfrenada, cayendo en libertinaje, profanando el santuario de Dios. 

En el antiguo testamento tenemos un ejemplo claro y la tomo como verdad paralela, en relación a la profanación, sacrilegio y abominación cometidos en el templo de Dios. Se trata del sacerdote Elí y sus hijos quienes tenían sus relaciones sexuales en el mismos altar del sacrificio e irrespetando y teniendo en poco la santidad de Dios. Por tal acción fue rechazado el sacerdocio de Elí y se procedió a la muerte de sus hijos. (1ª Samuel 2:22.35). Que me dice a mí que Dios va hacer tolerante ante tanto pecado cometido con premeditación y alevosía, donde préstamos y cedemos nuestro cuerpo que es templo del Espíritu Santo para tal acción, cometiendo sacrilegios, entrando en profanación cosa que es abominación ante el Espíritu Eterno. 

Pablo es claro en el asunto, exhortando a los creyentes que viven en este estado de pecado, con el fin de que se condujeran en santidad 1ª Corintios 6:12.20.

“Todas las cosas me son lícitas (me son permitidas), mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. 13Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo... 15¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. 18Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” 1ª Corintios 6:12.20.
14No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?, porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Por lo cual salid de en medio de ellos y apartaos, y no toquéis lo inmundo y Yo os recibiré...” 2ª Corintios 6:14.18.
En conclusión: La exhortación de Pablo radica en hacerle crear conciencia al creyente el peligro de tomar el cuerpo y prestarlo para la fornicación, uniéndola a una ramera, cumpliendo así el principio presentado en el Génesis el cual establece que ambos serán una carne, esto cercena por completo la vida de comunión y de intimidad con Cristo siendo Él la cabeza del cuerpo. Y por otro lado seria caer en acto de profanación y abominación ante Dios, que siendo nuestro cuerpo morada y santuario de Dios en el Espíritu le estemos contaminando con dichas acciones tan bajas, y que a su vez degradan la vida del hombre en todos sus aspectos. Salomón dijo en sus escritos. “…El que comete adulterio es falto de entendimiento; corrompe su alma el que tal hace Heridas, vergüenza y destrucción hallará,…” Proverbios 6:32.33. 

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92 
Venezuela-Maracaibo-Zulia

jueves, 15 de marzo de 2012

¿QUÉ ES EL MATRIMONIO? Y QUE UN MATRIMONIO?

¿QUÉ ES EL MATRIMONIO? Y QUE UN MATRIMONIO?
>El Matrimonio es la base de la unidad familiar en la sociedad. Tal y como está establecida en la actualidad, el Matrimonio es necesaria para la sociedad tanto desde el punto de vista económico como el de cualquier otro. La sociedad se desintegraría si su piedra angular que es la familia que tiene su origen en el matrimonio perdiera sus valores como tal. Podríamos decir con bastante seguridad, que aquel que destruye o atente en contra del Matrimonio destruye la civilización. 
>Desde el punto de vista del derecho y los principios Bíblicos, el Matrimonio constituye una unión de dos personas que tiene por finalidad constituir la familia. El Matrimonio es una alianza por la que el hombre y la mujer constituyen una unión para toda la vida creada para el bien de los cónyuges, y el mejor cuidado y formación de los hijos. El Matrimonio desde un comienzo tiene además las connotaciones de una alianza de amor entre los esposos, y entre estos y Dios. 

>El Matrimonio es un vínculo fundado en el amor, que exige cuidarlo, cultivarlo y defenderlo día a día con el esfuerzo de ambos conyugues. 

>El Matrimonio es el sacramento que santifica la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, y les concede la gracia para cumplir fielmente sus deberes de esposos y de padres.

> El Matrimonio es el más grande diseño e inspiración de Dios, es el origen de todas la existencia, es el objetivo de lo creado; lo último que Dios creó fue al hombre pero fue lo primero que pensó hacer, y por causa del hombre hizo todas las cosas; el hombre no fue hecho por causa de las cosa las cosas fueron hechas por causa del hombre y por esta causa se les confiaron las cosas; por esto decimos, que el Matrimonio es el origen de todas la existencia, es el objetivo de lo creado.


> En la prognosis (Eterno conocimiento) de Dios, el Matrimonio es un símil de Cristo y la Iglesia, es la representación y declaración en un Génesis (comienzo) de lo que se establecería en un final según lo que revela Apocalipsis. 

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos” Apocalipsis 19:7.8.

Por esta causa debemos entender que atentar en contra del Matrimonio por cualquier circunstancia, es atentar en contra del diseño y la inspiración de Dios, es atentar encontrar del origen de las cosas, del objetivo de su creación, es no estar de acuerdo con la finalidad de su programa. 

¿Qué es un Matrimonio?

En esta interrogante dares respuestas caracterizando y revelando la naturaleza de un Matrimonio como tal.

a) Es un pacto: Un Pacto es un mutuo acuerdo, un contrato, o convenio establecido entre dos o más personas, comprometiéndose ambas a cumplir con sus mutuas obligaciones. Un pacto reza que los pactantes tienen los mismos derechos y las mismas responsabilidades. 

En cuanto al Matrimonio como pacto, es un mutuo acuerdo única e absolutamente entre dos personas, que reza y establece que hay ciertos derechos y responsabilidades en una forma recíproca entre los conyugues.

Debemos entender que el Matrimonio como pacto entre sus características encierra que es condicional, que hay deberes y derechos entre los conyugues que se deben cumplir, y que al quebrantarlos puede traer como consecuencia la ruptura de dicho pacto. El Matrimonio no se da una uniformidad, se debe dar es una unidad. 
Para mantener las características de un pacto en relación al Matrimonio y no quebrantar principios que produzcan tragedias en el, debemos entender, que no se deben tomar decisiones aisladas sin el consentimiento del conyugue. 

La tragedia más grande que se ha dado en la historia del universo concerniente al Matrimonio fue por causa de una decisión que tomo Eva sin consultar con Adán. Hay decisiones que son determinantes en el matrimonio que deben ser consultadas y tomadas al unisonó, decisiones tales como: Comprar, vender, mudarse, pasar una frontera, entrar en una sociedad, involúcrese en cualquier actividad; entre otros. 

b) Es una entrega: Una entrega en el Matrimonio indica: La actitud y la disponibilidad de ambos conyugues en hacer y a dar sin medidas y sin escatimar esfuerzos todo aquello que valla en pro del beneficio del ser que ama, es tanta la entrega que si se entiende la verdad y los valores de ella, se está dispuesto hasta entregar la vida por el ser que ama. De esta forma lo presento el Apóstol Pablo en relación a Cristo con la Iglesia, un amor sacrificado que no busca su propio interés, sino el bien en todas sus extensiones del ser que ama.

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,…” Efesios 5:25.

Se conocen de conyugues en ambos sexos que dejaron de vivir por entregarle un órgano vital a su pareja para la prolongación de la vida. La expresión más grande de amor se dio en la cruz donde Dios Padre entrego a su único hijo, y a su vez el hijo se dio como ofrenda al padre por amor de la humanidad.

>La entrega como característica del Matrimonio te dice que no hay reservas, que todas las cosas están en común, que no hay nada que sea tuyo y solo tuyo, y no hay nada que sea mío y solo mío; todas las cosas en lo absoluto es de los dos.


>En la entrega como característica del matrimonio, no hay lugar para el egoísmo, la envidia, el celo, la competencia; se comparten las cosa por iguale sin ventajas o desventajas.

c) Una decisión: Es la determinación de llevar a cabo algo sin retroceder, por esta causa debemos tener en claro que en el Matrimonio se nos pueden presentar momentos de gran conflicto que debemos superarlos sin que haya el abandono de uno de los cónyuges. Se pueden dar: Problemas financieros, una enfermedad, desajustes con los hijos, infidelidad sexual, violencia doméstica y en algunos casos esporádicos o fortuitos; entre otros.

Por causa del Matrimonio ser una decisión, en el, no se deben expresar palabras tales como: Nos vamos a divorciar, nos vamos a tener que dejar, esto no puede continuar, lo nuestro no puede ser, esto no tiene remedio, esto no funciona, hasta aquí llegamos, vamos a separarnos, dejemos esto hasta aquí; entre otros. 

Una decisión te dice, que no hay situación o condición por muy difícil que sea que los conyugues no puedan superar cuando se ponen en mutuo acuerdo con la ayuda de Dios. Por esta causa, se puede determinar el Matrimonio en parte como un desafío. Si nos unimos como parejas e intercedemos a Dios como el creador de dicha institución, sin lugar a dudas vamos a superar los obstáculos que obtengamos por muy duros y difícil que sean, no te olvides de esta verdad paralela: “Para Dios nada es imposible, y para el que cree todo es posible”

d) Es una nueva institución e origen de la familiar: Para poder entender esta posición en relación al Matrimonio, debemos marcar la diferencia entre lo que es una familia, y lo que es la familia.

Una familia: En lo general es el conjunto de personas con diferentes parentescos como producto de una descendencia, es una generación es una parentela. Una familia se compone como agregado a los Padres y los hijos de: Hermanos, primos, tíos, sobrinos, abuelos; entre otros.

La familia como institución original: Es la unidad social de un hombre y una mujer con capacidad de procrear descendientes que vienen a complementar y formar parte de dicha unidad y que son parte del núcleo familiar. Esto indica, que en la familia como origen de Dios solo hay lugar para tres tipos de parentescos o personas que son: Padre, madre, e hijos; los demás formaran parte del genero familiar como una familia, pero no formaran parte del núcleo familiar instituido por Dios que se entiende como la familia. Esta es la causa por la cual Dios dejo un mandamiento establecido en beneficio a la familia cuando dijo: “Por tanto, dejara el hombre a su padre, y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” Génesis 2:24. 

Convivir con terceras personas que no forman parte de la familia como núcleo original instituido por Dios aunque formen parte del género familiar, es quebrantar un principio que se dio en el origen, y que puede traer consecuencias trágicas que van en prejuicio y pueden causar ruptura en el vínculo del Matrimonio. 

MAETRO: JOSE N. BRICEÑO A.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92 
Venezuela-Maracaibo-Zulia

martes, 13 de marzo de 2012

QUIEN CREO A DIOS

QUIEN CREO A DIOS

Es contraproducente e inaceptable el tratar el tema de la cosmología o cosmogonía atribuida a Dios relativo a la creación si no se da una explicación de la mal llamada existencia o el ser de Dios. ¿Quién creó a Dios? ¿Cuál es su origen, su procedencia?

Alguien dio un pensamiento que ha tomado fuerza en la Historia referente a la existencia de Dios tratando de negar su existencia. “Que Dios es creación del pensamiento de los hombres” Esto según las Escrituras es debatido, porque ellas registran el ser de Dios.

El tratar de explicar el ser de Dios es algo inconcebible, inexplicable, abstracto. Él ¿Quién hizo a Dios? Es una pregunta llena de necedad, porque se basa en la falsa suposición de que Dios viene de alguna parte y esta suposición te lleva a otra pregunta ¿De qué parte viene? La respuesta es, que esta pregunta ni siquiera tiene sentido. Es como preguntar “¿A qué huele el azul?” El azul no está en la categoría de las cosas que tienen olor, así que la pregunta en sí misma es defectuosa y necia. De la misma manera, Dios no está en la categoría de las cosas que son creadas, o llegan a existir, o son causadas. Dios no tiene causa ni procedencia de creación, Él simplemente Es ¿Cómo sabemos esto? Bien, sabemos que de la nada, nada procede. Así que si alguna vez hubo un tiempo en que no existía absolutamente nada, entonces nada hubiera podido existir. Pero las cosas existen. Por lo tanto, puesto que nunca pudo haber habido absolutamente nada de la nada, algo tuvo que haber, ser, o estar siempre. Este ser que ha sido y ha estado por la eternidad es a quien llamamos Dios.

Vamos hacer un recorrido por las Escrituras para ver que podemos extraer del ser de Dios o de su existencia. 

El Apóstol Juan, es uno de los escritores que trata el tema del Ser o la mala llamada existencia de Dios.

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. 3Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” Juan 1:1.3.

En apocalipsis se trata de la preexistencia del Verbo que es Dios que denota lo antes y después de las cosas.

“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso” Apocalipsis 1:8.

Este pasaje nos deja en claro la eternidad y lo infinito de Dios. Hagamos un análisis de su eternidad y de su infinidad.

Lo primero que debemos entender es que la eternidad y lo infinito en Dios no se deben denominar como atributos de Él, ya que a Dios nadie la atribuyo estas virtudes. La eternidad y lo infinito son propiedades o virtudes de Dios y en Dios. 

Eternidad: Lo que es antes, después del tiempo

Eterno: Es lo que no está sujeto al tiempo.

Dios es eternidad y es eterno, porque Él esta antes y después del tiempo y no está sujeto al tiempo. Apocalipsis 1:8.

Infinito: Es lo que no está sujeto al espacio, no tiene límites, no tiene fronteras. Es lo que va más allá de lo más allá. Salomón da testimonio de esta verdad haciendo referencia a Dios.

“Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado” 1ª Reyes 8:27. 

“Mas ¿quién será capaz de edificarle casa, siendo que los cielos y los cielos de los cielos no pueden contenerlo?” 2ª Crónicas 2:6.

Para mayor comprensión de lo infinito de Dios, voy hacer una comparación tomando como referencia los dos puntos cardinales por donde sale y se oculta el sol que son el oriente y el occidente. Las Escrituras dicen que estos dos puntos cardinales están distante uno al otro. (Salmos 103:12) Si alguien quisiera acercarse a una de estos extremos jamás lo puede hacer, ya que cada vez que intentes acercarte ellos se hacen distantes, por lo tanto son inalcanzable.

Lo infinito de Dios es que Él va más allá del oriente y se consigue con el occidente. 1ª Reyes 8:27. 2ª Crónicas 2:6. 6:18. 

El mismo Dios da testimonio de su infinidad. “Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies;…” Isaías 66:1. 

En Éxodo 3:14 se menciona la anticipada existencia de Dios, Dios le dijo a Moisés “YO SOY EL QUE SOY”

El término “YO SOY” en el aspecto etimológico encierra características y valores que son absoluta y propias del ser. 

“YO SOY” indica “SER” del hebreo “HAYAH” entre sus características y valores determina la existencia abstracta que interpretado significa: “Existir por sí mismo, permanecer en uno mismo” Mostrando a quien se le designa el termino, un gozar de absoluta independencia”

Cuando Dios le dijo a Moisés: “DILES A ELLOS QUE YO SOY ME ENVIÓ A VOSOTROS” lo que quiso decir fue: “Dile a ellos, que el que existe por sí mismo, permanece en él mismo y no depende de nadie, te está enviando” 

Cuando analizamos el término “JIREH” como nombre compuesto de Dios en su única y absoluta característica, significa: “EL QUE SE PROVEE” determinando lo absoluto de Dios, indicando que Él no queda desprovisto del favor de nadie (Génesis.22:14). Él es independiente, autosuficiente; de Él depende y proceden todas las cosas, Él es la sustancia misma del universo y de todo lo creado, Hebreos1:3.

En Juan 5:26. Se refleja las características del gran “Yo soy” Jesús dijo: “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo,…”

Alguien dijo una hipérbole al tratar de explicar este texto: “Dios tiene tanto poder que pudo haberse hecho Él mismo”.

Un poeta le hace una interrogante en son de poesía a su colega teniendo una respuesta muy acertada. Él le dijo: “Aunque parezca prodigio preguntártelo me es preciso, decime quien hizo al mundo y quien hizo al que lo hizo”

Su colega le respondió: “Contesta yo te daré pero no de todas dos, quien hizo al mundo fue Dios quien hizo a Dios no lo sé” 

En conclusión al tópico de la existencia de Dios, queda de nosotros aceptar El Ser de Dios por el testimonio de las escrituras, o por la obra de su creación.

David dijo: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos” Salmo 19:1.

Pablo en romanos es común en sus escritos. Él dijo: “porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas,…” Romanos 1:19.20.

MAESTRO JOSE N. BRICEÑO. A

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia

viernes, 9 de marzo de 2012

ADMINISTRADORES DE SI MISMO

ADMINISTRADORES DE SI MISMO

El principio de la bendición está determinado, de que seamos buenos administradores ante Dios. Entendiendo que la administración no se limita al dinero. La administración se ajusta y abarca todo lo que tenga relación con el hombre.

En el Evangelio de Lucas, nos da un ejemplo de la buena administración, el texto dice:

“Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su Señor pondrá sobre su casa, para que a su tiempo le dé su ración? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su Señor venga le halle haciendo así, en verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes”. Lucas 12:42.44.

Administrar es: El arte de gobernar, dirigir, gerencial, cuidar,

La buena administración trae como resultado la economía. La economía indica: Reservar, mantener, guardar, propiamente economizar.

El no ser un buen administrador ante Dios, hace que entremos en la malversación, lo cual es aborrecido por Dios.

El término “Administrador”, viene del griego “Oikonomia”, que la mejor traducción al español es “mayordomo”.

En 1ª Corintios 4:2, dice: “Ahora bien, se requiere de los administradores (mayordomo), que cada uno sea hallado fiel”.

Tito 1:7, dice: “Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios”.

Mayordomo: Es aquel que administra y cuida posesiones que no son de su propiedad, recursos que le fueron confiados para cumplir los propósitos de su amo.

El dueño de los bienes puede depender de un mayordomo consciente que conoce la responsabilidad que conlleva la mayordomía. Para el amo, la calidad de su mayordomía es más importante que la cantidad de bienes que se le confía.

Por esta causa, para Dios como el amo de los bienes del Reino, está más interesado en el carácter y los motivos del mayordomo que en los bienes que se le entregan para administrar, porque de esto depende su fidelidad.

Nuestro carácter como “Mayordomo” es lo que determina cuan útiles podemos ser en las cosas que nos han sido confiadas y la responsabilidad que asumamos ante los bienes que se nos entregan. Un carácter adecuado y bien formado en línea de la responsabilidad, está estrictamente relacionado con el ser útil y ser fiel a su Señor.

Cuando un creyente tiene el carácter ajustado a la responsabilidad conllevándolo a la: Seriedad, el respeto, la consideración, el esfuerzo, la abstinencia, el compromiso, la dedicación, la constancia, la abnegación; siempre en su mayordomía será aprobada por Dios, y por ende, seguirá recibiendo de Él sus recursos y bienes sin medidas, sintiéndose Dios orgulloso de su mayordomía, escuchando los elogios de su señor cuando le diga:

“…: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré…” Mateo25:21.

Hay áreas que un mayordomo debe administrar con excelencia, antes de recibir los recursos de Dios:

1) Lo primero que un ser debe administrar para ser un buen mayordomo, es su propia vida que indica su ser su existir.

En Génesis 2:15.17, aparece este principio. Después que Dios le confió al hombre la administración del huerto y las propiedades que había en el, les dijo encarecidamente que guardarán su vida, de esto dependía la administración del Edén.
Dios trabaja por pasos o etapas, Él primero crea, luego forma, y después delega. En el relato de la creación, Dios creó al hombre, lo formo, y después le delego responsabilidades sobre el huerto, que el hombre no se mantuvo en los principios del Reino es otro asunto a tratar. Pero Dios crea, forma y delega.
“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;…Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” Génesis 1:26.27.

“… Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado” Génesis 2:8.

El que un ser tenga dominio propio, es la virtud más grande que tiene para dominar y administrar las demás cosas.

El que seamos proactivos siendo selectos en las decisiones es un derecho que el creador nos concedió. Esta virtud (la proactividad) es la capacidad que tenemos los seres humanos de elegir como actuar cualquiera que sea la situación. Todos los seres humanos somos proactivos y muchos en su proactividad han elegido ser Reactivos que es donde radica el gran problema de los cristianos. 
Ser Reactivos es dejarse afectar por el medio ambiente que nos rodea, no teniendo poder de decisión como para elegir las cosas que vayan acorde al carácter de Dios, a nuestro beneficio, en pro y en función del Reino de la luz. Para ser Proactivos en el aspecto positivo tomando decisiones sabias se requiere del dominio propio.

El término “Dominio propio” viene del Griego “Enkrateia” tiene que ver con la fuerza de voluntad como resultado de la formacion del carácter.

El tener “Dominio propio” se conoce como el poder controlador de la voluntad bajo las operaciones del Espíritu Santo. Hechos. 24:25.

El “Dominio Propio”: Está en someterse a la voluntad de Dios a favor de sus demandas que están reveladas en su palabra 2ª Pedro 1: 3.9.

El “Dominio Propio”: Tiene que ver con el sometimiento de los deseos carnales. Es el nivel de disciplina que tiene la persona evitando que la vida se desmorone; tiene que ver con uno que se retiene por dentro, (Tito.1:8) es tener cuidado de uno mismo 1ª Timoteo 4:16.

“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo” Tito 1:5.8.

“Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo…” 1ª Timoteo 4:11.16.

El “Dominio Propio”: Es La fuerza de la voluntad que un ser tiene para tomar decisiones sabias y dar pasos firmes y concretos. Si no tenemos dominio sobre nuestra propia vida, y no sabemos administrarnos a nosotros mismos, nunca podremos administrar los recursos de Dios. Nunca olvides, que somos nosotros los llamados a renunciar a los deseos carnales, Dios no lo va hacer por nosotros. Nunca le pidas a Dios que te quite lo que tú tienes que dejar, ten Dominio propio sobre ti mismo, y serás un triunfador en la vida.
“La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne” Romanos 13:12.14.
“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne” Galatas 5:16.
“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. ” Efesios 4:22.32.
“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno” Colosenses 3:5.10.
Ten presente que librar las batallas en el interior no es una cosa fácil. Proverbios 16:32, dice: “Que le es más fácil a un hombre dominar una ciudad que a su propio espíritu”
El dominio propio: Tiene que ver con la prudencia, la prudencia es hija de la sabiduría. La prudencia nace de la sabiduría, la prudencia es la sabiduría práctica.

La sabiduría es el arte y la sagacidad que se tiene para transmitir el conocimiento sea en dichos o en hecho. La prudencia es el complemento de la sabiduría, pero el conocimiento es el complemento de la prudencia. Por esta causa: No se puede proceder en prudencia manifestando la sabiduría si no hay conocimiento,

En una vida de pecado viviendo deliberadamente en: Imprudencia, en insensatez, en necedad, en obstinación, en rebeldía, nunca calificamos ante Dios para ser sus mayordomos, y su primera causa es; que Él sabe que le daríamos mal uso a los recursos que ponga en nuestras manos. Lo más grande de la mayordomía no está en que el mayordomo pueda confiar en su Señor, sino que el Señor pueda confiar en el mayordomo.

Hay áreas en nuestras vidas en las que todavía estamos atados por causa de pecados internos y ocultos que solo nosotros somos testigos de ellos, áreas que tenemos que liberar renunciando a todo tipo de maldad, no nos engañemos, Dios no puede ser burlado todo lo que el hombre siembra eso recibirá, si siembras café cosecharas café, si siembras cacao cosecharas cacao, si andas mal internamente todo lo que hagas te saldrá mal, nunca tendrás el apoyo de Dios.

Aunado a esto, debes entender, que el pecado es como la fuerza de gravedad que si te descuidas te desploma súbitamente sin advertencia, al caso, que Puedes estar dos meses escalando una montaña, si te resbalas no vas a tardar dos meses para caer, caes de una vez.

El pecado degrada la vida de los hombres, cercena la posibilidad de prosperar, de surgir, y de avanzar en el propósito de Dios.

El pecado mata, hurta, destruye, llevando hacer al hombre estéril en la vida y en los planes de Dio

Por todo esto debemos ser administradores de nuestro propio ser para administrar los recursos y bienes de Dios.
La vivencia es factor determinante para llevar con éxito un Ministerio.
La vivencia en lo que hemos aprendido en los principios de Dios, es un factor muy determinante para conducir a otros a la perfección, y a la consolidación. 
Los Apóstoles instaron mucho acerca de la vida intachable en la que nos debemos conducir para apacentar la grey de Dios. 
Es de suma importancia en el sistema del Reino de Dios, el ser perfeccionado para mantenerse en el propósito de Dios y ser promovido en el. Pablo dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…” (2ªTimoteo 2:15)
El original lo expresa como sigue “Pon diligencia en ti mismo ser aprobado para presentarte ante Dios como un obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa correctamente la Palabra de la verdad”

El término procurar que se utilizó en el griego da la idea de: la diligencia, el apresurarse, ser celoso, con un arduo deseo, con una intensa pasión; entre otros.

El término “presentarse” del griego es “Parastesai” que tiene que ver con el estar ante un escenario como un modelo a seguir, con una figura ilustrativa como ejemplo cabal, como una figura digna de ser imitada.

El término Aprobado viene del griego Dokimos que describe lo que fue hallado acto útil para el servicio. 

Este término (aprobado) es utilizado para hacer referencia al oro o la plata, que por el fuego han sido purificados de toda aleación y que al ser analizado minuciosamente después de dicho proceso queda apto y útil para ser presentado en el mercado. 

Cuando Pablo le dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…” Según las características de los términos antes mencionado y analizados, lo que le quiso decir fue: “Timoteo trata de mantenerte en los principios del Reino, en el carácter de Dios y en sus demandas, en sujeción, en sumisión y en obediencia; haciendo una vivencia lo que has aprendido de su Palabra, para cuando seas analizado por Dios estés acto para ser promovido en el Reino”. 

Por otra parte Pablo le exige a Timoteo que se ejercite para la piedad. El termini ejercitarce del griego es “ gimnacio” Se refiere a los que se ejercitan atleticamente en forma rijurosa con sacrificio continua y constante para lograr un objetivo. Por lo cual el mensaje de Pablo a Timoteo es: mantente ejercitandote todo el tiempo en forma constante en adnegacion para que lleves una vida de piedad consagrado al proposito de Dios. 1ª Timoteo 4: 7.

Por otra parte Pedro le insta a los ancianos a mantener una conducta intachable en el apacentamiento de la grey. “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” 1ª Pedro 5:1.3. 

1) “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su verg:uenza; que sólo piensan en lo terrenal” Filipenses 3:17.20.

2) “Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar” 1ª Timoteo 1:18.20.

3) “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen. Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” 1ª Timoteo 4:6.16.

4) “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia. Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros. Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adorne la doctrina de Dios nuestro Salvador;… Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” Tito 2:1.15.

La moral, la integridad, la ética, y la equidad; es como un gran piso, que con derechos podemos desarrollar nuestra fe, podemos ejercer autoridad, y podemos ser administradores de los bienes del Reino. Por lo contrario perderíamos ante Dios y el mundo que nos rodea todos los derechos para seguir fungiendo en el llamado que hemos recibido de Dios.

Charles Swindoll plasmo en uno de su libro una verdad que me hizo reflexionar en grande, él dijo: 

“Podemos seguir siendo el mejor cirujano del mundo, siendo el más grande de los promiscuos”.

“Podemos seguir siendo el mejor juez de una nación, siendo el más arrogante y soberbio que haya existido en el mundo”.

“Podemos seguir siendo el magnate más prestigioso de las naciones con los más altos niveles de corrupción financiera en la que se haya vivido”.

“Pero nunca, nunca, nunca; podemos desarrollar en éxito el Don Ministerial que hemos recibido de Dios sumergidos en el pecado. Porque el Don Ministerial no es una Profesión es una Vocación es un llamado, y te debes a un ser que su naturaleza es pura santidad”.

No te engañes, Dios no puede ser burlado, lo que tu siembra lo vas a recibir. En Dios no hay atajo como para caerle adelante.

Charles Swindoll, le dijo a Dios en una de sus oraciones al ver la urgencia que hay en nuestras congregaciones de la vida de santidad en nuestros Ministerios, dijo: “Señor porque los tiempos de Safira y Ananias no vuelven” El cual tuvo una respuesta muy acertada: “Si esos tiempos volvieran, cada templo en su sótano tendría que tener una morgue para depositar los muertos que hubieran”

“Conforme Yo comencé la obra la voy a terminar, voy a marcar un precedente en los tiempos fínale como lo marque en el principio de una Iglesia naciente. Yo vengo a buscar una Iglesia sin manchas ni contaminación”

Juan el Apóstol dice: “Hijitos, guardaos de los ídolos” 1ª Juan 5:21.

Según el pensamiento del que escribe y el contexto, el término “ídolo” que aparéese en el pasaje no se refiere a imágenes, sino a todo lo que el mundo te ofrece que te llama la atención, dándole lugar en tu vida fascinándote por completo, pasando a tener dominio de ti quitándole a Dios el lugar que le pertenece.

Ojo: Hay cuatro áreas en las que te tienes que guardar, y evitar caer en ellas. De lo contrario estarás creando un ídolo que ocupara el lugar de Dios, y a su vez crearas un Frankeisteins, un mostró que no vas a poder dominar.

I) La Fortuna: La codicia al dinero, si no tienes dominio de ella te destruirá. Pablo dijo: “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” 1ª Timoteo 6:10.

La codicia al dinero puede llevar a una persona a: Mentir, engañar, traicionar, competir, difamar, calumniar, cometer acto de homicidio; entre otros. Y finalmente lo puede conducir a su propia destrucción. El ejemplo más claro lo tenemos en Judas que por dinero traiciono a su mejor amigo, a su maestro.

II) La Fama: Relativo a la sed de prestigio, el ser aplaudido y reconocido. Alguien dijo, que la sed de prestigio es más tentadora que las riquezas mismas, que por igual te pueden desviar de la fe e impulsarte a cometer actos impuros con el fin de alcanzar el estrellato. La sed de prestigio es un principio satánico que viene del mismo infierno.

III) El Poder: deseo de controlar y estar sobre otro.

IV) Placer Sexual: Cualquier tipo de Fornicación.

Lo afirmo por escrito: Podemos tener los mejores dones, los mejores talentos, el mas grande de los llamados, aun tener a Dios de nuestro lado; pero sin carácter nuncas llegaremos lejos en la vida. Los cementerios, los hospitales, las carceles; estan llenas de gentes que no tubieron carácter. Un hombre sin csracte sera un fracaso total en la vida. Bendiciones. De nada sirbe el estar lleno del Espiritu sin carácter, como el tener carácter sin vivir en el Espiritu. . bendiciones, beeeendiciones.

MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO A.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com/www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctatepor FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92 
Venezuela-Maracaibo-Zulia

ADMINISTRADORES DE SI MISMO.

El principio de la bendición está determinado, de que seamos buenos administradores ante Dios. Entendiendo que la administración no se limita al dinero. La administración se ajusta y abarca todo lo que tenga relación con el hombre.

En el Evangelio de Lucas, nos da un ejemplo de la buena administración, el texto dice:

“Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su Señor pondrá sobre su casa, para que a su tiempo le dé su ración? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su Señor venga le halle haciendo así, en verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes”. Lucas 12:42.44.

Administrar es: El arte de gobernar, dirigir, gerencial, cuidar,

La buena administración trae como resultado la economía. La economía indica: Reservar, mantener, guardar, propiamente economizar.

El no ser un buen administrador ante Dios, hace que entremos en la malversación, lo cual es aborrecido por Dios.

El término “Administrador”, viene del griego “Oikonomia”, que la mejor traducción al español es “mayordomo”.

En 1ª Corintios 4:2, dice: “Ahora bien, se requiere de los administradores (mayordomo), que cada uno sea hallado fiel”.

Tito 1:7, dice: “Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios”.

Mayordomo: Es aquel que administra y cuida posesiones que no son de su propiedad, recursos que le fueron confiados para cumplir los propósitos de su amo.

El dueño de los bienes puede depender de un mayordomo consciente que conoce la responsabilidad que conlleva la mayordomía. Para el amo, la calidad de su mayordomía es más importante que la cantidad de bienes que se le confía.

Por esta causa, para Dios como el amo de los bienes del Reino, está más interesado en el carácter y los motivos del mayordomo que en los bienes que se le entregan para administrar, porque de esto depende su fidelidad.

Nuestro carácter como “Mayordomo” es lo que determina cuan útiles podemos ser en las cosas que nos han sido confiadas y la responsabilidad que asumamos ante los bienes que se nos entregan. Un carácter adecuado y bien formado en línea de la responsabilidad, está estrictamente relacionado con el ser útil y ser fiel a su Señor.

Cuando un creyente tiene el carácter ajustado a la responsabilidad conllevándolo a la: Seriedad, el respeto, la consideración, el esfuerzo, la abstinencia, el compromiso, la dedicación, la constancia, la abnegación; siempre en su mayordomía será aprobada por Dios, y por ende, seguirá recibiendo de Él sus recursos y bienes sin medidas, sintiéndose Dios orgulloso de su mayordomía, escuchando los elogios de su señor cuando le diga:

“…: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré…” Mateo25:21.

Hay áreas que un mayordomo debe administrar con excelencia, antes de recibir los recursos de Dios:

1) Lo primero que un ser debe administrar para ser un buen mayordomo, es su propia vida que indica su ser su existir.

En Génesis 2:15.17, aparece este principio. Después que Dios le confió al hombre la administración del huerto y las propiedades que había en el, les dijo encarecidamente que guardarán su vida, de esto dependía la administración del Edén.
Dios trabaja por pasos o etapas, Él primero crea, luego forma, y después delega. En el relato de la creación, Dios creó al hombre, lo formo, y después le delego responsabilidades sobre el huerto, que el hombre no se mantuvo en los principios del Reino es otro asunto a tratar. Pero Dios crea, forma y delega.
“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;…Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” Génesis 1:26.27.

“… Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado” Génesis 2:8.

El que un ser tenga dominio propio, es la virtud más grande que tiene para dominar y administrar las demás cosas.

El que seamos proactivos siendo selectos en las decisiones es un derecho que el creador nos concedió. Esta virtud (la proactividad) es la capacidad que tenemos los seres humanos de elegir como actuar cualquiera que sea la situación. Todos los seres humanos somos proactivos y muchos en su proactividad han elegido ser Reactivos que es donde radica el gran problema de los cristianos. 
Ser Reactivos es dejarse afectar por el medio ambiente que nos rodea, no teniendo poder de decisión como para elegir las cosas que vayan acorde al carácter de Dios, a nuestro beneficio, en pro y en función del Reino de la luz. Para ser Proactivos en el aspecto positivo tomando decisiones sabias se requiere del dominio propio.

El término “Dominio propio” viene del Griego “Enkrateia” tiene que ver con la fuerza de voluntad como resultado de la formacion del carácter.

El tener “Dominio propio” se conoce como el poder controlador de la voluntad bajo las operaciones del Espíritu Santo. Hechos. 24:25.

El “Dominio Propio”: Está en someterse a la voluntad de Dios a favor de sus demandas que están reveladas en su palabra 2ª Pedro 1: 3.9.

El “Dominio Propio”: Tiene que ver con el sometimiento de los deseos carnales. Es el nivel de disciplina que tiene la persona evitando que la vida se desmorone; tiene que ver con uno que se retiene por dentro, (Tito.1:8) es tener cuidado de uno mismo 1ª Timoteo 4:16.

“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo” Tito 1:5.8.

“Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo…” 1ª Timoteo 4:11.16.

El “Dominio Propio”: Es La fuerza de la voluntad que un ser tiene para tomar decisiones sabias y dar pasos firmes y concretos. Si no tenemos dominio sobre nuestra propia vida, y no sabemos administrarnos a nosotros mismos, nunca podremos administrar los recursos de Dios. Nunca olvides, que somos nosotros los llamados a renunciar a los deseos carnales, Dios no lo va hacer por nosotros. Nunca le pidas a Dios que te quite lo que tú tienes que dejar, ten Dominio propio sobre ti mismo, y serás un triunfador en la vida.
“La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne” Romanos 13:12.14.
“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne” Galatas 5:16.
“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. ” Efesios 4:22.32.
“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno” Colosenses 3:5.10.
Ten presente que librar las batallas en el interior no es una cosa fácil. Proverbios 16:32, dice: “Que le es más fácil a un hombre dominar una ciudad que a su propio espíritu”
El dominio propio: Tiene que ver con la prudencia, la prudencia es hija de la sabiduría. La prudencia nace de la sabiduría, la prudencia es la sabiduría práctica.

La sabiduría es el arte y la sagacidad que se tiene para transmitir el conocimiento sea en dichos o en hecho. La prudencia es el complemento de la sabiduría, pero el conocimiento es el complemento de la prudencia. Por esta causa: No se puede proceder en prudencia manifestando la sabiduría si no hay conocimiento,

En una vida de pecado viviendo deliberadamente en: Imprudencia, en insensatez, en necedad, en obstinación, en rebeldía, nunca calificamos ante Dios para ser sus mayordomos, y su primera causa es; que Él sabe que le daríamos mal uso a los recursos que ponga en nuestras manos. Lo más grande de la mayordomía no está en que el mayordomo pueda confiar en su Señor, sino que el Señor pueda confiar en el mayordomo.

Hay áreas en nuestras vidas en las que todavía estamos atados por causa de pecados internos y ocultos que solo nosotros somos testigos de ellos, áreas que tenemos que liberar renunciando a todo tipo de maldad, no nos engañemos, Dios no puede ser burlado todo lo que el hombre siembra eso recibirá, si siembras café cosecharas café, si siembras cacao cosecharas cacao, si andas mal internamente todo lo que hagas te saldrá mal, nunca tendrás el apoyo de Dios.

Aunado a esto, debes entender, que el pecado es como la fuerza de gravedad que si te descuidas te desploma súbitamente sin advertencia, al caso, que Puedes estar dos meses escalando una montaña, si te resbalas no vas a tardar dos meses para caer, caes de una vez.

El pecado degrada la vida de los hombres, cercena la posibilidad de prosperar, de surgir, y de avanzar en el propósito de Dios.

El pecado mata, hurta, destruye, llevando hacer al hombre estéril en la vida y en los planes de Dio

Por todo esto debemos ser administradores de nuestro propio ser para administrar los recursos y bienes de Dios.
La vivencia es factor determinante para llevar con éxito un Ministerio.
La vivencia en lo que hemos aprendido en los principios de Dios, es un factor muy determinante para conducir a otros a la perfección, y a la consolidación. 
Los Apóstoles instaron mucho acerca de la vida intachable en la que nos debemos conducir para apacentar la grey de Dios. 
Es de suma importancia en el sistema del Reino de Dios, el ser perfeccionado para mantenerse en el propósito de Dios y ser promovido en el. Pablo dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…” (2ªTimoteo 2:15)
El original lo expresa como sigue “Pon diligencia en ti mismo ser aprobado para presentarte ante Dios como un obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa correctamente la Palabra de la verdad”

El término procurar que se utilizó en el griego da la idea de: la diligencia, el apresurarse, ser celoso, con un arduo deseo, con una intensa pasión; entre otros.

El término “presentarse” del griego es “Parastesai” que tiene que ver con el estar ante un escenario como un modelo a seguir, con una figura ilustrativa como ejemplo cabal, como una figura digna de ser imitada.

El término Aprobado viene del griego Dokimos que describe lo que fue hallado acto útil para el servicio. 

Este término (aprobado) es utilizado para hacer referencia al oro o la plata, que por el fuego han sido purificados de toda aleación y que al ser analizado minuciosamente después de dicho proceso queda apto y útil para ser presentado en el mercado. 

Cuando Pablo le dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…” Según las características de los términos antes mencionado y analizados, lo que le quiso decir fue: “Timoteo trata de mantenerte en los principios del Reino, en el carácter de Dios y en sus demandas, en sujeción, en sumisión y en obediencia; haciendo una vivencia lo que has aprendido de su Palabra, para cuando seas analizado por Dios estés acto para ser promovido en el Reino”. 

Por otra parte Pablo le exige a Timoteo que se ejercite para la piedad. El termini ejercitarce del griego es “ gimnacio” Se refiere a los que se ejercitan atleticamente en forma rijurosa con sacrificio continua y constante para lograr un objetivo. Por lo cual el mensaje de Pablo a Timoteo es: mantente ejercitandote todo el tiempo en forma constante en adnegacion para que lleves una vida de piedad consagrado al proposito de Dios. 1ª Timoteo 4: 7.

Por otra parte Pedro le insta a los ancianos a mantener una conducta intachable en el apacentamiento de la grey. “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” 1ª Pedro 5:1.3. 

1) “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su verg:uenza; que sólo piensan en lo terrenal” Filipenses 3:17.20.

2) “Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar” 1ª Timoteo 1:18.20.

3) “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen. Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” 1ª Timoteo 4:6.16.

4) “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia. Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros. Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adorne la doctrina de Dios nuestro Salvador;… Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” Tito 2:1.15.

La moral, la integridad, la ética, y la equidad; es como un gran piso, que con derechos podemos desarrollar nuestra fe, podemos ejercer autoridad, y podemos ser administradores de los bienes del Reino. Por lo contrario perderíamos ante Dios y el mundo que nos rodea todos los derechos para seguir fungiendo en el llamado que hemos recibido de Dios.

Charles Swindoll plasmo en uno de su libro una verdad que me hizo reflexionar en grande, él dijo: 

“Podemos seguir siendo el mejor cirujano del mundo, siendo el más grande de los promiscuos”.

“Podemos seguir siendo el mejor juez de una nación, siendo el más arrogante y soberbio que haya existido en el mundo”.

“Podemos seguir siendo el magnate más prestigioso de las naciones con los más altos niveles de corrupción financiera en la que se haya vivido”.

“Pero nunca, nunca, nunca; podemos desarrollar en éxito el Don Ministerial que hemos recibido de Dios sumergidos en el pecado. Porque el Don Ministerial no es una Profesión es una Vocación es un llamado, y te debes a un ser que su naturaleza es pura santidad”.

No te engañes, Dios no puede ser burlado, lo que tu siembra lo vas a recibir. En Dios no hay atajo como para caerle adelante.

Charles Swindoll, le dijo a Dios en una de sus oraciones al ver la urgencia que hay en nuestras congregaciones de la vida de santidad en nuestros Ministerios, dijo: “Señor porque los tiempos de Safira y Ananias no vuelven” El cual tuvo una respuesta muy acertada: “Si esos tiempos volvieran, cada templo en su sótano tendría que tener una morgue para depositar los muertos que hubieran”

“Conforme Yo comencé la obra la voy a terminar, voy a marcar un precedente en los tiempos fínale como lo marque en el principio de una Iglesia naciente. Yo vengo a buscar una Iglesia sin manchas ni contaminación”

Juan el Apóstol dice: “Hijitos, guardaos de los ídolos” 1ª Juan 5:21.

Según el pensamiento del que escribe y el contexto, el término “ídolo” que aparéese en el pasaje no se refiere a imágenes, sino a todo lo que el mundo te ofrece que te llama la atención, dándole lugar en tu vida fascinándote por completo, pasando a tener dominio de ti quitándole a Dios el lugar que le pertenece.

Ojo: Hay cuatro áreas en las que te tienes que guardar, y evitar caer en ellas. De lo contrario estarás creando un ídolo que ocupara el lugar de Dios, y a su vez crearas un Frankeisteins, un mostró que no vas a poder dominar.

I) La Fortuna: La codicia al dinero, si no tienes dominio de ella te destruirá. Pablo dijo: “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” 1ª Timoteo 6:10.

La codicia al dinero puede llevar a una persona a: Mentir, engañar, traicionar, competir, difamar, calumniar, cometer acto de homicidio; entre otros. Y finalmente lo puede conducir a su propia destrucción. El ejemplo más claro lo tenemos en Judas que por dinero traiciono a su mejor amigo, a su maestro.

II) La Fama: Relativo a la sed de prestigio, el ser aplaudido y reconocido. Alguien dijo, que la sed de prestigio es más tentadora que las riquezas mismas, que por igual te pueden desviar de la fe e impulsarte a cometer actos impuros con el fin de alcanzar el estrellato. La sed de prestigio es un principio satánico que viene del mismo infierno.

III) El Poder: deseo de controlar y estar sobre otro.

IV) Placer Sexual: Cualquier tipo de Fornicación.

Lo afirmo por escrito: Podemos tener los mejores dones, los mejores talentos, el mas grande de los llamados, aun tener a Dios de nuestro lado; pero sin carácter nuncas llegaremos lejos en la vida. Los cementerios, los hospitales, las carceles; estan llenas de gentes que no tubieron carácter. Un hombre sin csracte sera un fracaso total en la vida. Bendiciones. De nada sirbe el estar lleno del Espiritu sin carácter, como el tener carácter sin vivir en el Espiritu. . bendiciones, beeeendiciones.

MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO A.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com/www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctatepor FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92 
Venezuela-Maracaibo-Zulia