martes, 29 de diciembre de 2015

LA ATMÓSFERA DE LA LUZ Y LAS TINIEBLAS.

Hay una gran diferencia entre lo que es luz y tinieblas, oscuridad y claridad. Sabemos que el contraste o el antítesis de la luz son las tinieblas, (Salmo 139:12- Juan 1:5) y el de la claridad son la oscuridad. Pero debemos tomar en cuenta, que la luz y las tinieblas desde la perspectiva teológica es una atmósfera, mientras que la claridad y la oscuridad es un efecto. La claridad y la oscuridad como efecto, solo se pueden percibir con el sentido de la vista, no se pueden palpar, saborear. escuchar. Mientras que la luz y las tinieblas no se puede apreciar con ninguno de los sentidos físicos, solo se puede percibir por el Espíritu. Es decir, solo se puede detectar con la intuición o percepción espiritual, cuando se vive una vida en el Espíritu.
La luz o las tinieblas como atmósfera, crean un ambiente donde se van a mover quienes lo representa. Dicho mover, traerán resultados positivos o negativos, que serán de bendición o de maldición, todo depende la atmósfera que se crea, y el ambiente que se dé.
Debemos tomar en cuenta, que satanás aunque está en tinieblas, no puede crea la atmósferas de las tinieblas. En el caso de Dios, se da algo casi similar, Él no crea la atmósfera de la luz, Él es luz, (1 Juan 1: 5) y donde Él esté está la atmósfera de la luz, creando un ambiente de gloria, donde se puede percibir la presencia del Gran Yo Soy.
Te doy varios ejemplos. La luz o las tinieblas como atmósfera, viene siendo como el agua para el pez, cuando sacas el pez del agua se muere por la razón de que esta fuera de su atmósfera, el pez fue creado para habitar en el agua.
Cuando un astronauta entra al espacio sideral, tiene que usar trajes especiales que se adapten a la atmósfera sideral, por la razón que está fuera de la atmósfera para lo cual fue creado. Igual pasa si alguien se sumerge en el océano, debe proveerse de trajes adecuados para el buceo por estar fuera de su atmósfera.
Como ciudadanos del reino de la luz, debemos cerciorarnos y entender de una vez por todas, que nuestro redentor, nos ha trasladado de las atmósfera de las tinieblas en donde estábamos sumergidos y nos ha trasladado a la atmósfera de la luz. (Colosenses 1:13)
¿Quién crea la atmósfera?
El hombre con su determinada decisión, es el encargado de crear la atmósfera, produciendo un ambiente que lo bendecirá o lo maldecirá. En esto está en juego la voluntad del hombre para conducirse en obediencia, Adán con su desobediencia nos condujo a una atmósfera de tinieblas, llevándonos a un ambiente de maldición; esto es: de muerte, enfermedad, miseria, pobreza. Pero Cristo con su obediencia nos trasladó a la atmósfera de la luz, creando un ambiente favorable de mucha bendición.
Lo ilógico del caso y la ironía más grande del asunto es, que tenemos el tipo de creyentes, redimidos por el Creador, trasladados de las tinieblas a la luz, y todavía están moviéndose en una atmósfera de tinieblas, creando un ambiente desfavorable cercenando la posibilidad de ser promovidos y bendecidos por el gran Yo Soy, con sus riquezas que están en gloria y que nos pertenecen en Cristo por ser el heredero llevándonos a ser coheredero.
El estar sumergido en el pecado, o estar en sus prácticas de forma deliberante con premeditación y alevosía, es crear una atmósfera de tinieblas, que nos llevará al estancamiento y a la destrucción total. Nunca podremos disfrutar de la presencia manifestada del Gran Elohim, mientras estemos fuera de su atmósfera, ya que creamos un ambiente que está en contraste con su naturaleza. Bien dejó escrito el apóstol Juan cuando dijo: “Si decimos que tenemos comunión con Él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;…”.
Este es el caso de creyentes, que viven desprovistos del favor de Dios, no por causa del Creador, sino por la limitación que Él tiene para bendecirlos. Creyentes que viven enfermos, sin provisión financiera, algunos perdieron sus hogares, sus ministerios, el propósito de Dios; y en el peor de los casos tuvieron una muerte trágica y prematura. Todas estas maldiciones, llegaron como resultado de crear una atmósfera de tinieblas. El deseo de Dios es, traer bendición hasta que sobre abunde, proveernos de los más grandes recursos financieros, manteniéndonos en salud, preservando nuestros hogares, velar por nuestros seres queridos y por nuestros bienes, cumplir en nosotros su propósito, y llenarnos de larga vida. Pero todos estos beneficios se dan, cuando a causa de nuestra obediencia creamos una atmósfera de luz, llevándonos a un ambiente de gloria, donde podamos disfrutar de su presencia.
Debemos persuadirnos que estamos en una dispensación llamada gracia, donde tenemos libertad para elegir entre lo bueno o lo malo, lo puro o lo impuro, la bendición o la maldición. Este es la causa por la cual el apóstol Pablo dejó escrito cuando dijo: “Ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:27) El término lugar viene del griego topo de donde se deriva el término topografía. El vocablo topo, significa terreno, por lo cual Pablo lo que quiso decir fue: “No le sedas terreno al diablo”. Somos nosotros los encargados de crear la atmósfera que producirá un ambiente bien sea de bendición o de maldición. Si nos ocupamos de crear y mantenernos en la atmósfera de luz a causa de nuestra obediencia, viviremos en un ambiente de gloria, estaremos siempre bajo el favor de Gran Yo Soy, y como resultado sus inmensas bendiciones nos alcanzaran, no habrá necesidad de buscarlas. Hoy puedes entender después de haber leído este escrito, cual es la causa de tus fracasos y las tragedias en las que vives, ¿por qué no levantas cabeza?, ¿por qué te va tan mal? La causa es, por estar en el pecado en forma descarada deshonrando al Creador, has creado una atmósfera de tinieblas que tarde o temprano acabaran con tu vida sino tomas la decisión seria y abandonas el estado en la que estas. No olvides esta verdad: al pecado debes erradicarlo lo más pronto de tu vida, no le des prorroga. ///BENDICIONES///
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia



lunes, 21 de diciembre de 2015



LOS DONES DEL ESPÍRITU- O DONES ESPIRITUALES. I PARTE.
"No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales. Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hacen uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere"          
 1ª Corintios 12:1.11.
INTRODUCCIÓN.
En el comienzo de la carta, el Apóstol Pablo exhorta a los creyentes en Corintio a que no tengan ignorancia de lo que tenga relación con los asuntos de los espíritus, incluyendo la manifestación de los dones espirituales.
Corinto era una ciudad portuaria en el sur de Grecia. Por su situación geográfica servía como conexión entre oriente y occidente. En esta ciudad había un templo dedicado a Afrodita, la diosa griega de la fertilidad que se dedicaba a la lujurio y al amor sexual carnal, la cual los romanos conocían y adoraban como Venus. Este templo sirvió como uno de los centros de culto de las religiones mistéricas. Estas religiones que habían dominado esa parte del mundo durante más de mil años, se parecía mucho a las religiones cananeas por sus cultos a varias diosas de la fertilidad.
En el templo se encontraban miles de sacerdotisas que eran rameras. Como preparación de este culto estas mujeres se provocaban un estado casi inconsciente de euforia, éxtasis, alucinación, histérica emocional o hipnosis que se daban mediante una serie de rituales, entrando en contacto directo con las fuerzas ocultas y frecuentemente hablaban en lenguas extrañas. Algunas de estas mujeres se convirtieron bajo el Ministerio del Apóstol Pablo.
Según algunos historiadores estas mujeres confundieron en su inmadurez las manifestaciones del Espíritu con las prácticas religiosas anteriores que tenían antes de convertirse. Este es el caso por la cual Pablo les escribe “Cuando erais gentiles se os extraviaba llevados como se os lleva a los ídolos mudos”
Este término “Se os extraviaba llevándoos” que utiliza el Apóstol Pablo del griego conlleva la idea de ser llevado como un prisionero sin oposición. Antes de la conversión, los Corintios habían sido idolatras, esclavizados e influenciados por malos espíritus, eran extraviados y llevados por estas influencias diabólicas. Habían sido testigos de manifestaciones sobrenaturales del mundo espiritual y habían oído pronunciamientos motivados por espíritus de error, en ocasiones habían abandonado su dominio propio y habían dicho y hecho cosas más allá de sus capacidades consientes.
Ahora que eran salvos, los creyentes habían de saber, el cómo juzgar todas las manifestaciones espirituales, deberían saber el cómo discernir entre la voz de los malos espíritus y la voz autentica del Espíritu Santo, para evitar así una mezcla entre la verdadera manifestación de los Dones Espirituales, y manifestaciones estáticas que se daban como influencia por un espíritu de error, y que traían confusión en el seno de la Iglesia.
En la actualidad se está dando lo mismo, un gran porcentaje de las manifestaciones que vemos en nuestras Iglesias como dones Espirituales no tienen nada que ver con el Espíritu, cuando analizamos sus características y valores podemos apreciar cómo son ajenas al carácter y a los valores de Dios, y que restan la posibilidad que procedan de Él.
Vemos como a través de éstas seudas manifestaciones se manipula, intimida, controla, desacredita, se censura, se destruye y se obtienen beneficios personales; actitudes y características que son totalmente contrarias a la naturaleza de Dios. Manifestaciones que en lo visual se deja ver como un tipo de posesión diabólica.
Dichas manifestaciones en su gran mayoría son producto de las emociones, la carne, por consiguiente son almáticas y sensual, y algunas de ellas inducidas por un espíritu de error siendo de fuentes satánica, y por ende contienen principios de ocultismo, espíritu de adivinación; algunas veces se entra en éxtasis perdiendo el juicio sin tener control de sí mismo, manifestaciones que redundan en perjuicio para la obra de Dios.
Cada manifestación de un don Espiritual, tiende a tener características, valores, y propiedades ajustadas a los principios divinos que nos indican cuando la manifestación proviene de Él.
En este estudio analizaremos ciertos principios, no solamente de los dones, sino del Espíritu Santo como el Señor y Administrador de ellos. Además estudiaremos: Sus ventajas y desventajas, como trabajarlos, cuando debe manifestarse un don, el propósito de los dones, cómo se consideran los dones, cuáles son los requisitos para recibirlos, los dones como propiedad del Espíritu, como revelación de Dios, el mal uso que se les pueden dar, definición del término don, la reciprocidad y precisión de los dones. Asimismo, veremos algunos indicativos para saber si una manifestación viene de Dios o por el contrario proviene de la carne, de las emociones o es producida por un espíritu de error.
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia





jueves, 17 de diciembre de 2015

¿HAY APÓSTOLES PARA ESTOS TIEMPOS? POR EL MASTRO: JOSE N. BRICEÑO A.

Esta es una interrogante que trataré de responder en el estudio que he realizado con detenimiento y mucha determinación. Vamos analizar algunos pasajes de la Escrituras para descubrir el pensamiento de los que escribieron al respecto. Comencemos con la carta que el apóstol Pablo escribe a los Efesios.
Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,…” (Efesios 4:11)
Cuando Pablo escribe estas palabras, estaba pensando en la lista de dones ministeriales aunado a los dones espirituales, que  describió en la primera carta a los Corintios capítulos 12 verso 28. En el caso registrado en la carta a los Efesios, Pablo se interesa en postular específicamente a los oficios ministeriales, necesarios para la madurez, la nutrición, y la expansión de la iglesia. En el listado que se presenta en relación a los dones ministeriales  aparece en su encabezado el apostolado, que es de suma importancia como el resto de los ministerios, para la continua edificación del cuerpo de Cristo.
El verbo “constituir” que se describe en Etesios 4: 11, no aparece en su original, el que se destaca es “Dio” del griego “Edoken” que es el mismo que se describe en el verso 8 del mismo capítulo. El texto dice:  
   “Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,  Y dio (Edoken)  dones a los hombres” (Efesios 4:8)
    Hay que destacar, que este pasaje es una referencia de lo que está escrito en el salmo 68:18. Se debe tomar en cuenta, que el apóstol Pablo, al final del discurso tomado del salmo, cambia el verbo, en vez de Cristo recibir dones como está descrito en el salmo, Él es el dador de los dones. Dones que son dados a la iglesia como expresión de gracia. Es decir, en la antigua dispensación el rey conquistador exigía y recibía dones de la población conquistada; en la dispensación de la gracia, el conquistador que en este caso es Cristo, ofrece y da dones a los hombres.
  De no ser así, tendríamos que negar la posibilidad de que haya en nuestros tiempos, profetas, evangelistas, pastores, y maestros, ya que todos estos, se dieron al mismo tiempo, con el mismo objetivo, por el mismo dador.
El término “Dio” en el aspecto gramatical  según la Real Academia Española, en lo secular se conoce como: “Pretérito perfecto simple de indicativo”. Hay que destacar que en referencia a los dones ministeriales, en el griego, el término “Dio” es Edoken, que se entiende como un verbo que describe lo que fue dado, pero tiene su continuidad en el presente. Este verbo (Edoken) es el que también se utiliza para hacer referencia a la salvación como don de gracia dado por Dios en tiempo pasado, pero que tiene su continuidad en aquellos que lo reciban en tiempo presente. (Efesios 2:5)
Se le ha dado una explicación no muy bien acertada y descontextualizada, al pasaje de Efesios  4 verso 11, afirmando que de los apóstoles que hace referencia el pasaje, es a los apóstoles del cordero. Se debe tomar en cuenta, que cuando Jesús escogió a sus discípulos el cual los llamó apóstoles no estaba ni existía la iglesia, de modo que por lógica, de los apóstoles que hace mención el apóstol Pablo en la carta a los Efesios, es una generación de apóstoles que fungirán  en el gobierno de la iglesia en la dispensación de la gracia, ya que uno de los motivo de dicha escogencia, es para la edificación, perfección, madures, y consolidación de los santos, es decir la iglesia.   
En la versión que presenta Willian Barclay en su comentario  describe el pasaje de efesios 4 verso 11 al 13 en forma simplificada. El texto lo registra como sigue.
“Y el Cristo, dio a la iglesia a algunos, como apóstoles, y algunos, como profetas, y algunos, como evangelistas, y algunos, como pastores y maestros. Esto lo hizo para que pueblo consagrado a Dios este plenamente equipado, para que la labor del servicio siga adelante, y el cuerpo de Cristo se vaya edificando. Y esto ha de proseguir hasta que todos lleguemos a la unidad completa de la fe y del conocimiento de Dios, hasta que alcancemos la perfecta humanidad, hasta que alcancemos la estatura que se puede medir por la plenitud de Cristo” (Efesios 4:11.13
 Por otra parte, según lo que registran las Sagradas Escrituras, después de los doce apóstoles que estuvieron con Jesús, se proporcionó la constitución en el cuerpo ministerial de otros apóstoles, encabezando la lista el apóstol Pablo. Ejemplo de esto tenemos a Bernabé. El libro de los hechos lo describe como sigue.
 “Y cierto hombre de Listra estaba sentado, imposibilitado de los pies, cojo de nacimiento, que jamás había andado. Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado, dijo a gran voz: Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo. Entonces la gente, visto lo que Pablo había hecho, alzó la voz, diciendo en lengua licaónica: dioses bajo la semejanza de hombres han descendido a nosotros. Y a Bernabé llamaban Júpiter, y a Pablo, Mercurio, porque éste era el que llevaba la palabra. Y el sacerdote de Júpiter, cuyo templo estaba frente a la ciudad, trajo toros y guirnaldas delante de las puertas, y juntamente con la muchedumbre quería ofrecer sacrificios.  Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas, y se lanzaron entre la multitud, dando voces…” Hechos 14:8.14.
Si observamos con cuidado y detenimiento el pasaje, Bernabé fue contado entre los apóstoles como lo fue el apóstol Pablo.

Si tomamos en cuenta la ilación del pensamiento en la que se escribió el libro de los hechos, la ordenación al ministerio apostólico de Pablo y Bernabé, esta registrado en el capitulo 13, mientras que el incidente que tuvieron en listra, en su primer viaje misionero, esta registrado en el capitulo 14, done Lucas el escritor de los hechos, considera a Bernabé como apóstol, en la categoría de Pablo.
Por otra parte, según la defensa que Pablo hace del derecho que tiene como apóstol ante los Corintios, coloca a Bernabé con la misma autoridad apostólica, y con los mismos derechos que tiene el como apóstol. 1 Corintios: 9: 3.6.

“Contra los que me acusan, esta es mi defensa: ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber? ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas? ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar?” 1 Corintios: 9: 3.6.
En otro caso se describe a Silvano (Silas) y Timoteo como apóstoles.
“Porque vosotros mismos sabéis, hermanos, que nuestra  visita (refiriéndose Pablo a Timoteo y Silvano) a vosotros no resultó vana; pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición. Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño,  sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones. Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo;  ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo…”                (1 Tesalonicenses. 2: 1.6).
Todos los verbos que se presentan en el pasaje,  dan por sentado, que Silvano y Timoteo, llegaron a ser apóstoles de Cristo como lo fue Pablo, esto se deja ver claro si seguimos la ilación del pensamiento del que escribe. El comienzo de la carta registra que quienes se dirigen a la iglesia de tesalónica eran Pablo, Silvano y Timoteo.
 “Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los Tesalonicenses…” 1 Tesalonicenses 1:1. 
 Hagamos un análisis de los verbos, que los involucran a los tres como apóstoles. Verbos como: Nuestra visita = antes padecido = sido ultrajados = tuvimos denuedo = anunciaros el evangelio = nuestra exhortación = fuimos aprobados = se nos confió = así hablamos = Dios prueba nuestros corazones = porque nunca usamos = ni escribimos avaricia = ni buscamos gloria de hombre = podíamos seros carga Como apóstoles de Jesucristo. 
El término apóstoles que utilizó Pablo en el desarrollo del pasaje, no está haciendo referencia a  un común y simple misionero como algunos lo han interpretado y expuesto, ya que la escala de valores se mantiene, Pablo sostiene su posición de apóstol, llevando a Silvano y a Timoteo al nivel de su apostolado.
Por otra parte, según el testimonio del apóstol, quienes podían ser cargas como apóstoles a los Tesalonicenses,  era Pablo, Silvano, y Timoteo. (1 Tesalonicenses  2:6)
También está revelado en los escrito de Pablo a los Romanos, que Andrónico y Junias formaron parte del apostolado en tiempos de Pablo, y que de paso, le dieron a Pablo como especie de una cobertura, y compartieron con Pablo parte de sus aflicciones carcelarias. El pasaje reza como sigue:
“Saludad a Andrónico y a Junias, mis parientes y mis compañeros de prisiones, los cuales son muy estimados entre los apóstoles, y que también fueron antes de mí en Cristo…” Romanos. 16:7.
Se debe tomar en cuenta, que en el aspecto gramatical, no dice que tales personajes eran queridos por los apóstoles, sino entre los apóstoles. Dando a entender, que Andrónico y Junias, gozaban del mismo respeto y admiración como apóstoles, en común con los demás apóstoles.
Hay quienes niegan tal posibilidad, del apostolado de estos personajes, ya que se cree que Pablo se refiera a una pareja, que componen un matrimonio, lo cual esto es descartado, ya que no hay prueba que el término Junias sea descrito como nombre femenino. Por otro lado el término Andrónico significa: Hombre vencedor.
Otros conjeturan y dudan el apostolado en estos personajes, por considerarlos familiares del apóstol Pablo. Esto también es descartado, ya que el término pariente equivale es a compatriotas, que es el sentido que la palabra tiene en el contexto de la epístola. Es muy improbable que fuesen parientes en el sentido familiar.
De igual manera Santiago el hermano del Señor, que en su tiempo no creyó en Jesús, paso a ocupar el rol del apostolado, por designio de Jesús. Pablo declara:  
    “ Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor”
     Según lo que registran las Escrituras Sagradas y la tradición de la iglesia, Santiago fungía como  presidente del Concilio Apostólico de Jerusalén  Y a este se le encuentra presidiendo el concilio con autoridad y determinación  estableciendo la doctrina.  
 “Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme… Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios” (Hechos 15:13.19).
El término juzgo que aparece en el pasaje, no es el que se utilizó en su original, en griego se uso fue “Krino” que en su sentido más amplio indica  “decidido” que determina una decisión, o establecimiento absoluto.
Debemos destacar, que solo alguien que tenga un llamado apostólico puede tomar esta determinación de decidir en la doctrina, siendo secundado por los demás apóstoles y pastores (ancianos) que estuvieron en la reunión, y  que dieron con anticipación su discurso.  
 Por otra parte, el caso presentado por el apóstol Pablo en Efesios capitulo dos verso veinte al decir: “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús la principal piedra del Angulo” Lo que el apóstol quiso presentar es:  “Que los creyentes deben hacer la edificación de su vida, sobre lo que los apóstoles escribieron de lo que los profetas en la dispensación de la ley dijeron de Jesús, porque este (Jesús) es la principal piedra del ángulo en el cual debe hacer su edificación la iglesia”.  
Según todo lo que he presentado, el ministerio del apostolado está vigente en el seno de la iglesia. Los cinco ministerios no dejaran de tener vigencia en la congregación de los santos,  hasta que la iglesia  alcance todas estas virtudes tales como: Perfección, edificación, unidad, madurez, crecimiento, el poder discernir entre la verdad y el engaño, caminar en la plenitud del amor de Dios, desarrollar el compañerismo; entre otras cosas.  ///Bendiciones///
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /josebriceno77@hotmail.com
  Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
 Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
  Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia




martes, 24 de noviembre de 2015


                                                                 EL CELO DE DIOS

miércoles, 30 de septiembre de 2015

¿ESTÁ EL DIEZMO ESTABLECIDO COMO MANDAMIENTO EN FORMA IMPOSITIVA O IMPERATIVA EN TIEMPO DE GRACIA?
Un Ministro que tome como base o fundamento Bíblico el texto de Malaquías 3:9.10 para intimidar a un pueblo y forzarlo a dar el diezmo, está totalmente desubicado de la verdad de Dios, y está tratando de someter a un pueblo de gracia a la dispensación de la ley que no le pertenece.
Imponerle a un pueblo los principios es caer en el terreno de la ley; en cambio exponerlas y enseñarles los principios y darle libertad para que los apliquen es el lenguaje de la gracia.
La verdad del caso en relación a la práctica del diezmo en la dispensación de la gracia es, que en el Nuevo Testamento no aparece mandamiento en forma impositiva ni imperativa que conduzca al pueblo a diezmar. La verdad del caso es que por pacto de sangre nosotros fuimos comprados, por lo cual, todo lo que somos y lo que tenemos le pertenece a quien nos compró, lo que indica que si de propiedad hablamos, todos los bienes que poseemos -incluyendo el dinero- le pertenece a Dios. Darle el diezmo (Décima parte) del dinero que poseemos es un porcentaje, que a razones de propiedad es muy poco, porque todo el dinero que obtenemos le pertenece a Él, Dios es el dueño del oro y la plata, nosotros solo somos administradores (mayordomo) de sus bienes.
Ésta es la razón por la cual los Apóstoles no hicieron mención de la práctica del Diezmo como doctrina, porque estaban claro que todo es de Dios. Él no se merece el Diezmo sino el Cientezmo, reitero todo lo que poseemos es de Dios, nosotros sólo somos mayordomos de sus bienes. Un mayordomo no es dueño de los bienes que administra, el destinar el Diez por ciento para Dios, es hacernos dueño del 90 %, solo Dios es dueño del el Diez % de nuestro dinero, del 90 lo administramos como nos vengan en ganas. Esto no es lo que enseña las Escrituras, de Dios es el oro y la plata, y todo lo que hay en el mudo. Incluyendo el dinero que poseemos.
Estas verdades que he presentado en relación a la práctica del diezmo en tiempo de gracia, nos confronta con la realidad del ser solícitos para dar, ya que teniendo conocimiento que todo el dinero que devengamos es de Dios, hay que ser tan miserable para no dar ni siquiera el diezmo, nunca olvides esta verdad que te bendecirá para toda la vida: Todo el dinero que poseemos por pacto de sangre le pertenece a Dios, fuimos comprados por Él, nosotros solo somos administradores de su dinero.
El dar en estos tiempos no se limita a un porcentaje en forma impositiva, prueba de esto está en el relato que se encuentra en Lucas 21.1.4 que trata la ofrenda de la viuda. A Jesús no lo conmovió la cantidad que esta mujer dio en su ofrenda, sino la generosidad que tuvo para dar en medio de su pobreza, los ricos dieron en abundancia, pero dieron de lo que les sobró; la viuda dio lo único que tenía, que de paso equivale el 100%.
Otro caso relevante en relación al dar que tiene que ver con el motivo y no con un porcentaje, es que Jesús no le pidió el diezmo al joven rico, le demandó todo sus bienes; (el 100% ) Porque el dar en tiempo de gracia no se limita a un porcentaje, si no a la buena disposición, la entrega, y el anhelo que tengas para dar. (2ª Corintio 9:7) Esto indica, que la causa del dar en tiempo de gracia, tiene que ver con: “Las Demandas que hallan”, “Lo prosperado que hayas sido”, y “lo Agradecido que sea” (1ª Corintios 16:2; 2ª Corintios 8:14; 9:7. Filipenses 4:16). El sabio Salomón no hizo referencia al diezmo en el momento de dar, él fue más haya, trató fue con el cientezmo, todos tus bienes, porque esto demarca el motivo del dar.
Debemos estar claros, que estos tres factores relativos al dar, tienen que ver con el motivo del corazón.
>En cuanto a las demandas, hay que tener un motivo tan perverso y egoístas que habiendo necesidad en tu hermano y demandas en el Reino retengamos nuestro dinero, esto no es ahorrar esto se denomina acumular, y esto es impulso egoísta que nace de la filarguria que indica amor al dinero.
> En cuanto lo prosperado que hayamos sido, creo que Dios nos dará en abundancia para que seamos agentes generadores del Reino, que mientras más demos más recibimos, para seguir dando y seguir recibiendo. El no entender y operar en este principio nos envenena el motivo del corazón y nos lleva hacer perverso dejando ser agentes generadores ante el Reino.
>En cuanto el ser agradecido, hay que ser tan ingrato que habiendo tantos motivos para dar por agradecimiento no seamos generoso con nuestro dinero en el Reino de Dios.
NOTA: Con este estudio no estoy negando la generosidad que debe tener un creyente para diezmar, solo estoy presentando orden de prioridad en el motivo para dar, que dicho acción no venga como resultado de la manipulación, la intimidación, el control. Que como Ministros enseñemos al pueblo a dar con generosidad, de acuerdo a lo agradecido que este, lo prospero que haya sido, y las demandas que se presenten en el Reino. Que el dar no se limite a un porcentaje, sino que se centren estos tres grandes principios que se mencionaron anterior mente. Es decir; no es un porcentaje lo que mueve a Dios, ya que en tiempo de gracia el Creador no encerró ni limitó el dar en un porcentaje, es la generosidad que tuvistes para dar, en medio de las demandas, por lo agradecido que estés, según las bendiciones que hayas recibido. ///Bendiciones///
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602 / 0414.650.99.92. 0261.7373387
Venezuela-Maracaibo-Zulia.



lunes, 28 de septiembre de 2015

LOS PADECIMIENTOS DE JESÚS CUARTA Y ULTIMA PARTE.
LAS ENFERMEDADES SOBRE JESÚS
En Isaías 53:4 se nos dice: “Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades...”
El llevar nuestras enfermedades, no se debe tomar desde el punto de vista literal como si Dios hubiese puesto sobre Jesús todas las enfermedades. Cuando hacemos un análisis etimológico del término “heridas” que aparece en 1ª Pedro 2:24, y “llagas” que
aparece en Isaías 53:5 en un sentido figurado, se refiere al golpe del Juicio Divino que cayó sobre Jesús por su obra vicaria, y que por cuyo juicio fue hallado culpable, pasando la inocencia a nosotros, y por causa de esa inocencia le fue quitado a la enfermedad el derecho legal que tenía sobre nosotros por la transgresión de Adán.
Toda enfermedad que venga sobre el cuerpo de un hijo de Dios viene a usurpar un lugar que no le pertenece. Este es el sentido que se le da en Mateo 8:17 cuando Jesús sanaba a los enfermos y libertaba a los endemoniados.
El escritor cita a Isaías 53:4 alegando profética mente en un acto presente, que la raza humana tendría acceso a la sanidad y a disfrutar de perfecta salud al depositar su fe en Jesús como el Mediador, como el Sumo
Pontífice, como el Vicario de Dios. Toda persona que haya aceptado a Jesús como su Salvador, tiene derecho a la sanidad o a vivir en perfecta salud; Él nos dejó ese legado.
EL DESCENSO AL INFIERNO
Para poder tener mayor comprensión de esto, debemos estudiar la doctrina del infierno. Hay tres términos en el griego para definir el infierno:
>Hades
>Tartaru:
>Geenna o Ge-Hinom
Pasemos a describir cada uno:
Hades: Región de los espíritus de los muertos perdidos, incluyendo los muertos bienaventurados en los tiempos anteriores a la ascensión de Cristo.
El Hades, en la actualidad, es un estado intermedio entre la muerte y la condenación en el Gehena. Lucas 16:23
Tartaru: Traducido como infierno en 2ª Pedro 2:4. Está constituido por las prisiones de oscuridad, lugar donde fueron arrojados los ángeles caídos, para ser reservados al juicio. Este lugar sólo es habitado por los ángeles caídos.
Geenna o Ge-Hinom: Este término se usa para describir el lugar donde van a ser lanzados los seres que están en el Hades, después del Juicio (Apocalipsis 20:13), denominado el Juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:11-15). También serán lanzados en el, la Bestia y el Falso profeta (Apocalipsis 19:20) y junto con ellos el diablo (Apocalipsis 20:10).
Este lugar es el de tormento eterno (Apocalipsis 20:10) este es el lugar al que Jesús describe como el fuego que nunca se apaga y el gusano que nunca muere. Marcos 9:44-48.
De estos tres lugares Jesús descendió fue al Hades. Pero debemos destacar que el Hades se dividía en dos departamentos o secciones: la parte superior llamada “El Seno de Abraham”, y la parte inferior llamada “El lugar de tormento”. Lucas 16:19.31.
De estas dos secciones del Hades, Jesús estuvo en el lugar de tormento; Pablo es claro en el asunto, cuando en la carta a los Efesios nos dice: “Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?” Efesios 4:9.
Si hacemos crítica de los términos mencionados en el pasaje, Pablo dice que Jesús descendió a las partes “más bajas de la tierra”, no dijo a las partes bajas; esto indica que Jesús descendió a la parte inferior del Hades, que es el lugar de tormento. Jesús tenía que descender a ese lugar porque es el sitio que nos pertenecía a nosotros; Él ocupó nuestro lugar en todos los aspectos. Sin lugar a dudas fue atormentado tres días y tres noches según lo descrito en el libro de Jonás capítulo 2 del verso 1 al 10 y lo es corroborado por el Evangelio de Lucas capitulo 16 verso 23.
EL ASCENSO DEL INFIERNO
Al tercer día Dios levantó a Jesús de entre los muertos, ¿cómo Dios hizo esto? ¿De qué se valió Dios para hacerlo?
Dios debía tener un argumento legal para poder levantar a Jesús de los muertos. Para darle vida primero tuvo que impartir justicia sobre Jesús porque la vida viene como producto de la justicia. En el caso de Jesús, Dios utilizó la ley para justificarlo por el cumplimiento de ella. Pablo, en ningún momento negó que la ley podía justificar al hombre, lo que alegó es que no había hombre que cumpliese la ley para ser justificado por ella, pero Jesús fue la excepción, Él cumpliendo la ley a perfección fue justificado por ella.
La Biblia declara que “…no se halló pecado en Él” (1ª Pedro 2:22). Por causa de la justicia que vino por el cumplimiento de la ley, Jesús fue vivificado en el espíritu y de esta forma venció a la muerte, venció al pecado, venció al Hades, venció al diablo; y se levantó como el Sumo Sacerdote entró en el verdadero Lugar Santísimo selló el nuevo pacto y le dio acceso a la dispensación de la gracia y nos dio libre acceso al Trono de Dios.
E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92



miércoles, 23 de septiembre de 2015

domingo, 30 de agosto de 2015

LOS PADECIMIENTOS DE JESÚS PRIMERA PARTE.
Vamos a dar inicio a la narración de los padecimientos de Jesús, paso a paso, comenzando desde su estadía en el Getsemaní, para que tengamos una clara percepción del costo que tuvo nuestra salvación.
Getsemaní: Era una pequeña propiedad cercada por un huerto, entre árboles frutales y varios arbustos, que se encontraba al pie del monte de los Olivos. El término “Getsemaní” en sí, significa “prensa de aceite”, y aplicándolo a la vida de Jesús en Getsemani, fue por lo que Él pasó, su alma fue totalmente procesada, desmenuzada, para que tuviera lugar la obediencia.
En Getsemani, Jesús no sólo fue tentado por el diablo, también fue probado y confrontado por Dios. En la carta a los Hebreos nos refleja este cuadro que fue difícil para Jesús.
“Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruego y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia.” Hebreos 5:7.8.
En el caso de la tentación satánica yo resisto al diablo en fe confiando en la Palabra de Dios y él huirá de mí; pero ¿cómo resistimos a Dios? ¿Cómo confrontar y vencer al que todo lo puede? La oración de Jesús en el Getsemaní, consistía de dos partes:
“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”
El ”…pasa de mí esta copa”, registra el deseo de Jesús, el cual no fue escuchado por el Padre, el “…pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”, registra el total quebrantamiento, y el acceso de la voluntad de Jesús en obediencia al Padre.
Esta segunda etapa es la que registra el escritor de los Hebreos cuando escribe: “... fue oído a causa de su temor reverente.” Esto fue lo que Dios escuchó de Jesús, y tomó en cuenta en la oración, porque estaba en sus designios que pasara por el vía cruces. Lucas 22:42. Hebreos 5:7.8.
Ser confrontado por Dios no es cosa fácil. Él, en su mayoría, te va a pedir que hagas lo que no quieres hacer, y que dejes de hacer lo que te gusta hacer.
El encuentro con Dios y su voluntad produce grandes conflictos en el alma, que nos llevan a intensas agonías, teniendo luchas internas que sólo nosotros podremos librar.
En lo personal, he aprendido que cuando soy confrontado por Dios, siempre tomo la mejor decisión, ceder mi voluntad a la suya. Por mucho que me duela desprenderme de las cosas, entiendo que nada en este mundo tiene tanto valor como el hacer la voluntad de Dios.
El Getsemani era un lugar donde Jesús frecuentaba para orar (Lucas 21:37. Juan 18:2). En la mayoría de los casos, Él lo hacía solo, dejaba a sus discípulos al pie del monte de los Olivos y entraba al huerto del Getsemaní a orar.
El día que Jesús fue entregado y tomado en manos del Sanedrín, fue tan decisivo que Él no subió solo al huerto, sino que tomó a tres de sus discípulos para que estuviesen cerca de Él, e intercedieran con Él.
Cuando Jesús expresa: “¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?” (Mateo 26:40), señala la necesidad que tenía de una intercesión a causa de su agonía; Él se sentía solo, quizás un poco confundido totalmente turbado y angustiado, por todo lo que le sobrevenía. Comenzó a sentir una agonía psíquica hasta el punto que exclamó: “Tengo una tristeza que me está causando la muerte.” Así lo expresa el texto original. El término agonía del griego es “Agonia”, que indica una extrema tensión emocional y angustia. Lucas 22:44.
Según algunos historiadores, Cristo oró en la forma más humillante, como lo hacía todo judío, se postraba sobre sus pectorales y su rostro en tierra, tanto fue el sufrimiento producido por esta agonía, que la Biblia describe su sudor “Como grandes gotas de sangre”.
Cabe resaltar y tomar en cuenta, que el término utilizado para “gotas de sangre”, es thromboi-haimatos, que indica una sangre espesa, coagulada.
La historia médica registra algunos casos, en los que la intensa agonía mental se ha visto acompañada de la transpiración de sangre, producida por la ruptura de vasos sanguíneos como consecuencia de la presión sanguínea por una subida de tensión.
Esta sudoración de sangre, es efecto de una reacción por la sangre que se retira del corazón en casos de extremo pavor; al agudizarse el clímax de la agonía por el conflicto mental, la sangre se viene en tremendo rebote hacia la periferia, haciendo saltar las plaquetas y colándose, finalmente, a través de la epidermis, para producir así la sudoración de sangre, conocida en términos médicos como “Hemohidrosis” o “Hematridosis”.
Sin lugar a dudas, esto, clínicamente, pasó en la vida de Jesús, hasta el punto que sólo Lucas registra tal acontecimiento como médico (Lucas 22:44).
Era tanta la agonía por la que Jesús pasó, que en medio de ella Dios tuvo que enviar a un ángel para confortarle. El término confortar indica: Darle ánimo a alguien que está a punto de claudicar en una misión que se le ha encomendado. Confortar indica dar asistencia para recobrar fuerzas.
Así podemos deducir que la aflicción y la agonía de Jesús eran tan intensas, que si Dios no envía al ángel para confortarle es posible que Jesús no hubiese podido superar la prueba.
La soledad es uno de los más grandes enemigos para alcanzar el éxito, Jesús en el Getsemaní no pudo ser asistido por el Espíritu Santo, no tuvo apoyo de la deidad ni siquiera sus discípulos intercedieron por Él, estaba solo en total abandono. Dios en ese momento fue el enemigo de su voluntad al ser confrontado por Él. Jesús sabía que la mejor opción era ceder su voluntad a la del Padre. Sólo así fue librada su alma.
La traición.
Judas fue uno de los discípulos que estuvieron con Jesús, fue en quien más confiaba, hasta el punto que se le entregó la responsabilidad del tesoro (Juan 12:4-6) lo llamó amigo término que en griego indica camarada, y tiene que ver con sociedad, con intimar, entrega, confianza, bondad, uno que comparte tus cosas incluyendo tu recámara. Mateo 26:50.
La traición, cuando viene de un ser querido duele mucho más porque es un acto inesperado; sólo los que han pasado por la traición pueden entender lo duro que fue esto para Jesús (Salmo 41:9) y cómo esto se aunó a sus aflicciones.
Pero aunado a esto, tenemos la traición de uno de sus discípulos, el cual lo negó con maldición, este es el caso del apóstol Pedro. CONTINUARAAAÁ.
MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO A.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92
Venezuela-Maracaibo-Zulia