Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

SUPUETAS MALDICIONES ANCESTRALES O GENERACIONALES EN LOS CRISTIANOS

SUPUESTAS MALDICIONES ANCESTRALES O GENERACIONALES EN LOS CRISTIANOS. 

La enseñanza principal de la doctrina que se denomina maldiciones ancestrales, está en que las cosas malas que nos suceden son consecuencia de los pecados de nuestros antepasados; una lista de cosas adversas se debe a maldiciones que nos llegaron simplemente por haber venido de una familia cuyo árbol genealógico fue infectado por la iniquidad. Según esta enseñanza, el árbol familiar de cualquier persona puede ser maldecido por el pecado de uno de sus miembros, es decir, alguien en un árbol familiar comienza la maldición por medio de la desobediencia
La clave principal de esta doctrina se encuentra centrada en la palabra “Iniquidad”. Según ellos, este término es una referencia a pecados graves y enraizados que atan a las personas aún después de convertirse. Estas iniquidades son identificadas como ataduras heredades de los antepasados. Lo que más me llama la atención es que los cristianos después de ser convertidos y …

EL LLAMADO AL MINISTERIO ES SELECTIVO

EL LLAMADO AL MINISTERIO ES SELECTIVO.

En una acción mientras Alejandro Magno se transportaba en un pequeño bote, la diadema (corona) real cayó de su cabeza al océano, un marinero diligente salto al agua y la recuperó para su rey. Para mostrar su gratitud Alejandro le dio al marinero un talento de oro y luego lo hizo ejecutar por haberse atrevido a colocarse la corona real en la cabeza mientras nadaba devuelta al bote, ya que esa corona cualquiera no era merecedora de llevarla.

El mismo principio se da con el don Ministerial, no todo el mundo es merecedor de el. El llamado al Ministerio se caracteriza por una selección, es un grupo selecto y minúsculo que Dios escoge y elije dentro de aquellos que llamo a la salvación. Dios no llama a todos para ser Domata o conferirles un don Ministerial, es un porcentaje muy pequeño que son honrados con este llamado.

En Hebreos 5:4 dice: “Nadie toma para sí esta honra sino el que es llamado por Dios”.

Efesios 4:11 dice: “El mismo constituyó a unos (no t…