miércoles, 30 de septiembre de 2015

¿ESTÁ EL DIEZMO ESTABLECIDO COMO MANDAMIENTO EN FORMA IMPOSITIVA O IMPERATIVA EN TIEMPO DE GRACIA?
Un Ministro que tome como base o fundamento Bíblico el texto de Malaquías 3:9.10 para intimidar a un pueblo y forzarlo a dar el diezmo, está totalmente desubicado de la verdad de Dios, y está tratando de someter a un pueblo de gracia a la dispensación de la ley que no le pertenece.
Imponerle a un pueblo los principios es caer en el terreno de la ley; en cambio exponerlas y enseñarles los principios y darle libertad para que los apliquen es el lenguaje de la gracia.
La verdad del caso en relación a la práctica del diezmo en la dispensación de la gracia es, que en el Nuevo Testamento no aparece mandamiento en forma impositiva ni imperativa que conduzca al pueblo a diezmar. La verdad del caso es que por pacto de sangre nosotros fuimos comprados, por lo cual, todo lo que somos y lo que tenemos le pertenece a quien nos compró, lo que indica que si de propiedad hablamos, todos los bienes que poseemos -incluyendo el dinero- le pertenece a Dios. Darle el diezmo (Décima parte) del dinero que poseemos es un porcentaje, que a razones de propiedad es muy poco, porque todo el dinero que obtenemos le pertenece a Él, Dios es el dueño del oro y la plata, nosotros solo somos administradores (mayordomo) de sus bienes.
Ésta es la razón por la cual los Apóstoles no hicieron mención de la práctica del Diezmo como doctrina, porque estaban claro que todo es de Dios. Él no se merece el Diezmo sino el Cientezmo, reitero todo lo que poseemos es de Dios, nosotros sólo somos mayordomos de sus bienes. Un mayordomo no es dueño de los bienes que administra, el destinar el Diez por ciento para Dios, es hacernos dueño del 90 %, solo Dios es dueño del el Diez % de nuestro dinero, del 90 lo administramos como nos vengan en ganas. Esto no es lo que enseña las Escrituras, de Dios es el oro y la plata, y todo lo que hay en el mudo. Incluyendo el dinero que poseemos.
Estas verdades que he presentado en relación a la práctica del diezmo en tiempo de gracia, nos confronta con la realidad del ser solícitos para dar, ya que teniendo conocimiento que todo el dinero que devengamos es de Dios, hay que ser tan miserable para no dar ni siquiera el diezmo, nunca olvides esta verdad que te bendecirá para toda la vida: Todo el dinero que poseemos por pacto de sangre le pertenece a Dios, fuimos comprados por Él, nosotros solo somos administradores de su dinero.
El dar en estos tiempos no se limita a un porcentaje en forma impositiva, prueba de esto está en el relato que se encuentra en Lucas 21.1.4 que trata la ofrenda de la viuda. A Jesús no lo conmovió la cantidad que esta mujer dio en su ofrenda, sino la generosidad que tuvo para dar en medio de su pobreza, los ricos dieron en abundancia, pero dieron de lo que les sobró; la viuda dio lo único que tenía, que de paso equivale el 100%.
Otro caso relevante en relación al dar que tiene que ver con el motivo y no con un porcentaje, es que Jesús no le pidió el diezmo al joven rico, le demandó todo sus bienes; (el 100% ) Porque el dar en tiempo de gracia no se limita a un porcentaje, si no a la buena disposición, la entrega, y el anhelo que tengas para dar. (2ª Corintio 9:7) Esto indica, que la causa del dar en tiempo de gracia, tiene que ver con: “Las Demandas que hallan”, “Lo prosperado que hayas sido”, y “lo Agradecido que sea” (1ª Corintios 16:2; 2ª Corintios 8:14; 9:7. Filipenses 4:16). El sabio Salomón no hizo referencia al diezmo en el momento de dar, él fue más haya, trató fue con el cientezmo, todos tus bienes, porque esto demarca el motivo del dar.
Debemos estar claros, que estos tres factores relativos al dar, tienen que ver con el motivo del corazón.
>En cuanto a las demandas, hay que tener un motivo tan perverso y egoístas que habiendo necesidad en tu hermano y demandas en el Reino retengamos nuestro dinero, esto no es ahorrar esto se denomina acumular, y esto es impulso egoísta que nace de la filarguria que indica amor al dinero.
> En cuanto lo prosperado que hayamos sido, creo que Dios nos dará en abundancia para que seamos agentes generadores del Reino, que mientras más demos más recibimos, para seguir dando y seguir recibiendo. El no entender y operar en este principio nos envenena el motivo del corazón y nos lleva hacer perverso dejando ser agentes generadores ante el Reino.
>En cuanto el ser agradecido, hay que ser tan ingrato que habiendo tantos motivos para dar por agradecimiento no seamos generoso con nuestro dinero en el Reino de Dios.
NOTA: Con este estudio no estoy negando la generosidad que debe tener un creyente para diezmar, solo estoy presentando orden de prioridad en el motivo para dar, que dicho acción no venga como resultado de la manipulación, la intimidación, el control. Que como Ministros enseñemos al pueblo a dar con generosidad, de acuerdo a lo agradecido que este, lo prospero que haya sido, y las demandas que se presenten en el Reino. Que el dar no se limite a un porcentaje, sino que se centren estos tres grandes principios que se mencionaron anterior mente. Es decir; no es un porcentaje lo que mueve a Dios, ya que en tiempo de gracia el Creador no encerró ni limitó el dar en un porcentaje, es la generosidad que tuvistes para dar, en medio de las demandas, por lo agradecido que estés, según las bendiciones que hayas recibido. ///Bendiciones///
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602 / 0414.650.99.92. 0261.7373387
Venezuela-Maracaibo-Zulia.



lunes, 28 de septiembre de 2015

LOS PADECIMIENTOS DE JESÚS CUARTA Y ULTIMA PARTE.
LAS ENFERMEDADES SOBRE JESÚS
En Isaías 53:4 se nos dice: “Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades...”
El llevar nuestras enfermedades, no se debe tomar desde el punto de vista literal como si Dios hubiese puesto sobre Jesús todas las enfermedades. Cuando hacemos un análisis etimológico del término “heridas” que aparece en 1ª Pedro 2:24, y “llagas” que
aparece en Isaías 53:5 en un sentido figurado, se refiere al golpe del Juicio Divino que cayó sobre Jesús por su obra vicaria, y que por cuyo juicio fue hallado culpable, pasando la inocencia a nosotros, y por causa de esa inocencia le fue quitado a la enfermedad el derecho legal que tenía sobre nosotros por la transgresión de Adán.
Toda enfermedad que venga sobre el cuerpo de un hijo de Dios viene a usurpar un lugar que no le pertenece. Este es el sentido que se le da en Mateo 8:17 cuando Jesús sanaba a los enfermos y libertaba a los endemoniados.
El escritor cita a Isaías 53:4 alegando profética mente en un acto presente, que la raza humana tendría acceso a la sanidad y a disfrutar de perfecta salud al depositar su fe en Jesús como el Mediador, como el Sumo
Pontífice, como el Vicario de Dios. Toda persona que haya aceptado a Jesús como su Salvador, tiene derecho a la sanidad o a vivir en perfecta salud; Él nos dejó ese legado.
EL DESCENSO AL INFIERNO
Para poder tener mayor comprensión de esto, debemos estudiar la doctrina del infierno. Hay tres términos en el griego para definir el infierno:
>Hades
>Tartaru:
>Geenna o Ge-Hinom
Pasemos a describir cada uno:
Hades: Región de los espíritus de los muertos perdidos, incluyendo los muertos bienaventurados en los tiempos anteriores a la ascensión de Cristo.
El Hades, en la actualidad, es un estado intermedio entre la muerte y la condenación en el Gehena. Lucas 16:23
Tartaru: Traducido como infierno en 2ª Pedro 2:4. Está constituido por las prisiones de oscuridad, lugar donde fueron arrojados los ángeles caídos, para ser reservados al juicio. Este lugar sólo es habitado por los ángeles caídos.
Geenna o Ge-Hinom: Este término se usa para describir el lugar donde van a ser lanzados los seres que están en el Hades, después del Juicio (Apocalipsis 20:13), denominado el Juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:11-15). También serán lanzados en el, la Bestia y el Falso profeta (Apocalipsis 19:20) y junto con ellos el diablo (Apocalipsis 20:10).
Este lugar es el de tormento eterno (Apocalipsis 20:10) este es el lugar al que Jesús describe como el fuego que nunca se apaga y el gusano que nunca muere. Marcos 9:44-48.
De estos tres lugares Jesús descendió fue al Hades. Pero debemos destacar que el Hades se dividía en dos departamentos o secciones: la parte superior llamada “El Seno de Abraham”, y la parte inferior llamada “El lugar de tormento”. Lucas 16:19.31.
De estas dos secciones del Hades, Jesús estuvo en el lugar de tormento; Pablo es claro en el asunto, cuando en la carta a los Efesios nos dice: “Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?” Efesios 4:9.
Si hacemos crítica de los términos mencionados en el pasaje, Pablo dice que Jesús descendió a las partes “más bajas de la tierra”, no dijo a las partes bajas; esto indica que Jesús descendió a la parte inferior del Hades, que es el lugar de tormento. Jesús tenía que descender a ese lugar porque es el sitio que nos pertenecía a nosotros; Él ocupó nuestro lugar en todos los aspectos. Sin lugar a dudas fue atormentado tres días y tres noches según lo descrito en el libro de Jonás capítulo 2 del verso 1 al 10 y lo es corroborado por el Evangelio de Lucas capitulo 16 verso 23.
EL ASCENSO DEL INFIERNO
Al tercer día Dios levantó a Jesús de entre los muertos, ¿cómo Dios hizo esto? ¿De qué se valió Dios para hacerlo?
Dios debía tener un argumento legal para poder levantar a Jesús de los muertos. Para darle vida primero tuvo que impartir justicia sobre Jesús porque la vida viene como producto de la justicia. En el caso de Jesús, Dios utilizó la ley para justificarlo por el cumplimiento de ella. Pablo, en ningún momento negó que la ley podía justificar al hombre, lo que alegó es que no había hombre que cumpliese la ley para ser justificado por ella, pero Jesús fue la excepción, Él cumpliendo la ley a perfección fue justificado por ella.
La Biblia declara que “…no se halló pecado en Él” (1ª Pedro 2:22). Por causa de la justicia que vino por el cumplimiento de la ley, Jesús fue vivificado en el espíritu y de esta forma venció a la muerte, venció al pecado, venció al Hades, venció al diablo; y se levantó como el Sumo Sacerdote entró en el verdadero Lugar Santísimo selló el nuevo pacto y le dio acceso a la dispensación de la gracia y nos dio libre acceso al Trono de Dios.
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92



miércoles, 23 de septiembre de 2015