jueves, 28 de julio de 2011

ESCATOLOGIA BIBLICA - EVENTOS DEL PORVENIR # 1

MINISTERIO DE LA ENSEÑANZA Y LA EVANGELIZACIÓN
“JESÚS SOBERANO SEÑOR”
ESCUELA DE FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN TEOLÓGICA
ECCATOLOGIA BIBLICA - EVENTOS DEL PORVENIR
DIFERENTES ESCUELAS Y POSICIONES, COMPLEJIDAD DE LA MATERIA.
I) El Traslado parcial.
Esta escuela enseña y afirma, que en el arrebatamiento de la Iglesia abra parte de ella que se levantará y otra se quedara. A continuación voy a dar razones para descartar esta escuela considerándola falsa en la rama de la Escatología.

Razones que niegan la credibilidad de esta escuela.

I) Niega la consumación de la salvación del cuerpo de Cristo.
Según los escritos del Apóstol Pablo, la Iglesia gozara de un arrebatamiento en núcleo como un organismo no dando lugar a parcialidades de ningún tipo. Cuando Cristo venga quienes se levanten en su búsqueda es la Iglesia, quien no participa de este acontecimiento nunca formo parte de la Iglesia.
El término Iglesia del griego es: “Ekklesia” Que indica: Un conglomerado de gente que fueron escogidos y que se congregan para un fin.
Jesús dijo: “… y sobre esta roca edificaré mi Iglesia;…” Mateo 16:18.
Gramaticalmente indica que tenemos la posibilidad de que hayan otras Iglesias que no son de la propiedad de Jesús.
En el arrebatamiento de la Iglesia solo se levantara los que formaron párate de la Iglesia de Jesús, los que no son Iglesia se quedaran. Por esta causa alegamos, que no hay la posibilidad de que haya gente que se quede en el traslado de la Iglesia formando parte de la misma.
Si el traslado es parcial, la salvación de la Iglesia se daría por parte negando así la consumación de ella, y estaría en total contraste a los escritos del Apóstol Pablo.
“He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria”. 1ª Corintios 15:51.54.
“Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”. 1ª Tesalonicenses 4:13.17.
Si analizamos el escrito del Apóstol Pablo en la primera carta a los Corintios en su capítulo quince donde dice: “…no todos dormiremos; pero todos seremos transformados…a la final trompeta;…los muertos serán resucitados incorruptible, y nosotros seremos transformado…”
El término “Todos” para hacer referencia a los que duerme y a los que viven que formaran parte del arrebatamiento, no da lugar ni da la posibilidad de que algunos de ellos se queden, y dejen de participar de dicho acontecimiento. Todo, tanto los que duermen y los que viven se levantaran con el Señor ninguno se quedara, por tanto la consumación de la salvación de la Iglesia no será parcial, será completa.
La salvación del hombre es integral y en parte progresiva. El hombre fue salvo, está siendo salvo, y será salvo. En el espíritu fue salvo, en el alma está siendo salvo, y en el cuerpo será salvo en el traslado de la Iglesia.
“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos” Romano 13:11.
“Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho”. Isaías 25:8
II) Niegan la Unidad del cuerpo de Cristo.

El traslado parcial, rompe con el principio de unidad desde el punto de vista posicional, quebrantando el sentido, la relación y las posiciones que le da Cristo a la Iglesia en relación a Él. Para el conjunto de la Deidad somos:
a) Un cuerpo:
“Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros” Romano 12:4.5.
“Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu” 1ª Corintio 12:12.13.
“Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular”. 1ª Corintio 12:27.
“Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo,…” Efesios 4:3.4.
“Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo,…” Efesios 5:23
“y él es la cabeza del cuerpo que es la Iglesia,…” Colosenses 1:18.
b) Un pueblo:
“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios” 1ª Pedro 2:9.
“Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo…”, Apocalipsis 21:3.
c) Una Iglesia:
“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia;…” Mateo 16:18
“Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia…” Efesios 5:23.
“Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la Iglesia del Dios viviente,…” 1ª Timoteo 3:15.
c) Una Casa:
“Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la Iglesia del Dios viviente,…” 1ª Timoteo 3:15.
d) Una Nación:
“Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, 1ª Pedro 2:9.
e) Un Sacerdocio:

“Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio,…” 1ª Pedro 2:9.
f) Un Pueblo:
“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” 1ª Corintio 3:16.
“en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” Efesio 2:21.
g) Una Morada:
“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” 1ª Corintio 3:16.
“…en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” Efesio 2:21.
“h) Un Templo:
“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? “ 1ª Corintio 3:16.
“En quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;...” Efesio 2:21.
Si el traslado de la Iglesia se da en parcialidad, perdería la Iglesia su relación con Cristo y dejaría de ser: Un cuerpo, un pueblo, una casa, una morada, una nación, un sacerdocio, un templo; y esto quebrantaría el principio de unidad.
III) Somete a la iglesia al periodo de la Gran Tribulación.
Más adelante en el desarrollo del tema daremos detalles y descartaremos la posibilidad de que la Iglesia como cuerpo pasara por la gran tribulación.
VI) No hay Fundamento Bíblicos para Apoyar dicha teoría o posición ya que los textos que utilizan no tienen nada que ver con el tema.
a) Ejemplo: La parábola del trigo y la cizaña. Mateo 13:24; 13: 36.43.
En esta parábola se declara la selección que se hace entre buenos y malos, acontecimiento que no se ajusta a la posición y la condición que tiene la Iglesia por razón que continuación voy a dar.
>La parábola presenta dos clase de semilla, la buena que es el trigo en este caso son los hijos del Reino, y la mala que es la cizaña por lógica son los hijos del mal. Aplicando esto a la Iglesia no se ajusta a la verdad, ya que en la Iglesia como cuerpo no hay lugar para los malos. Que desde el punto de vista congregación hayan gentes filtradas no lo descartamos, pero estos no son parte de la Iglesia como cuerpo.

a) Ejemplo: La parábola de las 10 vírgenes. Mateo 25:1.31.
La parábola, es un tipo de alegoría presentada bajo la forma de una narración, relatando hechos naturales o acontecimientos con el objeto de ilustrar o declarar una o varias verdades importantes, es decir, es una narración construida para comunicar verdades de suma importancia y que el desarrollo de ella está adjudicada a su culturas.
Esta parábola se debe estudiar desde un sentido Oriental tomando en cuenta las culturas, las costumbres, los personajes tales como: El emisor, y receptor, y sobre todo su sentido histórico. Al considerar estos factores que son muy determinante para la interpretación de la parábola daremos algunas informaciones para mayor comprensión.

Esta historia depende de una costumbre judía que es muy diferente de las nuestras. Según algunos historiadores, cuando se casaba una pareja no se iban de luna de miel si no que se quedaban en casa. Durante una semana tenían la puerta abierta a los que quisieran visitar; los amigos los trataban con honor y hasta se dirigían a ellos como príncipe princesa. Era la semana más dichosa de la vida. A las celebraciones de esa semana estaban invitados sus amigos más íntimos. En esta parábola no tenemos ninguna historia imaginaria, sino un gajo de la vida en una aldea de Palestina.
Otros historiadores alegan, que las fiestas de las bodas se realizaban por las noches después de un día de baile. Las vírgenes dejan a la novia a quien han estado acompañando y salen con antorchas a recibir al esposo para escoltarlo hasta la residencia de la esposa que era el lugar donde se celebraban las bodas, y de allí, los escoltaban hasta la casa del esposo donde se celebraba las fiesta de las bodas, al no tener las lámparas encendidas no podían participar del escoltado y por esa causa eran excluidas de las fiestas de las bodas.

Como tantas parábolas de Jesús, esta tiene un sentido inmediato y local, y también un sentido más amplio y universal. En su significado inmediato iba dirigida a los judíos como pueblo elegido por Dios. Por lo tanto, las diez vírgenes representan en un cuadro parabólico al juicio a la que va ser sometida la nación de Israel para determinar quiénes son el remanente que va a reinar con Cristo en el milenio.
Lo otro es, que no se le debe buscar sentido espiritual a todos los elementos que componen la parábola, ya que cada uno de ellos está basado a la necesidad que arrojo una determinación y que por la cual se dieron circunstancia que abrieron condiciones en la cual se desarrollaron los hechos.
Por lo consiguiente ninguno de los elementos de la parábola tiene un sentido espiritual. Pasemos a estudiar los elementos de la parábola para mayor comprensión.
> El aceite: En algunas ocasiones se le dio uso como un combustible para el encendido de lámparas. Éxodo 25:6. Levítico 24:2.
En el relato de la parábola, este fue el uso determinante que se le dio al aceite, su función era el del combustible de las lámparas para mantenerlas prendidas. Mateo 25:8. Lucas 12:35.
Es un horror y error de interpretación Bíblica, alegar que el aceite de las lámparas de las vírgenes era o es tipo del Espíritu Santo. En un supuesto que esto sea posible, entonces el Espíritu Santo se pué comprar con dinero ya que esto es lo que la parábola demuestra.
“Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar,…” Mateos 25:8.10.
Si lo narrado por Jesús en la parábola da la posibilidad de que el aceite es tipo del Espíritu y que en el caso se podía comprar, esto estaría en contraste con la fuerte reprensión y enseñanza que le diera el Apóstol Pedro a Simón el mago al tratar de comprar el Don del Espíritu que se movía en la vida de los discípulos.
“Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero” Hechos 8:18.20.
Los que enseñan que el aceite de las lámparas de las vírgenes narrado en la parábola es el Espíritu Santo, en forma intelectual están cayendo en el mismo terreno de Simón el mago como el actor de los hechos, aunque por ignorancia lo hacen pero por igual son culpables.
Por otro lado nunca en la teología afirma que el aceite es tipo del Espíritu. En el Antiguo Pacto se usaba el aceite de oliva para el acto de la unción pero ese aceite no representaba ni era tipo del Espíritu Santo.
Este aceite etimológicamente se le llamaba el ungüento, que paso a llamarse en el aspecto vulgar “El aceite de la unción del Santo”.
Éste era el aceite de oliva mezclado con especies aromáticas, y solo lo podía preparar era el sumo Sacerdote.
El acto de tomar este aceite y derramarlo sobre alguien o algo recibía el nombre de “Unción”. Es decir, la Unción en la dispensación de la ley era un ceremonial.
Cabe destacar que sobre la persona a la que se derramaba el aceite se le llamaba el ungido, y sobre éste venía el Espíritu Santo en una misión a respaldarlo con poder.
Observe que el aceite es el elemento que se usa para ungir, y el Espíritu Santo es la persona que venía con el poder a respaldar al ungido. Según el libro de Éxodo el aceite no era tipo del Espíritu; el aceite era el elemento que se utilizaba para ungir, y el Espíritu es la persona que venía sobre quien era ungido. Éxodo 30:22.33.
En un supuesto negado que el aceite sea tipo del Espíritu, ¿por qué seguir usando aceite cuando tenemos en nosotros el antetipo que le da cumplimiento al tipo?

Cuando lo verdadero se manifiesta, el tipo pierde fuerza y vigencia. Es una ofensa en contra del Espíritu Santo el que estemos utilizando un elemento como el aceite y no le demos el lugar que le corresponde. Es como si aún utilizáramos sacrificios de cordero para honrar a Jesucristo.
El número diez: Este número no tiene ningún sentido ni aplicación en lo exegético. Por razones que se desconocen el cortejo era compuesto por el número de diez, actos que se hizo una tradición.
El término virgen: Este término indica que las damas encargadas de preparar a la esposa para su encuentro con los invitados junto con su esposo eran solteras sin desposamiento, y a su vez representaban la fidelidad y la honorabilidad de la desposada que pasa hacer la esposa en total castidad. Por lo consiguiente, las damas de honor eran invitadas a las fiestas de las bodas no a las bodas.
Razones que descartan por completo la posibilidad de que las diez vírgenes represente o sean tipo de la Iglesia.
> Las vírgenes no pueden ser la Iglesia ya que en el arrebatamiento solo un grupo ira al encuentro del Señor que son los creyentes, en la parábola se registra que ambos grupo sale al encuentro del Señor. (Mateo 25:11) En el arrebatamiento de la Iglesia no abra lugar para selección.
> Cuando el Señor venga del cielo para las fiestas de las bodas con el parentesco de esposo, por lógica que viene con su esposa, por lo tanto los que esperan en la tierra en el caso de las vírgenes no puede ser la esposa.
> Si analizamos el comienzo de la parábola de las diez vírgenes, podemos notar que dicha parábola esta contextuada con el pensamiento que se viene desarrollando en el capitulo veinticuatro de Mateo que no tiene nada que ver con la Iglesia. El término “Entonces” que está en el comienzo nos afirma lo antes dicho, que a su vez es corroborado por el término “Cuando hubo acabado Jesús todas estas palabras” que aparece al comienzo de Mateos veintiséis. Más adelante enseñaremos con mayor precisión.
> El término “El llorar y crujir de dientes” que aparece al final de la parábola, solo es utilizado en el lenguaje escatológico en todo su contexto para ser referencia a Israel en la culminación del juicio, y en este caso no es la excepción.
El término “El llorar y crujir de dientes…” es una expresión que demarca el estado de lamentación en la que caerán las naciones por causa de no haber sido aceptados para entrar en el Reino Milenial después de haber pasado por el juicios, dicha expresión, en el lenguaje Bíblico Escatológico nunca se utilizo para referirse a la Iglesia.
A continuación voy a transcribir algunos pasajes que utiliza la escuela del traslado parcial para afirmar sus enseñanzas, pasajes que no tienen nada que ver con el asunto.
a) “Porque muchos son los llamados, más pocos los escogidos” Mateo 22:14.
Cuando analizamos esta parábola en su lenguaje culturalmente, en paralelismo con Lucas 14:15.24. Tiene y encierra el mismo mensaje de la parábola de las diez vírgenes. Se utilizan expresiones en común tales como: Reino de los Cielos, bodas, fiestas de bodas, echadle en las tinieblas de afuera, llorar y crujir de dientes. Y para complementar, hay excluidos que no participaron de las bodas, en común al caso de las cinco vírgenes insensatas que tampoco participaron de las fiestas de las bodas.

El término “Muchos son los llamados más pocos los escogidos” en el lenguaje escatológico según el pensamiento del emisor, los “Muchos” que vienen siendo los llamados está haciendo referencia a los gentiles que atendieron la predicación del Evangelio del Reino aceptando a Jesús como el Rey; y los “Pocos” que son los convidados son los Judíos que rechazaron dicha predicación.
En el sentido simplificado lo que Jesús quiso decir fue: “En comparación a los que escogí que fue una nación, son muchos los que llame que son todas las naciones”
Debemos descartar por competo que este pasaje está haciendo alusión al arrebatamiento de la Iglesia.
En un supuesto negado que esta parábola este haciendo referencia al rechazo que los judíos le hicieran en el presente a la predicación de las buenas nuevas que Jesús venia predicando, y que dicha predicación se extendió a los gentiles, no da pie para tomar este pasaje para adjudicárselo al arrebatamiento de la Iglesia.
“Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo: El Reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo; y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir. Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas. Más ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios; y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron. Al oírlo el rey, se enojó;… Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados. Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Más él enmudeció. Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos” Mateo 22:1.14.

b) “…el uno será tomado y el otro será dejado” Mateo 24:40.41.
Estas expresiones que están en ilación con el discurso que Jesús viene desarrollando. Si tomamos en cuenta dichas expresiones están en ilación según el término “Entonces” en forma inmediata a la narración que Jesús da refiriéndose al caso que se dio en los tiempos de Noé. En tal acontecimiento hubo gente que por rechazar el anuncio de Noé fueron dejados fuera del arca para el juicio, y los que atendieron al llamado fueron tomados y preservados dentro del arca.
Si seguimos la ilación del pensamiento del emisor nos daremos cuenta que el que es dejado lo es para el juicio, y el que es tomado lo es para que reine con Cristo en el milenio, que el tomar tiene que ver con la elección que harán los Ángeles con los escogidos.
“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.
Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor”. Mateo 24:36.42.
A demás de esto, estas expresiones aparecen en el discurso dado por Jesús registrado en el capitulo veinticuatro de Mateo, que dicho discurso en lo absoluto no tiene nada que ver con la Iglesia.


c) “Porque donde quiera que estuviere el cuerpo muerto, allí estarán las águilas”

Estas son expresiones que se han utilizado para hacer referencia al encuentro de la Iglesia con su Señor en el momento del arrebatamiento. Termino que en sentido topológico pierde toda veracidad ya que no se puede comparar a Cristo con un cuerpo muerto.
Muchos han interpretado a las águilas como la Iglesia, y el cuerpo muerto como a Cristo que viene a su encuentro, las dos aplicaciones pierden fuerzas en el sentido simbólico.
La vedad del caso es, que el cuerpo muerto representa la corrupción y la condición de pecada en la que estarán las naciones en el momento de la venida del Señor, y las águilas (Buitres) representa el juicio que ha de venir en Jesús como juez, a las naciones por la codician de pecado.
“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas” Mateo 24:27.28.

E-mail: josebriceno77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 20B5C07F.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

lunes, 18 de julio de 2011

SANTIDAD DEL ALMA # 6

MINISTERIO DE LA ENSEÑANZA Y LA EVANGELIZACIÓN
“JESÚS SOBERANO SEÑOR”
ESCUELA DE FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN TEOLÓGICA
SANTIDAD DEL ALMA # 6
La obediencia viene como producto de tener dominio propio, por causa de tener una voluntad quebrantada. El dominio propio nos conduce a ser administradores de nuestro propio ser. Administrar es el arte de: Gobernar, dirigir, gerencial, cuidar.
Que un ser tenga dominio propio es la virtud más grande que tiene para dominar y administrar las demás cosas. En Génesis 2:15.17, aparece este principio. Después que Dios le confió al hombre la administración del huerto y las propiedades que había en éste, les dijo encarecidamente que guardarán su vida, de esto dependía la administración del Edén.
El término “Dominio propio” viene del Griego “Enkrateia”, que tiene que ver con la fuerza de voluntad.
Tener “Dominio propio” se conoce como el poder controlador de la voluntad bajo las operaciones del Espíritu Santo (Hechos. 24:25).
El “Dominio Propio”: Está en someterse a la voluntad de Dios a favor de sus demandas que están reveladas en su Palabra (2ª Pedro 1: 3.9).

El “Dominio Propio”: Tiene que ver con el sometimiento del carácter y de los deseos carnales. Es el nivel de disciplina que tiene la persona para evitar que la vida se desmorone; tiene que ver con uno que se retiene por dentro (Tito 1:8); es tener cuidado de uno mismo (1ª Timoteo 4:16).
“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo”. (Tito 1:5.8)
“Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo…”. (1ª Timoteo 4:11.16)
El “Dominio Propio”: Es La fuerza de la voluntad que tiene un ser para tomar decisiones sabias y dar pasos firmes y concretos. Si no tenemos dominio sobre nuestra propia vida, y no sabemos administrarnos a nosotros mismos, nunca podremos administrar los recursos de Dios.
Nunca olvides que somos nosotros los llamados a renunciar a los deseos carnales, Dios no lo va hacer por nosotros. Nunca le pidas a Dios que te quite lo que tú tienes que dejar, ten dominio propio sobre ti mismo, y serás un triunfador en la vida. Según el Apóstol Pablo:
> Somos nosotros los que tenemos que cambiar nuestra manera de vivir: “despojaos del viejo hombre...” (Efesios 4:22) Dios no lo va hacer por nosotros.
>Somos nosotros que debemos tomar la decisión de quitar toda: “…amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia” (Efesios 4:31). Dios no lo va hacer por nosotros.
>Somos nosotros los que tenemos que vivir en el Espíritu: “…andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.” (Galatas5:16). Dios no lo va hacer por nosotros.
>Somos nosotros quienes tenemos que considerarnos muertos al pecado: “Así también vosotros consideraos muertos al pecado...” (Romanos 6:11). Dios no lo va hacer por nosotros.
>Somos nosotros los que no debemos dejar que el pecado reine en nosotros: “No reine, pues el pecado en vuestros cuerpos mortales...” (Romanos 6:12). Dios no lo va hacer por nosotros.
> Somos nosotros los que no debemos presentar nuestro cuerpo como instrumento al pecado. “Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado...” (Romanos 6:13) .Dios no lo va hacer por nosotros.
Reitero: La obediencia viene como producto de tener dominio propio, por causa de tener una voluntad quebrantada.
Emociones.
El estado anímico de los hombres se encuentra en las emociones, las cuales se activan a través de los sentidos físicos, las ideas y los recuerdos.
Las emociones: emoción es el estado afectivo que transforma de un modo momentáneo, pero brusco, el equilibrio de la estructura psicofísica del individuo según la información que perciben los sentidos.
Las emociones: Son fenómenos psicofisiológicos que representan modos eficaces de adaptación a ciertos cambios de las demandas ambientales.
Las emociones: Son todos aquellos sentimientos que se producen dentro del individuo, y como una energía son capaces de transformar, impulsar, o influenciar la vida de éste. Las emociones se exteriorizan en la vida de un ser a través de lo que se conoce como sentimientos.
Los sentimientos: Son el resultado de una emoción a través de la cual el consciente tiene acceso al estado anímico propio del individuo.
Hay sentimientos positivos y sentimientos negativos. Pasemos a identificarlos.
Sentimientos positivos: Amor, apego, gozo, paz, paciencia, dominio propio, piedad, benignidad, bondad, fe, templanza, mansedumbre, benevolencia, cordialidad, entre otros.
Sentimientos negativos: Odio, rabia, celo, ira, rencor, egoísmo, venganza, envidia, decepción, desánimo, defraudación, frustración, depresión, opresión, desconsuelo, desespero, heridas, ansiedad, angustia, tristeza, temor, condenación, culpabilidad, traición, entre otros.
De todas estas características, un hombre puede tener dominio propio, hasta el punto de que no lo afecten. Dios no quiere que dejes de tener sentimientos, pero si quiere que no dependas de las emociones.
Las emociones son buenas cuando las canalizamos a través de la Palabra. Un creyente no debe depender en lo absoluto de lo que oye, huele, ve, gusta o sienta. Si la información que te dan los sentidos físicos no está en línea con la Palabra, deséchala. Por eso un creyente nunca podrá alinear sus emociones a la Palabra si primero no tiene una mente renovada y una voluntad quebrantada.
¿PODRÁ UN CREYENTE MANTENERSE EN SANTIDAD?
Tome en cuenta que todas las demandas de Dios son hechos cumplidos en Él y posibles para el hombre, por lo que Dios nunca podrá demandar algo de ti que no puedas alcanzar.
Nuestra condición antes de conocer a Cristo, nos llevaba a tener una relación con Satanás, y esta relación estaba representada en el parentesco que teníamos con él, es decir, éramos sus hijos ya que en nosotros estaba su naturaleza (muerte eterna), producto de la simiente de pecado que había en nosotros. Esto nos demuestra que dichas razones eran las que nos hacían pecar.
Si nuestra condición es ahora totalmente diferente, porque somos hijos de Dios, tenemos su justicia, tenemos su vida, preguntémonos: ¿Qué es entonces lo que nos conduce al pecado?
Desde el punto de vista bíblico, podemos demostrar que Dios nos ha dado recursos para resistir la tentación que nos conduce al pecado, para así estar en total Santidad. A menudo existe una serie de excusas que dan las personas que caen en pecado y que por dichas excusas quieren callar a la conciencia y se abstienen de luchar en contra de dicho pecado.
En una ocasión, un joven salmista de nuestra iglesia cometió un acto de fornicación; en la conversación que sostuvimos, le realicé la siguiente pregunta: ¿Cuáles fueron las causas que te hicieron ejecutar ese pecado? Y el joven dio una respuesta compuesta por cuatro elementos, que vienen siendo las excusas a las que me refiero. Dichas respuestas son:
a) Somos pecadores.
b) Somos humanos.
c) No pude con la tentación.
d) Sentí que Dios me dejó solo.
Éstas son las respuestas más comunes que dan las personas que han pasado por una situación semejante. Argumentos que son debatidos y que no tienen peso como para no luchar en contra del pecado. Veamos el desglose de cada uno de las respuestas que dio el joven.
>En cuanto a que somos pecadores: En ninguna parte de la Biblia aparece la afirmación de que somos pecadores, dice que somos la justicia de Dios en Cristo Jesús. La posición que nos da la Biblia es la de justos, no de pecadores. Pecadores son aquellos que no han nacido de nuevo. Nosotros no somos pecadores, nosotros pecamos, que son dos cosas muy diferentes. Pablo dijo que ya el pecado no se enseñoreará más de nosotros (Romanos 6:14).
Debemos estar bien claros en estos términos. Aquellos cuya condición es pecadora, pecan. A aquellos que estamos en la condición de justos, el pecar no nos hace pecadores; es decir, los únicos que se ensucian son aquellos que están limpios, ya que los sucios siempre están sucios.
En cuanto a nuestra condición humana: Veamos lo que registra la carta de los Hebreos 4:15: En este pasaje podemos observar que Jesús siendo tan humano como nosotros, resistió toda tentación y fue hallado sin pecado.
No podemos aferrarnos a nuestra condición humana como una excusa para pecar, la mayor evidencia y el mejor ejemplo que tenemos para resistir la tentación, en nuestra condición humana, es precisamente la que nos dio Jesús, al resistir la tentación estando en nuestra misma condición.
Decir que el pecado tiene poder sobre nosotros por nuestra condición humana, aún después de estar regenerados, es atribuirle más poder al pecado que a la capacidad en la cual fuimos creados para que nos enseñoreásemos de todas las cosas, incluyendo el pecado. Si entendemos esto, podemos decir entonces que la debilidad para pecar no está en la condición humana.
La otra prueba contundente es que Satanás y las criaturas celestiales que pecaron, no tenían condición humana en ninguna manera e igualmente pecaron.
> En cuanto al no poder con la tentación: 1ª Corintios 10:13 dice que Dios no dejará que tú seas tentado más de lo que puedas resistir, esto indica, que si mil tentaciones vienen a diario, mil tú puedes resistir. Satanás, como tentador, tiene límites en la tentación; no te puede tentar más de lo que tú puedas resistir.
>En cuanto al abandono de Dios en el momento de la tentación: En 1ª Corintios 10:13, el Apóstol Pablo es muy claro en el asunto al decir que Dios nos da la salida en el mismo momento que estamos siendo tentados por Satanás. En este caso, tenemos el auxilio y los recursos de Dios para salir ilesos de la tentación.
Todas estas observaciones indican que la condición de un creyente sumergido en el pecado se da por la falta de formación en el alma, que es un incidente progresivo y, en la mayoría de los casos, paulatino. Dicho incidente tiene que ver con:
> Renovación de la mente
> Quebrantamiento de la voluntad.
>Canalización de las emociones.
El deseo y la disposición de querer ser santo para agradar y honrar a Dios son factores determinantes que no nos dejaran claudicar hacia dicha meta, si esto falta (deseo y disposición) no seguiremos en la lucha. Creer que la santidad es inalcanzable es una gran tentación en contra del objetivo, es una mentira interna llena de escapismo que nos conducirá a resignarnos a la vida de pecado. Si podemos ser santos porque Dios da la gracia y los medios para tal fin, Dios no falla. Muchos han sido los grandes pecadores que llegaron a ser santos, pero en medio de sus tropiezos se levantaron, y erguidos pusieron su mirada en aquel que es pura santidad, y vencieron y pasaron hacer hombres grandes en la historia de la Iglesia. Nunca nos desanimemos ni nos resignemos al pecado, nunca olvides aquel que dijo: “Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse;…”(Proverbios 24:16.) Que fue el mismo el que dijo: “…y si tu hermano siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale “(Lucas 17:4) “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? 22Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mateo 18:22)
Este es el carácter de Dios, perdonarnos el pecado no importando las veces que lo hagamos, y el tipo de pecado que cometamos. Aunque los daños que se den por el pecado en algunas veces son irreversibles, el perdón lo tenemos seguro. Dios no acumula pecado.

En conclusión, toda nuestra alma tiene que ser santificada por Dios para conducirnos en Santidad. Antes nosotros pecábamos porque la simiente del mal -que es el estado de pecado que estaba en nosotros-, la muerte espiritual, era nuestra naturaleza; por ley éramos hijos del diablo. En nuestro caso la condición es diferente: en nosotros no está el pecado, está la justicia; no está la muerte, está la vida; no somos hijo del diablo, sino de Dios. Entonces mi pregunta es ¿Por qué pecamos?
La respuesta es: por no tener un alma santificada. Por eso es necesario que Dios pueda renovar la mente, quebrantar la voluntad y tomar las emociones del hombre, para llevarlo a la Santidad.
No olvidemos que la Santidad en el Espíritu es instantánea, en el alma y en el cuerpo es progresiva, y en parte depende de nosotros.
E-mail: josebriceno77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 20B5C07F.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

miércoles, 6 de julio de 2011

SANTIDAD DEL ALMA # 5

SANTIDAD DEL ALMA # 5



La voluntad
La voluntad es la facultad y la capacidad de decisión para determinar una acción. Debemos tomar en cuenta que el hombre está en posesión de una voluntad libre. Esto significa que es soberano y tiene una voluntad soberana: no puede forzársele a hacer lo que él desaprueba e imponerle algo a lo que se opone.
La voluntad libre significa que el hombre puede escoger lo que quiera, no es un juguete mecánico que otros hacen funcionar. Es responsable de todas sus acciones.
La voluntad controla desde lo profundo del ser todas las cosas del interior y exterior de él, no es gobernado automáticamente por una fuerza exterior, sino que alberga un principio dentro del cual se determinan sus actos.
Éste era el estado del hombre cuando fue creado por Dios. El hombre que formó el Creador, no era algo mecánico, Dios lo hizo un ente moral libre, con facultad de elegir y decidir; podemos recordar que Dios le dijo al hombre:
“de todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás: porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”. (Génesis. 2:16.17)
De la forma que Dios se lo ordenó fue libre, respetando el albedrío del hombre, sólo lo persuadió, y le hizo una advertencia, pero no lo obligó.
Adán tuvo la oportunidad de escuchar y no comer del fruto del árbol prohibido, pero no quiso escuchar y comió, y ni aún Dios pudo impedírselo. Esto es la voluntad libre o libre albedrío.
Dios pone la responsabilidad de comer o no en el hombre, para que él decida en conformidad con su voluntad, sin ningún obstáculo. Dios no creó un Adán que fuera incapaz de pecar ni rebelarse, puesto que de haberlo hecho el hombre sería una pieza mecánica. Dios le advirtió, le prohibió y le mandó; sin embargo, la responsabilidad de escuchar o no se hallaba en el hombre.
Dios a causa de su justicia no quería forzar al hombre a hacer lo que éste no quería hacer. Para que el hombre obedeciera a Dios, se requería la voluntad de hacerlo, puesto que Dios nunca obliga. Él podía emplear varios medios para hacer que el hombre cediera, pero es la ética de Dios dejar que el hombre determine y haga su propia elección, porque de todo eso le tendrá que dar cuentas.
La voluntad es tan determinante en la vida de un hombre, que la Biblia dice que Jesús tuvo que aprender la obediencia, cediendo su voluntad.
“…Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia”. (Hebreos.5:8)
Debemos tomar en cuenta que Jesús como Verbo sabía lo que era la obediencia, pero no sabía lo que era obedecer, eso fue lo que aprendió; y al experimentar la obediencia, entregó la voluntad (Mateo 26:39.42; Marcos 14:26; Lucas 22:42).
Obedecer es fácil cuando no se confronta la voluntad, cuando no se pone en riesgo el abandono de lo que más deseamos.
Los momentos más decisivos para Jesús -en cuanto obediencia- se dieron en el Getsemaní. En su más íntimo deseo estaba evitar la copa, que equivale al sufrimiento. Aunque la copa implicaba un sacrificio, era más importante ceder a Dios su voluntad y entrar en obediencia.
Por eso digo que el obedecer es fácil cuando no se corren riesgos, cuando no se tiene nada que perder, cuando no hay nada a lo cual renunciar. Qué difícil y duro es la obediencia que implica la entrega de la voluntad cuando se pierde todo para ganarlo a Él. Lo que debemos tomar en cuenta es que en el principio de Dios: cuando ganas pierdes, y cuando pierdes ganas.
Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque todo el quiera salvar su vida la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará”. (Mateo.16:25.24)
Observa que en lo físico y secular se gana ganando y se pierde perdiendo, en Dios cuando ganas pierdes y cuando pierdes ganas.
Para Abraham, no fue fácil la obediencia cuando Dios le demandó la entrega de su hijo; pero, Abraham por obediencia -cediendo a Dios su voluntad- entregó a su Hijo, dispuesto a perderlo (donde en sentido figurado lo había perdido), pero en respuesta a su obediencia, Dios se lo entregó.
“…Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir”. (Hebreo.11:17.19)
No olvides esta verdad: Nada de lo que perdamos por causa de Dios se le puede llamar perdida, todo es ganancia.
Llegarán momentos decisivos a tu vida donde Dios demandará obediencia, momentos dónde vas a entrar en conflicto, en los cuales tienes que desprender de tu alma lo que más amas y deseas, sean tus bienes, una posición, un ser amado.
Por esta razón, para entrar en obediencia se debe producir en nuestra voluntad lo que se conoce como el “quebrantamiento”.
Nadie puede entrar en obediencia si no se ha dado en su alma un quebrantamiento. El quebrantamiento produce la humillación; la humillación, la abnegación; la abnegación, la entrega de la voluntad; y cuando entregas la voluntad, entras en sumisión; la sumisión te lleva a la sujeción y la sujeción te conduce a la obediencia.
Componentes de la voluntad.
La voluntad se compone de: decisiones, intenciones, propósitos, gustos y deseos. Todos estos componentes deben pasar por un proceso que se llama quebrantamiento.
Según las Escrituras, el término “quebrantamiento” del griego es “Sunthalao”, que indica: Romper, aplastar, volver pedazos, es el acto de caer sobre una piedra.
“…Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará (Mateo.21:44; Lucas.20:18)
El término quebrantar según el pasaje, tiene que ver con la confrontación que viene de parte de Dios al conocer su demanda.
El desmenuzar, del griego “Likmao”, es el resultado que se da desde el punto de vista negativo por haber resistido al quebrantamiento.
Debemos entender que Dios no quebranta a nadie, Él te procesa para que tú des el cambio; somos nosotros los que tenemos que quebrantar la voluntad y entrar en obediencia.
En Filipenses 2:7-8, dice que Cristo se despojó y se humilló a sí mismo; el quebrantamiento vino de Él, por causa de las condiciones que recibió de Dios. En nosotros debe haber el mismo sentir, no le pidas a Dios que haga lo que tú tienes que hacer, ni que te quite lo que tú tienes que dejar; el quebrantamiento debe nacer y relucir en nosotros.
El quebrantamiento y lo que se relacione a ello.
El quebrantamiento es una de las etapas más difíciles del ser humano, porque está en proporción directa de la entrega de una voluntad que indica obediencia.
>El quebrantamiento produce una humillación; la humillación, una abnegación; la abnegación, la entrega de la voluntad; la entrega de la voluntad, la sumisión; la sumisión, la sujeción; y la sujeción, la obediencia.
¿Qué es quebrantamiento?
>Quebrantamiento: Es Dios quitando la autosuficiencia de los hombres para que éstos, a su vez comiencen a depender de Él.
El Dr. Kittin Silva Bermúdez en uno de sus libros dice: “Cuando el quebrantamiento de espíritu se activa en la vida del hombre, el mismo toca las fibras más profundas de su ser, neutralizando su potencial y su habilidad para librarlo de su autodependencia y autosuficiencia e impulsarlo a una mayor experiencia espiritual. Lo cierto es, que el inmenso poder del quebrantamiento de espíritu, cuando logra su efecto en una persona, es capaz de revolucionar y producir vida, aún en medio de huesos secos. No habrá promoción espiritual sin que haya un quebrantamiento. Ésta es una gran verdad que debe ser atesorada en el cofre de todo aquellos que son llamados por Dios; nunca olvides este principio que desciende de lo alto: Sólo los verdaderamente quebrantados ante Dios serán promovidos por Él”.
Quebrantamiento: Significa ser lo más pequeño ante un Dios Grande.
En una ocasión Kathryn Kuhlman, en una de sus oraciones, le expresó a Dios su total dependencia y esto la llevó al éxito. Le dijo: “Señor, los hombres nacen a menudo con grandes virtudes, unos nacen con oídos musicales para entonar y tocar, otros con una buena voz para cantar, otros con belleza para modelar, otros tienen inspiraciones para escribir y para pintar; en mi caso, yo nací sin nada, no soy nada y no tengo nada, si Tú crees que puedes hacer algo con la nada, entonces la nada te entrego”.
De la nada Dios hizo una de las más grandes evangelistas con un poder de sanidad y una pasión muy fuerte por el Espíritu Santo. La dependencia hacia Dios nos llevará a la grandeza, la independencia de Dios y la dependencia de nosotros mismos nos llevarán al fracaso.
Kathryn perdió todo de sí para hallar todo de Dios. En una ocasión refiriéndose a la persona del Espíritu Santo dijo: “No es un poco de Él y un poco de mí, no es mucho de Él y un poco de mí, es todo de Él y nada de mí”.
Esto es quebrantamiento, nuestra dependencia total de Él y una renuncia total de nosotros.
>Quebrantamiento: Es el acto de desmoronarte, segmentarte, desarmarte, inutilizarte, destruirte; para que todo tu ser pueda morir y Cristo pueda vivir en ti. (Gálatas 2:20)
Jesús dijo: “Si el grano de trigo cae en tierra y no muere no puede llevar frutos”. (Juan 12:24). Para llevar frutos hay que morir.
Proverbios dice: El corazón del necio está al lado izquierdo, pero el del sabio está al lado derecho”. Siempre me pregunté ¿por qué?.. Y entendí el significado del texto: Si te colocas la mano al lado izquierdo hay señal de vida, sientes los latidos del corazón, pero si te la pones al lado derecho no hay señal de vida indica que estás muerto… solamente con los muertos Dios puede trabajar. Morir al “yo” es negarse a sí mismo, es una entrega al que tiene Vida, es entregarse al que todo lo puede y esto es sabiduría. Morir es negarse para que Él crezca, morir es renunciar a la vida para que Él haga su vida en mí.
Jesús dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.” (Mateo 16:24)
Debes entender que el peor enemigo que tenemos para alcanzar el éxito somos nosotros mismos. De la única forma que podemos tener éxito en lo que Dios nos mandó hacer, es que hagamos exactamente lo que Él nos mandó hacer. Para lograr esto debemos morir al ego”. En una ocasión Dios me dijo: Yo quiero tu yo, pero sin tu ego”.
Esto es lo que Pablo entendió, expresó e hizo un estilo de vida cuando dijo: “Con Cristo estoy (estuve) juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más Cristo vive en mí”. (Gálatas 2:20)
>Quebrantamiento: Es la destrucción del egocentrismo, el yoismo, de tus planes, propósitos, metas, proyectos, ambiciones e incluso de tus propios esfuerzos.

En una ocasión le enseñaba a una hermana, de nombre Julia Tochon, una agenda totalmente copada con un año de adelanto, y ella al ver cómo me complacía al hacerlo me hizo una observación que me llevó a reflexionar, me dijo: En su agenda no hay lugar para Dios”.
A veces nos ocupamos más de nuestras proyecciones que de proyectar a Dios, nos interesan más nuestros planes, proyectos, metas, propósitos, ambiciones, sin importar cuál sea la Voluntad y los deseos de Dios.
En una ocasión, en mis oraciones le pedía a Dios que me dijera qué tenía que hacer para que Él lograra hacer Su Voluntad en mí, y Él me contestó: “José hay una sola cosa que por años siempre he querido que hagas para poder desarrollar mi propósito en ti”. Le contesté: dímela Señor, y Él me respondió: Quítate del medio, estás atravesado en el medio y no me dejas trabajar”.
A veces hacemos nuestros propios proyectos, y luego vamos y se los presentamos a Dios en oración para que los apruebe, y debería ser todo lo contrario. Es Dios quien nos debe presentar Su Voluntad y nosotros la asumimos en obediencia. No soy yo en Él, es Él en mí, es lo que Dios quiere que entendamos.
Dios tiene que hacernos entender que somos vasos e instrumentos, canales por donde Él lleva a cabo su obra.
Dios me dijo en una ocasión: “Lo más grande que puedes hacer para mí es hacer exactamente lo que Yo te mandó a hacer, porque lo grande no está en hacer, sino en obedecer”.
En 1º Samuel 15:22.23 dice: “Que se agrada Jehová más de la obediencia que de los muchos sacrificios y el que se le preste atención a su palabra que la grosura de muchos carneros”.
El quebrantamiento es tan importante para que se produzca una obediencia como producto de la entrega de una voluntad, que podemos estar haciendo la obra de Dios y desagradar a Dios, porque lo que a Dios le agrada no es que hagamos su obra, sino su voluntad.
La mejor de nuestras motivaciones y acciones nunca podrán sustituir nuestra obediencia a la voluntad de Dios. Para Dios no cuenta lo que hagamos de nuestra propia voluntad, sino que hagamos lo que Él nos mandó hacer, porque en esto está incluida la entrega de la voluntad.
Ronald Chor en una ocasión en sus oraciones le expresaba a Dios: “Señor yo quisiera tener algo que nunca haya sido tuyo para entregártelo y poder decir que algo te di; todo lo que te doy es producto de tus manos, Tú hiciste la materia prima de todas las cosas, todo procede de ti”, y escuchó cuando Dios le dijo: “Ronald hay una sola cosa que no es mía, que es de tu propiedad, yo te la entregue en el Huerto del Edén y que viene siendo mía cuando tú me la das”. Ronald le preguntó: ¿Qué es Señor?  Y Él le dijo: “tu voluntad, Yo te hice con libre albedrío pero tú decides a quien le entregarás tu voluntad”.
La vida de obediencia es vivir dependiendo de Dios y esto es producto del quebrantamiento.
El éxito en la vida de Jesús es que vivió su vida totalmente quebrantada ante la presencia de Dios en total obediencia. En Filipenses 2:8 dice que Jesús fue obediente hasta la muerte. En Hebreos 5:8 dice que Jesús a causa de sus padecimientos aprendió de la obediencia.
Reitero que Jesús como Verbo sabía lo que era la obediencia, pero no sabía lo que implicada obedecer. Él tuvo que aprender a obedecer. Jesús era un ser humano con una voluntad propia, Él podía obedecer o desobedecer, pero eligió la obediencia.
Si analizamos la condición de Jesús en el Getsemaní, Él le presentó sus deseos a su Padre, que indica su Voluntad, pero en total sometimiento. Él dijo: Padre mío, si es posible pasa de mí esta copa”. En estas expresiones podemos ver el deseo de Jesús, pero seguidamente vemos expresadas el sometimiento cuando dijo: Pero no sea como yo quiera, sino como tú quieras”.
Jesús tenía una voluntad propia distinta a la del Padre, la cual sometió y cedió a la voluntad de Su Padre para estar en obediencia, pero Él podía haber desobedecido.
El quebrantamiento es tan importante que de él depende la humildad para entrar en obediencia, mientas que el orgullo mal canalizado te conduce a la altivez y caes en rebeldía.
El éxito en la vida de Moisés estuvo en su total dependencia y obediencia a Dios. En Éxodo 4:4, vemos el deseo de Dios de que dependamos totalmente de Él; el simple hecho de que Dios le haya dicho a Moisés que tomara la serpiente por la cola, es una forma de decirle a Moisés que dependiera de Él; y lo más grande del caso fue que Moisés aceptó la proposición y tomó la serpiente por la cola cuando se debe tomar por la cabeza.
Debemos entender que la obra de Dios sólo la puede llevar a cabo Dios, por esta causa afirmamos que el Ministerio es un desafío.
Un desafío es el llamado que Dios nos hace para lograr hacer lo imposible. No vas a lograr nada de lo que Dios te llame a hacer sin la ayuda de Él; por esta causa debemos vivir totalmente quebrantados y entregados a Su Voluntad, en total dependencia a Él. Si la obra de Dios se puede llevar a cabo sin la intervención de Dios, entonces Dios está demás en el Ministerio.
Debemos entender que yo hago lo que puedo hacer en lo que Él me mando a hacer, y dejo que Él haga lo que humanamente no puedo hacer. Nuestra mejor decisión ante Dios, de hacer o no hacer, depende de un quebrantamiento. No te olvides que nosotros somos libres de tomar cualquier decisión, pero no somos libres de sus consecuencias.
>La vida de un hombre es como una moneda, sólo la puedes gastar una sola vez, debemos tener cuidado en qué la invertimos.
Tomar decisiones es como caminar en piso de vidrio con zapatos de plomo: con un mal paso, partimos el vidrio y no sabemos en donde vamos a caer. Debemos tener cuidado con nuestras determinaciones y con los pasos que damos.
>En Dios hay caminos que no tienen regreso. Con el tiempo y la voluntad de Dios no se juega.
>Hay errores que un hombre comete por causa de un pecado; y el error puede ser tan grave que Dios perdona el pecado pero el error no lo pasa por alto.
Por todas estas observaciones debemos ser sabios y prudentes en nuestras decisiones para no lamentarnos de los fracasos.
                                     E-mail: josebriceno77@hotmail.com /www.reformafm.net
                       Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
                             Conéctate por FACEBOOK /  http://maestrojosebriceno.blogspot.com
                                         Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/PIN: 20B5C07F.
                                                                  Venezuela-Maracaibo-Zulia