martes, 31 de diciembre de 2013

VIVIR EN FE ES HACER DE DIOS LA ÚNICA FUENTE DE PROVISIÓN, Y ESTO INDICA DARLE A DIOS EL PRIMER LUGAR.
Darle a Dios el primer lugar en nuestras vidas es la máxima expresión de fe que podamos tener ante Su presencia. En nuestra vida de fe, Dios debe ocupar el primer lugar.

En oportunidades acudimos a Dios cuando hemos agotado todos los recursos y no vemos resultados; y Él, por misericordia, nos atiende y nos auxilia.

Esto se dio en el caso de la mujer del flujo de sangre, que por ignorar y no conocer a Jesús, se desvió de la fuente y buscó otras opciones que le llevaron a gastar todo lo que tenía, al ver el fracaso, como última instancia, acudió a Jesús.

En nuestro caso es muy diferente, nosotros tenemos a Jesús, conocemos a Dios, somos templo del Espíritu Santo, entonces ¿por qué dejar a la Deidad en segundo lugar o como última opción?

“Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre, y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto. Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva. Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote”. (Marcos 5:25.29).

Debemos conocer claramente la diferencia que existe entre la fuente y el medio:

La Fuente es de donde proceden todos nuestros recursos, es lo que suple y cubre todas nuestras necesidades.

La Fuente es de donde emanan las cosas, es de donde se deriva todo lo creado, y de donde proviene toda la existencia. Es la misma sustancia.

La Fuente es lo absoluto, lo verdadero, lo que no cambia, no mengua, no falla, no se devalúa, lo inefable, lo ilimitado, es lo que se mantiene en sí mismo, es lo independiente y autosuficiente.

Si estas verdades las llevamos a nuestras creencias, nuestra fuente es, y debería ser, Dios. Nadie debe ocupar su lugar.

El Medio es el elemento o canal que Dios usa para bendecirnos, y que está sujeto a cambios. En naturaleza, es todo lo contrario a la fuente.

Jesús en una de sus enseñanzas ilustró y mantuvo esta verdad, exhortando y reprendiendo a sus discípulos acerca del afán y la ansiedad, porque con dichas acciones estaban negando en lo absoluto el que ellos estuvieran haciendo de Dios su única fuente.

El término “Afán” que aparece en el pasaje que a continuación vamos a estudiar, proviene del griego “Merimnao” que indica: ansioso, perturbado, congojado; que en su más amplio mensaje encierra: extremadamente preocupado.

“Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán…” (Mateo 6:25.34)

Debemos observar que el término: “Hombres de poca fe” que aparece en el pasaje, está antes y después del término “No os afanéis”, indicando la fuerte reprensión que Jesús hace a sus discípulos por el afán; y a su vez demostrando el contraste excesivo que hay entre la fe y el afán.

Lo otro que debemos tomar en cuenta es que lo expresado por Jesús cuando dijo: “Porque los gentiles buscan todas estas cosas”, está en total contraste a lo que un participante del Reino debería hacer. Toda persona aliada al Reino debería buscar primeramente los beneficios del Reino, y entender por fe, que todas las demás cosas le vendrán por añadidura, porque él es parte del Reino.

Otra observación es que el término “gentiles”, en su mayoría se utiliza en las Escrituras para hacer referencia a los paganos e incrédulos perversos, gente que estaba ajena al Reino, que no tenían relación con El, ni tienen su mentalidad en el Reino de Dios. El mensaje y la reprensión de Jesús está en que como miembros del Reino, no deberíamos dejarnos dominar por el afán, sino deberíamos en una actitud de fe ocuparnos del Reino.

Entre las inclinaciones más comunes que asedian a los seres humanos está el afán, que consiste en un estado de agitación y perturbación de la mente que no encuentra reposo y que se constituye en una fuente de todo tipo de duda, incredulidad y ansiedad.

En la interrogante que Jesús hizo cuando expresó: “¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestir?”, en escala de valores quiso dar a entender que todas las cosas que Dios creó, las hizo por causa del hombre, no hizo al hombre por causa de las cosas.

Dios no hizo Adán en un desierto y después le hizo la provisión. Dios hizo la provisión pensando en el hombre, indicando que para Dios el hombre es de mayor valor que las demás cosas creadas. El hombre es la corona de la creación.

Cuando nos centramos en esta verdad que está implícita en el mensaje de Jesús, no hay lugar para el afán. Entenderemos que por la fe, podemos descansar en el cuidado de Dios que es nuestra fuente. El Apóstol Pedro entendió esta verdad y lo dejó plasmado en las Escrituras cuando dijo: “Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros”. (1ª Pedro 5:7)

Pablo plasmo esta verdad en relación a la fe que produce paz en contraste a ansiedad.

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” Filipenses. 4:6.7.

El Rey David hizo de Dios su fuente. A pesar de que estaba en una dispensación diferente a la nuestra y en una posición espiritual caída, con toda seguridad, en una mentalidad de Reino, expresó: “Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan” (Salmo 37:25).

Aprendamos esta verdad y nunca renunciemos a ella: No le demos a Dios el segundo lugar, no lo tengamos como nuestra segunda opción. Él, como la fuente, debe ser nuestra única opción. El afán niega nuestra fe en Dios como nuestro proveedor.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

sábado, 28 de diciembre de 2013

Saludos. Quien escribe es el Maestro José Briceño, para informarles a los que me siguen por el Internet en sus diferentes canales, que estaré subiendo el seminario completo del ‘CONFLICTO ENTRE DOS REINOS’ de veintiuna horas en 21 C.D. queserán de bendición a la vida de quien la escuche con un espíritu enseñable.

Mi objetivo es sacar a un pueblo de la ignorancia de tantas mentiras que se vienen presentando en el seno de la iglesia. En nuestras congregaciones hay mucho satanismo, hechicería, brujería, poder trascendental, positivismo, metafísica, yoga, ciencia cristiana, catolicismo romano, regresiones, supuestas maldiciones ancestrales, entre otras cosas.

El objetivo de estos estudios, es sacar al pueblo de la ignorancia, y llevarlo a la verdad de Dios, ubicándolo y formándole el carácter, para que tenga una identidad, y pueda Dios cumplir su propósito en él para establecer su Reino.

NOTA: ESTE ES NUESTRO TERCER MENSAJE. Comparte este mensaje a todo el que puedas. ///Bendiciones///

https://www.youtube.com/watch?v=umUEfiTI8B4
LA FE Y EL TEMOR. 

El término temor del griego es: “Fobeo”, que se aplica al sentimiento que conduce a la cobardía, a la timidez, que es igual decir: falta de valor para enfrentar las cosas. El temor desde el punto de vista científico y teológico, tiende a llevar a la persona temerosa a otros campos relacionados con el temor.

Para mayor comprensión le voy a definir etimológicamente otros términos del griego que tienen relación con el temor.

Deilo: De donde se deriva “Tímido Cobarde”, tiene que ver con el sujeto que se deja dominar por el temor y está sumergido en él.

Ekfobos: Denota la intensidad del temor. Es donde éste ha tomado total control del sujeto.

Entromos: Tiene que ver con la manifestación física del temor, producto de su intensidad y su influencia. (Hechos 16:29. Hebreos 12:21).

Después de haber analizado el término “temor” en sus diferentes aplicaciones, debemos comprender que lo antónimo o contrario a la fe, no es la duda sino el temor. Por esta causa, una persona que viva en temores no puede andar en fe, porque el resultado del temor es la duda. Además de eso, el temor te neutraliza por completo, psicológicamente te deja estático.

El temor tiene tanto poder como la fe, pero en forma negativa; son dos poderes que mueven el mundo espiritual. La fe es lo que mueve a Dios, el temor mueve al diablo. Satanás sabe que nunca podrá hacer algo en contra de ti a menos que tú le des lugar a través del temor; como él sabe que Dios nunca podrá realizar en ti sus propósitos sino es a través de la fe, y ésta es la causa por la cual él trata de mantener al creyente en temores.

Cuando conceptualizamos los términos “Fe” y “Temor” nos damos cuenta que son dos polos opuestos y, por lo tanto, incompatibles. Quien vive en temores no puede moverse en fe, y donde hay fe no hay lugar para el temor.

La fe es: La certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

El temor es: La incertidumbre de lo que se espera y no se desea, la desconfianza de lo que no se ve.

Voy a dar ejemplos Bíblicos acerca del contraste que hay entre la fe y el temor.

a) Ejemplo: Según el testimonio del evangelio de Marcos, la noticia que le trajeron a Jairo acerca de la muerte de su hija produjo temor en él. Jesús, conociendo los principios de la fe, lo reprendió y le dijo: “No temas, cree solamente”. Con estas expresiones lo que Jesús le quiso decir a Jairo fue: “no le añadas a tu fe temor”

“Mientras él aún hablaba, vinieron de casa del principal de la sinagoga, diciendo: Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro? Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente”. (Marcos 5:35.36).

b) Ejemplo: El Evangelio de Mateo presenta un caso donde los discípulos estuvieron amedrentados a causa de la tempestad que se desató durante la travesía del mar. Según el relato, Jesús se dio cuenta que los Discípulos no tenían fe por causa del temor.

“Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero Él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe?...”. (Mateo 8:23.26)

c) Ejemplo: Según lo escrito en el Evangelio de Mateo, la duda entró en Pedro, producto del temor, al ver que se hundía, en medio de las olas producidas por el fuerte viento.

“Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?”. (Mateo 14:28.32).

Una de las cosas que te indica que en ti hay fe, es que nada de lo que te digan en contra de la Palabra te produce temor; es decir, si lo que te dicen en contra de la Palabra no te roba la paz, la confianza, y la seguridad es un indicativo de que en ti hay fe.

Smith Wigglesworth, el llamado apóstol de la fe dijo: “El temor mira la circunstancia, la fe pasa sobre ella”.

Don Gossette, el escritor del libro “Cómo vencer al Temor”, dijo que “darle lugar al temor es como darle lugar al diablo”, y agregó “el temor es un imán del diablo, es un cáncer espiritual, el temor es una fortaleza satánica que no le da cabida a las palabras de Dios”.

1ª Juan 4:18 dice: “Que el temor lleva en sí castigo”

El temor trae sus consecuencias. Todo lo que le sobrevino a Job fue producto de sus temores, el texto dice: “Porque el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que yo temía. No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado; no obstante, me vino turbación”. (Job 3:25.26)

Salomón en sus escritos corrobora lo antes dicho. El texto dice: “El temor del hombre pondrá lazo. Más el que confía en Jehová será exaltado”. (Proverbios 29:25)

La única respuesta que tenemos como creyentes para combatir el temor, es la fe. Alguien dijo: “El temor tocó a mi puerta, la fe le contestó, pero nadie respondió”.

El temor produce consecuencias en la vida de sus víctimas, que incluso pueden conducir hasta la muerte. El temor produce inseguridad; la inseguridad, desconfianza; la desconfianza, incertidumbre; la incertidumbre, duda; la duda, preocupación; la preocupación, afán; el afán, la ansiedad; la ansiedad, el desasosiego; el desasosiego, inestabilidad; la inestabilidad, tensiones nerviosas; las tensiones nerviosas, depresión; la depresión, problemas cardiacos, problemas estomacales, tales como úlceras, gastritis y, finalmente, la muerte.

La fe produce: gozo, paz, confianza, seguridad, estabilidad, prosperidad, salud, vida. La fe es un reposar o descansar en Dios.


¿QUÉ PRODUCE TEMOR EN EL CREYENTE Y NO LO DEJA VIVIR EN PAZ?

Se ha demostrado psicológicamente que lo que produce el temor en una persona es la falta de confianza y seguridad que se tenga en uno mismo o en quien nos estemos apoyando (puede ser en algo o en alguien).

En cuanto al creyente:

Cuando un creyente tiene temor de algo o alguien es porque no tiene confianza y seguridad en él mismo y en lo que se está apoyando, en este caso, en Dios y en su Palabra.

Según la Palabra de Dios, cuando un creyente deposita toda su confianza en Él y se siente seguro de lo que él es en Dios, no hay lugar para el temor y reina la paz.

> Isaías 23:4: “No temas porque yo estoy contigo, no desmayes porque yo soy tu Dios que te esfuerzo, siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”

>Isaías 26:3: “Tú guardarás en completa paz aquel cuyo pensamiento en ti perseveran porque en ti ha confiado”.

>Salmo 23:4: “Aunque ande en valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo”.

>Salmo 27:1: “Jehová es mi luz y mi salvación ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida ¿de quién me he de atemorizar?”.

>Salmo 112:7: “El justo no tiene temor de malas noticias porque su corazón está firme confiado en Jehová”.

>Hebreos 13:6: “De manera que podemos decir confiadamente el Señor es mi ayudador; no temeré lo que pueda hacer el hombre”.

>1ª Pedro 5:7: “Echando toda nuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros”.

“En paz me acostaré, y así mismo dormiré porque silo tú me haces vivir confiado” Salmo: 4:8.

¿Cuál es la causa por la cual el creyente no confía ni se siente seguro de Dios y de su Palabra?

Respuesta: Porque no conoce la integridad que hay en Dios y en su Palabra.

Nunca podemos estar confiados y sentirnos seguros en aquello en lo cual no hemos visto integridad; por lógica, nunca podremos tener confianza y seguridad en Dios y en su Palabra mientras no conozcamos su integridad.

E.W. Kenyon dijo que “la base y el fundamento de la fe es la integridad de Dios y de su Palabra”.

En Lucas 8:22-25 tenemos un ejemplo de la referencia que venimos haciendo:

Jesús dijo a sus discípulos: “Pasemos al otro lado del lago”… Lucas dice que: “Mientras navegaban. Él se durmió y se desencadenó una tempestad y se anegaban y peligraban. Y vinieron a Él y le despertaron, diciendo: ‘Maestro, Maestro, levántate que perecemos’; despertando Jesús reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza: Jesús les dijo: ‘¿Dónde está vuestra fe?”.

Note la pregunta y la observación que Él hace a sus discípulos. ¿Tenía una razón para dicha observación? Sí la tenía, Jesús les había dado una palabra al momento en que se embarcaron. Él les dijo: “Pasemos al otro lado del lago”. Estas palabras son suficientes para no temer a ninguna circunstancia. Si Él dijo: “pasemos al otro lado”, pase lo que pase, venga lo que venga, indiscutiblemente vamos a pasar al otro lado porque Él lo dijo y Él no miente.

El problema estuvo en la falta de confianza y de seguridad que los discípulos tuvieron en las palabras de Jesús. Y éste es uno de los graves problemas en los que el creyente está sumergido, en la falta de confianza y seguridad que tienen en la Palabra, por no conocer la integridad de Dios.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-MaracaiboNuvipa Estado Zulia

viernes, 27 de diciembre de 2013

LA PAZ COMO INDICATIVO DE TENER FE.
De la paz, podemos decir que forma parte de la naturaleza del Espíritu (Gálatas 5:22), es propiedad de Dios (Filipenses 4:7), es parte de las propiedades del Espíritu Santo impartidas al hombre como producto del nuevo nacimiento, y que debe desarrollar en su espíritu, formar el alma y manifestarlo en su diario vivir.

El término “paz” viene del griego “Eirene”, y del hebreo “Shalon”, que tienen que ver -desde la perspectiva teológica- con la quietud del alma.

La paz no es bonanza, la bonanza viene como producto de tener paz (Juan 16:33). La paz es endógena, la bonanza es exógena. Los prerrequisitos de la paz no son libertad de las necesidades, del dolor físico; la paz es un descansar en Dios en medio de las más grandes adversidades. La paz que ofrece el mundo está en total contraste a la paz de Dios. El mundo adquiere su paz producto de la bonanza: si hay bonanza, hay paz. En Dios es todo lo contrario: la paz en Dios produce la bonanza, por esta causa Jesús dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da”. (Juan 14:27).

La paz de Dios protege al creyente de las dificultades mentales causadas por las ansiedades de la vida. Al tener seguridad de que Dios provee para sus hijos y responde ante las más grandes dificultades de la vida, el creyente aprende a vivir quieta y reposadamente sin conflictos mentales. La paz de Dios se puede entender como una garantía del cuidado de Dios. (Filipenses 4:6.7)

Pablo fue tan determinante en el lenguaje de la paz que dejó escrito lo indispensable que es ella en la vida del creyente. Él dijo: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”. (Filipenses 4:7)

Simplificando el pasaje lo que Pablo quiso expresar fue: “La paz de Dios es tan determinante que nos hace vivir confiado en medio de las malas circunstancias aunque no entendamos nada”.

Jesús dijo que lo único que nos libraría de la turbación interna y de los temores es la paz de Dios en nosotros. “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. (Juan 14:27)

La paz es producto de la fe y la confianza que depositamos en una Palabra que recibimos de Dios. Esto fue vivencia en la vida de Jesús, quien en medio de una gran tempestad -mientras sus discípulos se turbaban y llenaban de temor- dormía y descansaba en la popa de la barca. Él confiaba en las palabras que les había dicho: “Pasemos al otro lado”. (Mateos 8:24. Marcos 4:37. Lucas 8:23)

La paz es un descansar en Dios, es reposar en Él; la paz es la quietud del alma que viene como producto de la fe que depositaste en una Palabra que Dios te dio. La intervención de Dios en medio de la tempestad vendrá una vez que hayas tenido paz por causa de la fe que depositaste en su Palabra. En Dios, si no hay fe no hay paz, y donde no hay paz no hay bonanza.

La paz viene como resultado de conocer el amor de Dios a favor nuestro, esto lo describe el apóstol Juan en sus cartas.

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. (1ª Juan 4:18)

El término “perfección” relacionado al amor, que aparece en el pasaje, da la idea de no conocer lo que Dios es capaz de hacer a nuestro favor por causa del amor que siente por nosotros. Debemos conocer que Dios por causa de su amor y por el objeto de su amor -que somos nosotros-, estuvo dispuesto a abandonar su gloria y humillarse en la persona del Verbo. Si esto lo hizo antes de ser sus hijos, ¡cuanto más ahora siendo sus hijos!

Es tan determinante la paz de Dios en nuestras vidas, porque solo a través de ella podemos avanzar con determinación en medio de un mundo lleno de grandes: Inseguridad, conflictos, e incertidumbres y temores. Solo la eternidad revelará el impacto del memorable paso de fe lleno de paz que hemos emprendido hoy en obediencia a las demandas de Dios. Sigamos adelante sumergidos en la paz de Dios llenos de fe, y seremos héroes estableciendo el Reino de Dios en la vida de los hombres. ///Bendiciones///

https://www.youtube.com/watch?v=E4jwyqF8wtE&feature=youtu.be

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

martes, 24 de diciembre de 2013

CELEBRACIÓN DE LA SUPUESTA NAVIDAD ES PAGANISMO DENTRO DE LA IGLESIA CRISTIANA.

Saludos y respeto. Quien suscribe es el Maestro José N Briceño A, y es para de antemano agradecer a mis seguidores del Facebook, por desearme una Feliz Navidad, sé que el motivo es correcto, y por esta causa les doy mis más grandes agradecimiento. Pero esto lo de la navidad, incluyendo el arbolito, San Nicolás, y el pesebre (nacimiento) nada tienen de Bíblico, pero en lo cierto es paganismo nacido en el seno de la iglesia católica. Lo que más me llama la atención, es que en nuestra iglesia cristiana en su mayoría los feligreses aborrecen  la doctrina católica, pero celebran las fiestas inventadas por ellos. A continuación voy a dar una breve explicación del origen de cada una de estos elementos que componen esta festividad.

CELEBRACION DE LA SUPUESTA NAVIDAD.

La navidad: Viene del latín “Natividad” que significa nacimiento. Si nos ajustamos a la verdad Bíblica en el punto de vista literario, no aparece un pasaje que presente la fecha de nacimiento de Jesús, pero tomando en cuenta las condiciones climatológicas que imperan en Israel en los tiempos de Diciembre que era la época de invierno, no se prestaba las condiciones para el nacimiento de Jesús por dos razones que voy a presentar que si son Bíblicas.

En Lucas 2: 1.20, se relatan dos acontecimiento que se dieron en el momento que Jesús nació, que era imposible que se dieran en épocas de invierno.

1)      Lo primero es que en el momento del alumbramiento habían pastores cuidando sus rebaños a campo abierto, cosa que no era costumbre hacerlo en épocas de invierno, y de paso era imposible.

2)      Para ese momento del nacimiento de Jesús, fue declarado un edicto por el Augusto Cesar de empadronar o censar a todos los habitantes que estaban en el dominio del imperio Romano. Cosa  la cual era imposible por las condiciones climáticas ya descritas, siendo poco probable que el Emperador ordenara dicho censo por el clima, causando molestias a los Israelitas que estaban propenso a una rebelión.

Según estos argumentos que son Bíblicos se descarta que Jesús haya nacido en el mes de Diciembre. La pregunta es: ¿Por qué se celebra el nacimiento de Cristo el 25 de Diciembre?

En la antigüedad, diversos pueblos y  aldeas; en diferentes épocas celebraban el nacimiento del dios sol, por causa de un fenómeno astronómico llamado: Solsticio de invierno, donde la tierra se encuentra en su punto más lejano al astro rey, esto ocurre cada 21 de Diciembre. Estos pueblos creían que su principal dios que era el sol, moría el día 21 para renacer el día 25 de Diciembre.

Esta fiesta o celebración tomó fuerza en el pueblo Romano, bajo el nombre de Saturnales en honor a Saturno, en dicha celebración se suspendían las guerras, se daba libertad a los esclavos, en señal de una noche de paz y de amor. A demás de esto, se le daba juguete a los niños, se intercambiaban regalos, y se compartían una gran cena.

El clero de la iglesia católica en unión al Imperio Romano toma la decisión de “cristianizar” para lograr captar la atención y el apoyo del pueblo Romano que celebraban dichas fiestas, y  en lugar de celebrar el nacimiento del dios sol, celebrar sin base alguna el nacimiento de Jesús el sol de justicia, accionando en las mismas prácticas, tales como la entrega de regalos, la cena, y juguetes a los niños. Todo esto era una imitación a las fiestas del dios sol.
   
Esta fiesta fue impuesta por el papa Liberio en el año 354 D.C. y la primera referencia a la celebración a una cena de navidad se dio en el año 379 de nuestra era en Antioquia. Los reformadores tales como Martin Lutero se opusieron a la fiesta de la navidad por considerarlas paganas, llamándolas: Trampas de los papistas, y garras de la bestia.

El simple hecho de que en lo emocional como creyentes de las verdades del Reino de Dios, sea afectado por no tener como comprar: estrenos, juguetes, regalos, cena, o tener un arbolito en casa, es dejarse arrastrar por las corrientes del mundo. Pablo dijo: “No nos conformemos a este siglo, sino que transformemos nuestra forma de pensar ajustado el pensamiento de Dios”. El término conformar del griego es: “Molde” por lo que Pablo quiso decir fue: no te metas en el molde del mundo, sino camina en los principios de Dios.

ARBOL DE NAVIDAD.

Según los estudiosos, el actual árbol de navidad tiene su origen en el “divino idrasil o el árbol del universo.  Los antiguos pueblos germanos (los cuales habitaban el actual territorio de Alemania) creían en un sagrado árbol al que daban el nombre de divino idrasil. Según este pueblo pagano de la antigüedad, este árbol sostenía en sus ramas el universo: en su copa estaba el cielo y sus dioses, y en las raíces el infierno, es decir el mundo de los muertos y los espíritus. Cada 25 de Diciembre se celebraba el nacimiento del dios Frey que caracterizaba el dios del sol. Para festejar dicho nacimiento adornaban un roble con antorchas las cuales representaban los astros  que bailaban alrededor del dios sol. La pregunta es: ¿Cómo llegó a relacionarse un árbol dedicado al dios sol, con las fiestas navideñas?

La respuesta es: Cuando el sacerdote católico Bonifacio, llego e Alemania para “ evangelizar” esa parte del mundo, encontró que sería muy difícil erradicar esta práctica entre la población,  la razón por la cual corto el árbol dedicado al divino idrasil en el año 723 des nuestra época, y los sustituyo por un pino adornándolo con manzanas y velas. Según Bonifacio las manzanas representaban el pecado original, y las velas la luz de Cristo. Cabe destacar, que ya en tiempos Bíblicos Dios alerto y exhortó al pueblo de Israel  a no seguir prácticas muy parecida, y que por ende son paganas. En jeremía está registrada esta exhortación.

 1“Oíd la palabra que Jehová ha hablado sobre vosotros, oh casa de Israel.Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman.Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con cincel.Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva.Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poderTodos son necios y tontos. Enseñanza de vanidades es el leño” Jeremías 10: 1-5,8.

El colocar un supuesto arbolito de navidad en nuestros hogares es contribuir y caer en prácticas y festejos paganos.

PESEBRE O NACIMIENTO.

La costumbre de escenificar el nacimiento de Jesús, con adornos tales como, bueyes, camellos, asnos, ovejas, los reyes magos, María, José y el niño; son netamente una idea que nace en el seno de la iglesia católica. El 24 de Diciembre de 1223 de nuestra época, un grupo de personas se reunieron en Italia para representar el nacimiento de Jesús con sus diferentes personajes. Debido al frio imperante por la nieve,  se tomó la decisión de representar a Jesús, no como un niño real, sino como un muñeco de madera. Según la tradición Católico entre los asistente estaba  el sacerdote Geovany Verdardone, mejor conocido como San Francisco de Asís. Éste, llevado por la emoción besó los pies de la figura del niño. Según la leyenda la escultura cobro vida en el momento que el sacerdote le beso, sonriendo y extendiéndole sus brazos. A partir de ese momento los seguidores de San Francisco de Asís, tomaron la costumbre de representar con un nacimiento viviente este milagro.

Los primeros en fabricar pesebres o nacimiento para vender, fueron los sacerdotes católicos de la orden “Carmelita” Y Cartujos de Arlés, en Francia durante el reinado de Luis XIV. En Napoles (Italia) a fines del siglo XV, se reprodujeron por primera vez los protagonistas y personajes que aparecen registrados en el Evangelio de Lucas, usando para ellos figuras de barro. El Rey Carlos III de España fue quien introdujo la moda de los pesebres o nacimiento que luego se hizo popular por todo Europa en los siglos XVII y XVIII.

En nuestros tiempo es ilógico el celebrar al nacimiento de Jesús, cuando Él se encuentra a la diestra del padre con todo poder y dominio, y manos inculcarles a nuestros hijos la mentira de que nuestros juguetes y regalos a nuestros hijos los trae Jesús siendo niño.

Lo  otro del caso, es que en el pesebre que se construye en latino America colocan los llamados reyes magos, cuando la escritura dice que estos personajes se presentaron fue en la casa de María teniendo Jesús 2 años.

ORIGEN DE SANTA CLAUS  O SAN NICOLAS.

Es un personaje que formaba parte del antiguo mito solar del solsticio de Invierno al que el catolicismo tuvo que maquillar con la figura del obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV  en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía). Era una de las personas más veneradas por el cristianismo católico de la Edad Media, del que aún hoy se conservan sus reliquias en la basílica de San Nicolás, Bari, Italia.

Por igual es irónico decirlo, que nuestras congregaciones tengamos al tipo de Cristianos adorando a esta figura, y usándolo como engaño a nuestros hijo, haciéndoles creer que de Él emanan sus regalos (Juguetes).
Espero que este pequeño estudio te sirva de reflexión para salir de dichas prácticas. Te dejo el pensamiento de Pablo en relación al adaptarnos a estas prácticas.

“Y no os conforméis á este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. Romanos 12.2
/// Bendiciones///

Nota: Agradezco la aporte del Comunicador el Señor Carlos Izarra para realizar este estudio.
          E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
 Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

domingo, 22 de diciembre de 2013

Saludos. Quien escribe es el Maestro José Briceño, para informarles a los que me siguen por el Internet en sus diferentes canales, que estaré subiendo el seminario completo del ‘CONFLICTO ENTRE DOS REINOS’ de veintiuna horas en 21 C.D. queserán de bendición a la vida de quien la escuche con un espíritu enseñable.

Mi objetivo es sacar a un pueblo de la ignorancia de tantas mentiras que se vienen presentando en el seno de la iglesia. En nuestras congregaciones hay mucho satanismo, hechicería, brujería, poder trascendental, positivismo, metafísica, yoga, ciencia cristiana, catolicismo romano, regresiones, supuestas maldiciones ancestrales, entre otras cosas.

El objetivo de estos estudios, es sacar al pueblo de la ignorancia, y llevarlo a la verdad de Dios, ubicándolo y formándole el carácter, para que tenga una identidad, y pueda Dios cumplir su propósito en él para establecer su Reino.

NOTA: ESTE ES NUESTRO SEGUNDO MENSAJE. Comparte este mensaje a todo el que puedas. ///Bendiciones///

http://www.youtube.com/watch?v=_rZNYMLUzbY
Saludos. Quien escribe es el Maestro José Briceño, para informarles a los que me siguen por el Internet en sus diferentes canales, que estaré subiendo el seminario completo del ‘CONFLICTO ENTRE DOS REINOS’ de veintiuna horas en 21 C.D. queserán de bendición a la vida de quien la escuche con un espíritu enseñable.

Mi objetivo es sacar a un pueblo de la ignorancia de tantas mentiras que se vienen presentando en el seno de la iglesia. En nuestras congregaciones hay mucho satanismo, hechicería, brujería, poder trascendental, positivismo, metafísica, yoga, ciencia cristiana, catolicismo romano, regresiones, supuestas maldiciones ancestrales, entre otras cosas.

El objetivo de estos estudios, es sacar al pueblo de la ignorancia, y llevarlo a la verdad de Dios, ubicándolo y formándole el carácter, para que tenga una identidad, y pueda Dios cumplir su propósito en él para establecer su Reino.

NOTA: ESTE ES NUESTRO PRIMER MENSAJE. Comparte este mensaje a todo el que puedas.


 http://www.youtube.com/watch?v=XxZd-7VUmZI
UNA REFLEXIÓN A LA SANTIDAD

La santidad no es una meta que lograste alcanzar y te estacionaste sin posibilidades de volver atrás. No es una vida estacionaria donde no tienes más nada que hacer en pro de la santidad, la santidad es un estilo de vida de acorde a los pensamientos, preceptos, designios, demandas, mandamientos; de Dios, que están reveladas en su Palabra.

La santidad es vivir de acuerdo a los principios del Reino de Dios. La santidad está en el esfuerzo que hacemos para no fallar a las demandas de Dios, pero aun cayendo la santidad está en esforzarnos en levantarnos independientemente las veces que caigamos.

La lucha por la santidad está en entender que siempre que acudamos a Dios por el perdón en una caída, Él está dispuesto a perdonarnos, y que por esa causa nunca nos abandonaremos al pecado hasta llegar a vencer en el área que reincidimos. Pablo en su pensamiento dijo: “Nunca te sientas seguro de ti mismo en el área de la santidad, porque el que piense estar firme tenga cuidado no vaya a caer”.

El ser santo no es fácil, pero es un llamado de Dios y es nuestra única opción, Él dijo: “Se santo porque Yo soy santo”. Reitero, mantenerse en santidad no es fácil, pero igual de difícil es levantarse cuando se tiene una caído y más cuando no se conoce el amor, el perdón, la paternidad y la gracia de Dios. Procuremos por todos los medios de no caer, pero en un supuesto negado que tengamos una caída procuremos por todos los medios en levantarnos, Dios siempre nos extenderá la mano para restaurar nuestras vida, Él siempre nos dará la oportunidad que necesitamos para ir en pro a la santidad. En lo personal te digo, muchas fueron mis caídas pero aunque el hombre me condenaba siempre tuve a Dios de mi lado brindándome su perdón hasta que llegue a vencer el pecado en esa área. Hoy sigo mis luchas con el pecado en otras áreas en otro nivel pero sin detenerme hasta llegar a vencer, y pasar a otras áreas y a otros niveles para seguir venciendo. Es una lucha que termina en el momento de mi partida porque está escrito que seremos semejante a Él.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maraca

https://www.youtube.com/watch?v=O8PFlpSokDg&feature=youtu.be
EL AYUNO NO ESTA PRESENTADO EN LAS ESCRITURAS EN FORMA IMPERATIVA, NI IMPOSITIVA EN MANDAMIENTO COMO PARTE DE LA VIDA DEVOCIONAL DEL CREYENTE. 

Algunos han interpretado Mateo 9:14.15 como un mandamiento para que los cristianos ayunen. En realidad Jesús estaba simplemente anunciando lo que sucedería a causa de su muerte. Mientras Jesús estuviese con sus discípulos en la tierra no era apropiado que ellos ayunaran, llegaría el momento que el esposo les sería quitado y entonces ayunarían, caso que sucedió en la muerte de Jesús, pero la ausencia del esposo solo se dio por tres días, después de su resurrección y especialmente después del maravilloso derramamiento del Espíritu Santo no tendrían que ayunar en lamento porque no había causa o razones para hacerlo.

“Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan? Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán” Mateo 9:14.15.

En el Nuevo Testamento se registran casos fortuitos y selectos donde los creyentes ayunaron en ocasiones especiales, por ejemplo: Cuando Bernabé y Pablo fueron apartados para el Apostolado.

“Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron” Hechos 13:1.3.

Cuando constituyeron ancianos en nuevas congregaciones.

“Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído” Hechos 14:23.

Pero el ayuno no aparece en el Nuevo Testamento en una forma imperativa ni impositiva de parte de Dios como ordenanza devocional hacia el creyente, de modo que nadie puede ni debe establecer el ayuno como ejercicio en la vida devocional. El ayuno no se debe imponer ni prohibirse, eso queda a merced de cada creyente el hacerlo.

El caso registrado en Mateo 17:21, cuando Jesús mencionó la posibilidad que un demonio puede ser expulsado con oración y ayuno; el término ayuno fue añadido en las traducciones bíblicas ya que Jesús no hizo mención en este pasaje del ayuno como fuerza espiritual para echar fuera un demonio.

Si te sientes bien ayunando hazlo para Dios en forma personal, si no quieres ayunar nadie te puede obligar hacerlo. No te sientas mal cuando otros lo hacen y tú no lo haces.

Pablo en Romanos, 14:56 dice: “... El que come, para el Señor come,..., y el que no come, para el Señor no come.”

Lo otro que debemos tomar en cuenta es que Jesús no hizo del ayuno un estilo de vida, Jesús fue un hombre de oración pero el ayuno no formó parte de su vida devocional. Los cuarenta días de ayuno registrados en la Biblia se dieron por circunstancias debido al lugar donde Jesús estaba (en el desierto), el ayuno en Jesús no salió de la disposición de Él, las Escrituras son claras al decir que Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado no para ayunar, la abstención de alimento se dio por causa de las circunstancias y la condición en la que Jesús estaba, no fue un ejercicio devocional que salió de su disposición, el ayuno no era el estilo de Jesús y por esta causa era criticado (Mateo 11: 18-19), inclusive lo llamaban “comilón y bebedor de vino”.

“Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Demonio tiene. Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino,…” Mateo 11:18.19.

En otro caso es bueno resaltar que los creyentes no estaban obligados a ayunar en la celebración de la Cena del Señor. Esto se deja ver claro cuando Pablo corrige los abusos que se habían introducido sutilmente en dicha celebración, Pablo dijo: “Pues que, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis?...”.

Si observamos bien el pasaje podemos entender que Pablo para evitar ciertos abusos, los manda a comer y beber en casa antes de venir a la cena, no debe ser imperativo e impositivo el que le digamos a los creyentes que antes de tomar la cena hay que ayunar.

MOTIVOS Y FACTORES EQUIVOCADOS EN EL AYUNO

I) El ayuno no es un ejercicio que te lleva a la santidad, la santidad viene como producto de conocer la verdad de Dios y someterse a ella. El caso registrado en Isaías 58 ha sido muy mal interpretado y aplicado. Pasemos a analizar el pasaje para mayor comprensión.

“... ¿Por qué dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestra alma, y no te distes por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.

He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en los altos.

¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de silicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno y día agradable a Jehová?

¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libre a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?”.

Si analizamos bien el pasaje el término “ligaduras de impiedad” no es aplicable a las pasiones pecaminosas procedentes del alma que mantienen atado al hombre y que solo es librado de ellas a través del ayuno como forma o práctica para castigar al cuerpo. Aplicarlo de esa manera es descontextualizar el pasaje por completo y sacarlo de su verdadero sentido.

El término compuesto con el verbo “desatar ligaduras de impiedad” tiene que ver con:

El comportamiento correcto con aquellos a quienes venimos tratando malamente con ataduras que hemos impuesto injustamente, encarcelando por deudas a quienes no tiene con qué pagar.

Que se deje de humillar a la gente por la posición y el estatus que tenemos.

Que sea libre el esclavo que es retenido por las fuerzas por más tiempo que el de su esclavitud, y se rompa así todo yugo.

Que no solo han de ser sueltos los que son oprimidos injustamente bajo cualquier yugo, sino que debe quebrantarse el yugo mismo para que no vuelva a oprimir.

Dejando de hacer estas cosas dejaremos de tener a un pueblo atado y ligado por nuestro comportamiento impío. Esto indica: “desatar ligaduras de impiedad”

Nota: El término “desatar ligaduras de impiedad” no es aplicable a los resultados que se consiguen con el ayuno como medio de castigar al cuerpo para depurarlo de toda iniquidad o pecado para alcanzar la santidad, aplicarlo de esta manera es entrar en el mundo del masoquismo.

Factores y motivos equivocados que conducen al ayuno

I) Nunca se debe ayunar para alcanzar el favor de Dios. El ayuno no es un ejercicio que se usa como indulgencia o pago para alcanzar los beneficios de su gracia, quien tal haga está sobornando en un sentido a Dios y a su vez está cayendo en el terreno de la herejía y la apostasía. Nadie puede añadir un precio o sacrificio sobre el que Jesús pagó.

En cuanto a salvación y todo lo que ésta implica, ya se pagó un precio una vez y para siempre, ningún sacrificio humano incluyendo el ayuno puede sobrepasar al que Jesús presentó al Padre, presentarle a Dios ayuno como sacrificio para alcanzar su favor es tratar de ocupar el lugar que ya Jesús cubrió. Ayunar para alcanzar la gracia de Dios es caer en desgracia y esto es aborrecido por Dios (Lucas 18:12).

II) El ayuno no se debe usar como instinto de espiritualidad. El ayunar no es lo que determina la espiritualidad de un hombre, el nivel espiritual de individuo lo determina el fruto del Espíritu manifestado en él. Puedes ayunar todos los días del año pero si en ti no se deja ver el fruto del Espíritu serás el mismo carnal de siempre. Quítese la idea de que somos más espirituales que otros porque ayunamos más que ellos, el simple hecho de pensar de esa manera es una muestra de carnalidad.

III) El ayuno no se debe usar con el fin de presionar a Dios para alcanzar un objetivo, el hacer tal cosa es entrar en huelga de hambre.

Se conoce de un caso de una mujer que le dijo a Dios “hasta que tu no me respondas no abandonaré este ayuno”. Esto es tratar de torcerle el brazo a Dios, lo duro del caso es que a esta mujer la sacaron en un estado clínicamente crítico hasta el punto que perdió la vida.

Es doloroso ver hasta donde la ignorancia puede conducir a una persona. No uses el ayuno para presionar o manipular a Dios, Él no acepta cohechos.

IV) Si ayunas no hagas alarde de esto, el principio es que nadie se de cuenta que lo hiciste. Jesús en Mateo 6: 16.18, haciendo referencia al ayuno descrito en la Ley Mosaica en relación con el día de la expiación, y a cuyas prácticas los fariseos agregaron dos días, dijo:

“Cuando ayunéis, no seáis austero, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero cuando tú ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, si no a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”.

En esta ocasión Jesús no está haciendo correcciones al ayuno que se hacía en el día de la expiación que se practicaba una vez al año. Este ayuno era notorio en toda la nación ya que era un ritual entre ellos.

Jesús critica la actitud de los fariseos que para congraciarse declararon en lo personal ayunar dos días a la semana (lunes y jueves) de estos dos días ellos hacían alarde, Jesús les dijo: Si ustedes dispusieron en su corazón declarar estos días de ayuno para Dios, háganlo personal ya que esto no está descrito en la ley.

El principio se debe guardar en nuestros tiempos, si en lo personal quieres hacer ayuno para Dios, hazlo pero que nadie se de cuenta, cuida el motivo, por qué lo haces, para qué lo haces, y para quien lo haces.

En conclusión al tema del ayuno, Dios le da más importancia a la oración que al ayuno. Hechos 10:30.31 registra el caso de Cornelio el Centurión que hacía oraciones ante Dios y daba muchas limosnas y en medio de sus devociones ayunaba. Mientras él estaba orando y ayunando se le presentó un varón con vestiduras resplandecientes y le dijo: “Cornelio, tu oración ha sido oída y tus limosnas han sido recordadas delante de Dios”.

Mi pregunta es: ¿Por qué Dios no le dio al ayuno el reconocimiento y el valor que tuvo con la oración y la limosna de Cornelio? ¿No se hacían las tres en conjunto? Aquí hay verdades implícitas que muchos no quieren aceptar, según el pasaje, para Dios cuentan más tus oraciones y tus ofrendas ya que es algo imperativo, mientras que el ayuno no forma parte en la dispensación de la gracia como mandamiento de Dios, ni siquiera los apóstoles en las epístolas escribieron ni hicieron mención del ayuno como mandamiento. Mi objetivo no es quitarle el ayuno a la Iglesia, sino ubicarlos en la verdad para que cuando lo hagan no desagraden a Dios en la forma como lo hacen.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.

Venezuela-MaracaiboNuvipa Estado Zulia