sábado, 25 de mayo de 2013

IMPORTANCIA DE TENER UNA VISIÓN EN EL MINISTERIO

IMPORTANCIA DE TENER UNA VISIÓN EN EL MINISTERIO

Eclesiastés dice: que le es mejor al hombre ser un abortivo, que el estar en la tierra sin visión. (Eclesiastés 6:3.6.) En forma amplificada el texto dice: Te es mejor haber nacido antes del tiempo y sin vida, que estar en el mundo sin propósito. 

En las observaciones que a continuación voy a presentar, usted podrá darse cuenta de lo importante que es tener visión en el Ministerio y lo nocivo y letal que puede ser el no tenerla. 

Alguien dijo, refiriéndose al valor de la visión, que no importa cuánto dinero tenga un individuo, si carece de visión es el más pobre del mundo ya que su vida no tiene sentido. Una misión y una visión se pueden desarrollar y alcanzar con dinero pero no se compra con dinero. Si sólo vives de tu dinero y no tienes visión, eres la persona más pobre en el mundo, porque sin visión sólo se consume, la visión te lleva a producir.

El valor de la visión es tan significante que una persona con visión es más grande que las fuerzas pasivas de noventa y nueve que sólo están interesadas en hacer o llegar a ser alguien. La mayoría de las personas tienen interés en su destino, pero no son gentes realizadas por no tener motivos que los impulsen porque no tienen visión.

El don más grande que Dios le pudo dar a un individuo para visualizar las cosas no es la vista, es la visión. La vista es la función de los ojos pero la visión es la función del corazón. Se puede tener vista y no tener visión. La visión es tan determinante para el éxito de un individuo que sólo ella te mantiene viendo aun cuando tengas los ojos cerrados.

El peor enemigo de la visión que viene de Dios son tus propios ojos, lo que ves no determina lo que Dios te muestra en visión. 

En una ocasión se le preguntó a una mujer invidente llamada Helen Keller que si había algo peor en este mundo que nacer siendo ciego, a lo cual contestó: “sí, nacer con vista y no tener visión”.

Esta mujer invidente, con todas las dificultades que tenía, logró sacar su doctorado en la Universidad. Ella no tenía vista pero tenía visión.
La desgracia más grande para un individuo está en no sentirse realizado en la vida, y de la única forma que un individuo se sienta realizado es que haya alcanzado propósitos y proyectos, que indica una visión. A continuación presentare siete factores que podrán ser la causa determinante y absoluta en la destrucción y la esterilidad de un individua falta de visión. 

I) SI NO HAY VISIÓN DE MÁS SE ESTÁ EN EL MINISTERIO.

En la introducción de la guía decíamos que la fuerza y la intensidad con que logremos llevar a cabo un Ministerio está en proporción directa con la visión que se ha recibido. Una persona con visión es más fuerte y más poderosa que noventa y nueve que emprenden algo sin visión.

Si no hay visión no hay verdadero motivo que nos comprometa a desarrollar con éxito el Ministerio. El éxito en un Ministro está en alcanzar el objetivo de dicho Ministerio, que vendría siendo la visión.

II) DONDE HAY VISION NO HAY LUGAR PARA LA ELECCIÓN

Una persona con visión sabe cuál es su decisión y que no tiene opción para elegir entre otra cosa, porque la visión tiene una característica tan importante que por ende te va a demarcar un horizonte muy definido que te llevará a alcanzar un objetivo. Por esta causa una persona que haya recibido de Dios la visión, sabe y debe estar claro que su única opción es la visión. 


III) DONDE NO HAY VISION NO HAY ABSTINENCIA

La abstinencia relativa a la visión, es el poder que se tiene de privarse de todo aquello que nos desvía y nos saca del curso para lo cual fuimos escogidos. Cuando no tienes visión lo que te ofrecen lo haces, por esta causa, cuando el visionario cuida la visión, la visión lo cuida a él.

La visión de Dios en un hombre es tan determinante, que la visión que viene del creador de la vida preserva la vida de los hombres. Hasta que Dios no termine lo que se propuso hacer en el hombre que le dio la visión por ningún motivo puede morir. Esto es notorio en la vida de Simeón, lo que le preservó la vida a este hombre fue la palabra que recibió de Dios cuando le dijo que hasta que sus ojos no vieran al Mesías no vería la muerte. Una vez que esto se cumplió Simeón murió (Lucas 2:25.32). Esto indica que hasta que Dios no termine de hacer con nosotros lo que se propuso hacer no veremos la muerte. Pero debemos entender, que esto se da en aquellos que permanecen en la visión cumpliendo los principios y demandas del Reino en relación a la visión que se recibió de Dios, si abandonas la visión en cualquier momento puedes morir. El ejemplo más claro lo tenemos en la vida de Moisés, Aron, Sansón, Eli; que por quebrantar los principios y las demandas de Dios fueron desplazados y vieron la muerte. 
“Aquel mismo día Jehová habló a Moisés y le dijo: «Sube a estos montes de Abarim, al monte Nebo, situado en la tierra de Moab que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel. Muere allí en el monte al cual subes, y te reunirás a tu pueblo, así como murió Aarón, tu hermano, en el monte Hor, y se reunió a su pueblo. Por cuanto pecasteis contra mí en medio de los hijos de Israel, en las aguas de Meriba, en Cades, en el desierto de Zin; porque no me santificasteis en medio de los hijos de Israel. 52 Verás, por tanto, delante de ti la tierra, pero no entrarás allá, en la tierra que doy a los hijos de Israel.” Deuteronomio 32:48.52.
IV) DONDE NO HAY VISIÓN NO HAY CAMINO DEFINIDO.

En Juan 14:5 encontramos un ejemplo claro de lo que acabamos de hacer referencia. Jesús le dice a sus Discípulos en una forma afirmativa, “sabéis a donde voy, sabéis el camino”, Tomás expresó en una forma interrogante y razonable: “Señor no sabemos a dónde vas; ¿Cómo pues podemos saber el camino?”. Es decir: “Señor muéstranos a dónde vas y conoceremos el camino”. Jesús inmediatamente en la respuesta que les da a sus discípulos, les mostró al Padre como la meta y se mostró a Él como el camino.

Observando con precisión el pasaje podemos entender una gran verdad, que sin una meta no hay camino definido, Tomás le dijo a Jesús “…muéstranos a dónde vas y conoceremos el camino”. Esto indica que un individuo que tenga la intención de salir pero sin tener una meta, un destino, o un punto de llegada nunca tendrá un camino definido; cualquier camino le sirve. Alguien dijo que lo importante no es tener un punto de salida sino tener un punto de llegada.

Un Ministro debe estar seguro hacia dónde se dirige, cuál es su rumbo, y estando claro en esto tener una dirección precisa para así poder dirigir a otros. Jesús en Juan 8:14 dijo: “Yo sé de dónde vengo y sé a dónde voy”, esta debe ser la percepción de un Ministro, por lo menos saber a dónde va o hacia dónde se dirige. De no ser así, sería un nómada, ambulante, un ente sin destino.

V) DONDE NO HAY VISIÓN LAS COSAS SE HACEN AL AZAR, A TIENTAS, A LA AVENTURA, SIN OBJETIVIDAD.

Estar en el Ministerio sin visión es como tirar golpes al aire, Dios no quiere personas que estén en el Ministerio trabajando a la aventura, Él quiere personas con objetividad, con precisión, claros y seguros de lo que están haciendo y a lo que fueron llamados. 

Pablo en filipenses.3:14 dijo: “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento” 

Proseguir: Este término del griego indica: seguir con intensidad en una forma presurosa sin desviar el rumbo. El proseguir tiene que ver con el avanzar en las directrices que el Espíritu Santo nos da para alcanzar un objetivo. 

La meta: Es el propósito relativo a la visión 

El premio: Es el galardón, 

El supremo llamamiento: Viene siendo el Ministerio.

Pablo estaba claro del premio que iba a recibir, del llamado que había recibido, de la meta (visión) que debía alcanzar y de la misión que debía desarrollar. Todo Ministro debe estar claro en estos cuatro factores que son determinantes en la carrera Ministerial, de no ser así, estás como un barco sin timón, sin rumbo fijo, a la deriva, vives en total perplejidad y así no se dirige un pueblo.

VI) UN MINISTRO SIN VISIÓN ES UN MINISTRO SIN FUTURO, SIN PORVENIR, VULGARMENTE ES UN VAGO.

Dios no llama a vagos al Ministerio ni llama a la vagancia, Dios es un Dios de propósitos, Él trabaja con objetividad.
En una ocasión Jesús dijo: “Hasta ahora yo trabajo y mi padre trabaja” (Juan 5:17). Tenemos como experiencia y testimonio Bíblico que siempre que Dios llamó a alguien al Ministerio estaba en sus ocupaciones, es decir estaba trabajando y lo llamó para trabajar.

Cuando Dios llamó a Moisés, Elías, Eliseo, David, Samuel, Aarón, Abraham, Josué, Pedro, Andrés, Mateo, Pablo, entre otros; todos ellos estaban trabajando, porque Dios no llama ni a vagos al Ministerio, ni a estar en la vagancia en el Ministerio.

Yo soy de los que creo que una persona que haya sido un vago, negligente, e irresponsable en lo secular, así será en lo espiritual, por causa de tener un carácter formado en la vagancia.

Como Maestro lo afirmo categóricamente sin vacilar, que así de vago como es el Ministro así será la Iglesia o quien lo sigue. 

Una Iglesia que esté siendo dirigida por un hombre que no tenga visión, entra en el terreno de la vagancia, de la rutina, del cansancio espiritual, del aburrimiento, del descuido, el abandono; hasta llegar a la destrucción. Este nunca ha sido el propósito de Dios. Él constituyó Ministros capacitándolos de poder, autoridad y señorío, entregándoles una visión que encierra sus propósitos para ser impartida a un pueblo, es decir su Iglesia, y poder así alcanzar uno de sus objetivos primordiales que es rescatar los valores principales del reino que es la raza humana.

Un hombre si visión entra en el campo del hastío, lo cual es producto de la falta de visión y misión, hasta el punto, que puedes estar móvil dentro de la Iglesia haciendo la obra de Dios y sentirte cansado de lo mismo.

El hastío no se da por la falta de actividad, sino por falta de visión y misión. Una vida sin la visión y la misión de Dios, se vuelve: tediosa, aburrida, fastidiosa, latosa, repetitiva, monótona, sin interés, rutinaria, común. ///Siempre lo mismo/// Reitero, por el hastío el pueblo entra en el terreno de la vagancia, el descuido, el abandono, y el cansancio espiritual; llevándolo fácilmente a un mundo de delincuencia. 

VII) DONDE NO HAY VISIÓN, NO HAY DIRECCIÓN SABIA.

Proverbios 11:14 dice: “Donde no hay dirección sabia, el pueblo perece, cae, se destruye”.

En lo personal creo y con toda seguridad lo afirmo, cuando no se tiene visión sólo se vive del pasado junto con las desilusiones y fracasos del presente. Por lo tanto la visión es la clave para tener éxito en el futuro.
Proverbios 29:18 dice: “Sin profecía, el pueblo se desenfrena” El término que se utilizó del hebreo para hacer referencia a la profecía es “ Chazon” que también se utiliza para referirse a la visión.

Debemos tomar en cuenta que Dios nunca ha colocado la visión sobre el pueblo, Él la coloca sobre el líder que consagró al Ministerio. Por esta causa es tan nocivo que en un pueblo no haya líder donde colocar la visión, como el que haya líder sin visión.

Cuando Dios llama a Moisés, puso la visión en él para dirigir al pueblo, cuando Moisés muere la visión fue colocada en Josué (Josué 1:1-9) pero cuando Josué muere no hubo líder en quien Dios colocara la visión, esto trajo como resultado que todo el pueblo se desenfrenó y se rebelaron en contra de Dios e hicieron sus propósitos ¿por qué? Porque no había visión, Dios tuvo que levantar Jueces para colocar en ellos la visión y poder dirigir a su pueblo bajo sus propósitos, con todo y eso los israelitas no querían someterse a los jueces y le costó a Dios en gran manera para que el pueblo pudiese entrar en la visión, porque donde no hay visión un pueblo se desenfrena. 

Tenemos el ejemplo claro de la Iglesia de los Corintios, que por falta de visión reinó la anarquía, la división, la confusión y el desorden tanto moral como espiritual. 

Según Hechos 18:7.11 Pablo estuvo con los Corintios 18 meses mientras fundaba la Iglesia, yéndose y dejando a Apolo encargado (Hechos 19:1). Luego Apolo se negó a quedarse (1ª Corintios 16:12) por lo cual Pedro estuvo pastoreando por un tiempo.(1ª Corintios 1:12 ) pero ninguno de los líderes que estuvieron en Corintios lo hicieron en una forma definida y concreta sino en forma parcial y ocasional. 

La Iglesia era dirigida por cartas que el Apóstol Pablo escribía, debido a las informaciones que la Iglesia de Corintio en sus cartas enviaba a Pablo, por información que el Apóstol recibía de Estéfanas, Fortunato, Acaico y los de Cleo. 1ª Corintios 1:11; 7:11; 16:7. 

De esta forma se dirigió la Iglesia de los Corintios, nunca tuvo un líder al frente y por ende nunca tuvieron una visión clara y precisa de parte de Dios. Estos son ejemplos que nos indican que donde no hay visión no hay dirección sabia y donde no hay dirección sabia el pueblo se desenfrena.

La visión es tan importante que ella determina la vida y el destino de los hombres. El visionario debe entender que la visión es la misma vida ya que es el sentido de ella, perder la visión es como perder la vida. 

La visión es la fuente de la disciplina y la madre del liderazgo. El hombre con una visión clara vive una vida bien enfocada que lo mantiene en dominio propio, hasta el punto que lo lleva a ser selecto y exigente en las elecciones no dejándose llevar por las emociones, ni las ofertas, ni las apariencias de la vida.

Cuando el visionario cuida la visión la visión lo cuida a él. Por causa de la visión el visionario sabio y prudente escoge: su futuro, la inversión de su tiempo, de su dinero, sus amistades, con quién se relaciona, con quién se asocia, lo que ve, lo que oye, su lectura. 

El visionario debe entender que la visión es la misma vida ya que es el sentido de ella, perder la visión es como perder la vida. 

La vida y la circunstancia por influencia diabólica se va a encargar de presentar paralelamente a la visión: fama, fortuna, pasiones desenfrenadas, entre ellas una vida de promiscuidad; con el fin de desviar la mirada del propósito de Dios. Por esta causa debemos ser selectos en nuestras decisiones, y ser cuidadosos y prudentes con los pasos que demos. Un paso y una decisión mal tomada pueden llevarse el propósito de Dios en nuestras vidas. Nunca olvides este eslogan que encierra un gran principio: “Cuando el visionario cuida la visión, la visión lo cuida a él” 

IMPORTANCIA DE TENER UNA VISIÓN EN EL MINISTERIO.

Eclesiastés dice: que le es mejor al hombre ser un abortivo, que el estar en la tierra sin visión. (Eclesiastés 6:3.6.) En forma amplificada el texto dice: Te es mejor haber nacido antes del tiempo y sin vida, que estar en el mundo sin propósito. 

En las observaciones que a continuación voy a presentar, usted podrá darse cuenta de lo importante que es tener visión en el Ministerio y lo nocivo y letal que puede ser el no tenerla. 

Alguien dijo, refiriéndose al valor de la visión, que no importa cuánto dinero tenga un individuo, si carece de visión es el más pobre del mundo ya que su vida no tiene sentido. Una misión y una visión se pueden desarrollar y alcanzar con dinero pero no se compra con dinero. Si sólo vives de tu dinero y no tienes visión, eres la persona más pobre en el mundo, porque sin visión sólo se consume, la visión te lleva a producir.

El valor de la visión es tan significante que una persona con visión es más grande que las fuerzas pasivas de noventa y nueve que sólo están interesadas en hacer o llegar a ser alguien. La mayoría de las personas tienen interés en su destino, pero no son gentes realizadas por no tener motivos que los impulsen porque no tienen visión.

El don más grande que Dios le pudo dar a un individuo para visualizar las cosas no es la vista, es la visión. La vista es la función de los ojos pero la visión es la función del corazón. Se puede tener vista y no tener visión. La visión es tan determinante para el éxito de un individuo que sólo ella te mantiene viendo aun cuando tengas los ojos cerrados.

El peor enemigo de la visión que viene de Dios son tus propios ojos, lo que ves no determina lo que Dios te muestra en visión. 

En una ocasión se le preguntó a una mujer invidente llamada Helen Keller que si había algo peor en este mundo que nacer siendo ciego, a lo cual contestó: “sí, nacer con vista y no tener visión”.

Esta mujer invidente, con todas las dificultades que tenía, logró sacar su doctorado en la Universidad. Ella no tenía vista pero tenía visión.
La desgracia más grande para un individuo está en no sentirse realizado en la vida, y de la única forma que un individuo se sienta realizado es que haya alcanzado propósitos y proyectos, que indica una visión. A continuación presentare siete factores que podrán ser la causa determinante y absoluta en la destrucción y la esterilidad de un individua falta de visión. 

I) SI NO HAY VISIÓN DE MÁS SE ESTÁ EN EL MINISTERIO.

En la introducción de la guía decíamos que la fuerza y la intensidad con que logremos llevar a cabo un Ministerio está en proporción directa con la visión que se ha recibido. Una persona con visión es más fuerte y más poderosa que noventa y nueve que emprenden algo sin visión.

Si no hay visión no hay verdadero motivo que nos comprometa a desarrollar con éxito el Ministerio. El éxito en un Ministro está en alcanzar el objetivo de dicho Ministerio, que vendría siendo la visión.

II) DONDE HAY VISION NO HAY LUGAR PARA LA ELECCIÓN

Una persona con visión sabe cuál es su decisión y que no tiene opción para elegir entre otra cosa, porque la visión tiene una característica tan importante que por ende te va a demarcar un horizonte muy definido que te llevará a alcanzar un objetivo. Por esta causa una persona que haya recibido de Dios la visión, sabe y debe estar claro que su única opción es la visión. 


III) DONDE NO HAY VISION NO HAY ABSTINENCIA

La abstinencia relativa a la visión, es el poder que se tiene de privarse de todo aquello que nos desvía y nos saca del curso para lo cual fuimos escogidos. Cuando no tienes visión lo que te ofrecen lo haces, por esta causa, cuando el visionario cuida la visión, la visión lo cuida a él.

La visión de Dios en un hombre es tan determinante, que la visión que viene del creador de la vida preserva la vida de los hombres. Hasta que Dios no termine lo que se propuso hacer en el hombre que le dio la visión por ningún motivo puede morir. Esto es notorio en la vida de Simeón, lo que le preservó la vida a este hombre fue la palabra que recibió de Dios cuando le dijo que hasta que sus ojos no vieran al Mesías no vería la muerte. Una vez que esto se cumplió Simeón murió (Lucas 2:25.32). Esto indica que hasta que Dios no termine de hacer con nosotros lo que se propuso hacer no veremos la muerte. Pero debemos entender, que esto se da en aquellos que permanecen en la visión cumpliendo los principios y demandas del Reino en relación a la visión que se recibió de Dios, si abandonas la visión en cualquier momento puedes morir. El ejemplo más claro lo tenemos en la vida de Moisés, Aron, Sansón, Eli; que por quebrantar los principios y las demandas de Dios fueron desplazados y vieron la muerte. 
“Aquel mismo día Jehová habló a Moisés y le dijo: «Sube a estos montes de Abarim, al monte Nebo, situado en la tierra de Moab que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel. Muere allí en el monte al cual subes, y te reunirás a tu pueblo, así como murió Aarón, tu hermano, en el monte Hor, y se reunió a su pueblo. Por cuanto pecasteis contra mí en medio de los hijos de Israel, en las aguas de Meriba, en Cades, en el desierto de Zin; porque no me santificasteis en medio de los hijos de Israel. 52 Verás, por tanto, delante de ti la tierra, pero no entrarás allá, en la tierra que doy a los hijos de Israel.” Deuteronomio 32:48.52.
IV) DONDE NO HAY VISIÓN NO HAY CAMINO DEFINIDO.

En Juan 14:5 encontramos un ejemplo claro de lo que acabamos de hacer referencia. Jesús le dice a sus Discípulos en una forma afirmativa, “sabéis a donde voy, sabéis el camino”, Tomás expresó en una forma interrogante y razonable: “Señor no sabemos a dónde vas; ¿Cómo pues podemos saber el camino?”. Es decir: “Señor muéstranos a dónde vas y conoceremos el camino”. Jesús inmediatamente en la respuesta que les da a sus discípulos, les mostró al Padre como la meta y se mostró a Él como el camino.

Observando con precisión el pasaje podemos entender una gran verdad, que sin una meta no hay camino definido, Tomás le dijo a Jesús “…muéstranos a dónde vas y conoceremos el camino”. Esto indica que un individuo que tenga la intención de salir pero sin tener una meta, un destino, o un punto de llegada nunca tendrá un camino definido; cualquier camino le sirve. Alguien dijo que lo importante no es tener un punto de salida sino tener un punto de llegada.

Un Ministro debe estar seguro hacia dónde se dirige, cuál es su rumbo, y estando claro en esto tener una dirección precisa para así poder dirigir a otros. Jesús en Juan 8:14 dijo: “Yo sé de dónde vengo y sé a dónde voy”, esta debe ser la percepción de un Ministro, por lo menos saber a dónde va o hacia dónde se dirige. De no ser así, sería un nómada, ambulante, un ente sin destino.

V) DONDE NO HAY VISIÓN LAS COSAS SE HACEN AL AZAR, A TIENTAS, A LA AVENTURA, SIN OBJETIVIDAD.

Estar en el Ministerio sin visión es como tirar golpes al aire, Dios no quiere personas que estén en el Ministerio trabajando a la aventura, Él quiere personas con objetividad, con precisión, claros y seguros de lo que están haciendo y a lo que fueron llamados. 

Pablo en filipenses.3:14 dijo: “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento” 

Proseguir: Este término del griego indica: seguir con intensidad en una forma presurosa sin desviar el rumbo. El proseguir tiene que ver con el avanzar en las directrices que el Espíritu Santo nos da para alcanzar un objetivo. 

La meta: Es el propósito relativo a la visión 

El premio: Es el galardón, 

El supremo llamamiento: Viene siendo el Ministerio.

Pablo estaba claro del premio que iba a recibir, del llamado que había recibido, de la meta (visión) que debía alcanzar y de la misión que debía desarrollar. Todo Ministro debe estar claro en estos cuatro factores que son determinantes en la carrera Ministerial, de no ser así, estás como un barco sin timón, sin rumbo fijo, a la deriva, vives en total perplejidad y así no se dirige un pueblo.

VI) UN MINISTRO SIN VISIÓN ES UN MINISTRO SIN FUTURO, SIN PORVENIR, VULGARMENTE ES UN VAGO.

Dios no llama a vagos al Ministerio ni llama a la vagancia, Dios es un Dios de propósitos, Él trabaja con objetividad.
En una ocasión Jesús dijo: “Hasta ahora yo trabajo y mi padre trabaja” (Juan 5:17). Tenemos como experiencia y testimonio Bíblico que siempre que Dios llamó a alguien al Ministerio estaba en sus ocupaciones, es decir estaba trabajando y lo llamó para trabajar.

Cuando Dios llamó a Moisés, Elías, Eliseo, David, Samuel, Aarón, Abraham, Josué, Pedro, Andrés, Mateo, Pablo, entre otros; todos ellos estaban trabajando, porque Dios no llama ni a vagos al Ministerio, ni a estar en la vagancia en el Ministerio.

Yo soy de los que creo que una persona que haya sido un vago, negligente, e irresponsable en lo secular, así será en lo espiritual, por causa de tener un carácter formado en la vagancia.

Como Maestro lo afirmo categóricamente sin vacilar, que así de vago como es el Ministro así será la Iglesia o quien lo sigue. 

Una Iglesia que esté siendo dirigida por un hombre que no tenga visión, entra en el terreno de la vagancia, de la rutina, del cansancio espiritual, del aburrimiento, del descuido, el abandono; hasta llegar a la destrucción. Este nunca ha sido el propósito de Dios. Él constituyó Ministros capacitándolos de poder, autoridad y señorío, entregándoles una visión que encierra sus propósitos para ser impartida a un pueblo, es decir su Iglesia, y poder así alcanzar uno de sus objetivos primordiales que es rescatar los valores principales del reino que es la raza humana.

Un hombre si visión entra en el campo del hastío, lo cual es producto de la falta de visión y misión, hasta el punto, que puedes estar móvil dentro de la Iglesia haciendo la obra de Dios y sentirte cansado de lo mismo.

El hastío no se da por la falta de actividad, sino por falta de visión y misión. Una vida sin la visión y la misión de Dios, se vuelve: tediosa, aburrida, fastidiosa, latosa, repetitiva, monótona, sin interés, rutinaria, común. ///Siempre lo mismo/// Reitero, por el hastío el pueblo entra en el terreno de la vagancia, el descuido, el abandono, y el cansancio espiritual; llevándolo fácilmente a un mundo de delincuencia. 

VII) DONDE NO HAY VISIÓN, NO HAY DIRECCIÓN SABIA.

Proverbios 11:14 dice: “Donde no hay dirección sabia, el pueblo perece, cae, se destruye”.

En lo personal creo y con toda seguridad lo afirmo, cuando no se tiene visión sólo se vive del pasado junto con las desilusiones y fracasos del presente. Por lo tanto la visión es la clave para tener éxito en el futuro.
Proverbios 29:18 dice: “Sin profecía, el pueblo se desenfrena” El término que se utilizó del hebreo para hacer referencia a la profecía es “ Chazon” que también se utiliza para referirse a la visión.

Debemos tomar en cuenta que Dios nunca ha colocado la visión sobre el pueblo, Él la coloca sobre el líder que consagró al Ministerio. Por esta causa es tan nocivo que en un pueblo no haya líder donde colocar la visión, como el que haya líder sin visión.

Cuando Dios llama a Moisés, puso la visión en él para dirigir al pueblo, cuando Moisés muere la visión fue colocada en Josué (Josué 1:1-9) pero cuando Josué muere no hubo líder en quien Dios colocara la visión, esto trajo como resultado que todo el pueblo se desenfrenó y se rebelaron en contra de Dios e hicieron sus propósitos ¿por qué? Porque no había visión, Dios tuvo que levantar Jueces para colocar en ellos la visión y poder dirigir a su pueblo bajo sus propósitos, con todo y eso los israelitas no querían someterse a los jueces y le costó a Dios en gran manera para que el pueblo pudiese entrar en la visión, porque donde no hay visión un pueblo se desenfrena. 

Tenemos el ejemplo claro de la Iglesia de los Corintios, que por falta de visión reinó la anarquía, la división, la confusión y el desorden tanto moral como espiritual. 

Según Hechos 18:7.11 Pablo estuvo con los Corintios 18 meses mientras fundaba la Iglesia, yéndose y dejando a Apolo encargado (Hechos 19:1). Luego Apolo se negó a quedarse (1ª Corintios 16:12) por lo cual Pedro estuvo pastoreando por un tiempo.(1ª Corintios 1:12 ) pero ninguno de los líderes que estuvieron en Corintios lo hicieron en una forma definida y concreta sino en forma parcial y ocasional. 

La Iglesia era dirigida por cartas que el Apóstol Pablo escribía, debido a las informaciones que la Iglesia de Corintio en sus cartas enviaba a Pablo, por información que el Apóstol recibía de Estéfanas, Fortunato, Acaico y los de Cleo. 1ª Corintios 1:11; 7:11; 16:7. 

De esta forma se dirigió la Iglesia de los Corintios, nunca tuvo un líder al frente y por ende nunca tuvieron una visión clara y precisa de parte de Dios. Estos son ejemplos que nos indican que donde no hay visión no hay dirección sabia y donde no hay dirección sabia el pueblo se desenfrena.

La visión es tan importante que ella determina la vida y el destino de los hombres. El visionario debe entender que la visión es la misma vida ya que es el sentido de ella, perder la visión es como perder la vida. 

La visión es la fuente de la disciplina y la madre del liderazgo. El hombre con una visión clara vive una vida bien enfocada que lo mantiene en dominio propio, hasta el punto que lo lleva a ser selecto y exigente en las elecciones no dejándose llevar por las emociones, ni las ofertas, ni las apariencias de la vida.

Cuando el visionario cuida la visión la visión lo cuida a él. Por causa de la visión el visionario sabio y prudente escoge: su futuro, la inversión de su tiempo, de su dinero, sus amistades, con quién se relaciona, con quién se asocia, lo que ve, lo que oye, su lectura. 

El visionario debe entender que la visión es la misma vida ya que es el sentido de ella, perder la visión es como perder la vida. 

La vida y la circunstancia por influencia diabólica se va a encargar de presentar paralelamente a la visión: fama, fortuna, pasiones desenfrenadas, entre ellas una vida de promiscuidad; con el fin de desviar la mirada del propósito de Dios. Por esta causa debemos ser selectos en nuestras decisiones, y ser cuidadosos y prudentes con los pasos que demos. Un paso y una decisión mal tomada pueden llevarse el propósito de Dios en nuestras vidas. Nunca olvides este eslogan que encierra un gran principio: “Cuando el visionario cuida la visión, la visión lo cuida a él” 

http://www.youtube.com/watch?v=rrnqzZvXW4k


E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.comcom/www.reformafm.net/
www.lorini.tv Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia

martes, 21 de mayo de 2013

EL PROFETA Y LA PROFECIA II

EL PROFETA Y LA PROFECIA II

Que es Profecía: La profecía como procedencia de Dios, es la expresión de una revelación divina, y puede venir a nosotros en lenguas desconocidas con interpretación, o directamente en un idioma particular mediante el Espíritu de Dios, según 1ª Corintios 14:5.6.

La profecía como procedencia de Dios, es hablar y declarar la mente de Dios bajo la inspiración del Espíritu Santo, es el derramamiento del corazón y esencia de Dios a través de canales humanos para manifestar su voluntad en la tierra.

Profetizar: No es declarar buenos deseos a merced propia, ni improvisar palabras declarando el bienestar y el furo de la gente impulsado por el capricho humano. El profetizar es declarar una palabra que viene de Dios dictaminada por Él, y que estaba ajena al conocimiento humano.

Profetizar: Es comunicar una palabra de Dios recibida por revelación en un momento determinado y que no estaba en el conocimiento humano.


“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. 1ª Pedro 1:19.21.

Profetizar: No es presidir bajo el conocimiento humano; no tiene nada que ver con la predicación ordinaria o normal de la palabra, sin descartar que en medio de una predicación haya una profecía.

La profecía en su manifestación se integra muchas veces con palabra de sabiduría. Con la diferencia que la palabra de sabiduría viene con el fin de tratar en lo personal para determinar el destino de un hombre y encausarlo dentro del propósito de Dios, mientras que la profecía siempre viene a través de segundas personas y viene con el fin de mostrarle al hombre su destino y el propósito de Dios en una forma detallada.

Pero debe entenderse y tomarse en cuenta que toda profecía confirma un trato de Dios en lo personal o debe ser confirmada personalmente por Dios.

Otra de las cosas que debemos tomar en cuenta es que todo profeta profetiza; pero no todo el que profetiza bajo el Don del Espíritu Santo es profeta. Igual podemos decir que todos los caballos corren, pero no todos son de carrera, de allí la gran diferencia que hay entre el Don de Profeta como oficio Ministerial, y el Don de Profecía como Don Espiritual.

El oficio de Profeta como Ministerio se concede para quienes estén dedicados a la dirección de la Iglesia, mientras que el Don Espiritual es una inspiración dada por el Espíritu Santo en un momento determinado; es decir: El Don Espiritual de Profecía es una expresión del Ministerio del Espíritu Santo y el oficio del profeta es una extensión del Ministerio de Cristo.


Debemos tomar en cuenta que si nos apegamos al término Profecía, que es una palabra compuesta, se puede predecir bajo el Don o el oficio de Profecia, ya que la termino Profecía indica “Decir por adelantado”, "pro- adelante", "femi- hablar".

Propósitos de la Profecía

>Edificar: Del griego "oikodomeo", que indica promover el crecimiento espiritual y desarrollar el buen carácter de la Iglesia 1ª Corintios. 14:4 y Efesios. 4:12.

>Exhortar: Del griego "Parakaleo", y viene del latín "Hortari", que significa estímulo y se intensifica con el prefijo "ex". Así la exhortación significa una palabra de ánimo, de admonición y consejo (1ª Corintios. 14:3).

>Consolar Del griego "Paraklesís" y del latín "Confortís", que indica "Afrontar juntos". El consuelo es ese sostén emocional obtenido al saber que otros están compartiendo con nosotros nuestras cargas, y ese sentimiento de confianza se intensifica cuando el otro es Dios.

El consuelo es el sentimiento de descanso, ánimo, por la fortaleza recibida al saber que Dios tiene todo bajo control, el consuelo da una fortaleza que surge al comprender que detrás de los eventos está Dios.

Todo lo que hemos expresado como consuelo viene y es resultado de una palabra de profecía cuando viene de Dios. Nunca la profecía, en el escenario del N.T., vino para destruir.

>Confirmar o conformar: Toda profecía viene con el fin de confirmar un trato que Dios tiene en lo personal por el Espíritu Santo a quien se le dirige la profecía, o en su defecto la confirmación se da cuando la profecía viene con la finalidad de confrontar o encarar a un individuo en sus faltas para hacer una corrección. Se dio en el caso del Rey David cuando fue confrontado por el Profeta Natan. 2ª Samuel 12:1.15.

> Confrontar o encarar: Una de las características del profeta es que no se congracia con el ente a quien le ve dar la profecía, si es de entregar la vida por causa de la verdad profética la entrega.
No faltaba en Israel la peste de los falsos profetas. El profeta de Dios se distingue del falso por la veracidad y por la fidelidad con que transmite la Palabra del Señor. Aunque tiene que anunciar a veces cosas duras, está lleno del Espíritu del Señor, de justicia y de constancia, para decir y corregir las deficiencia y pecado (Miqueas. 3:8). El falso es todo lo contrario, se acomoda al gusto de su auditorio, habla de "paz", anuncia cosas agradables, y adula a la mayoría de sus oyentes para ser remunerado o recompensado por ellos. El falso profeta vende la palabra, acepta sobornos a cualquier precio.
El profeta auténtico es universal, confronta a todos aquellos para quien recibió la palabra de exhortación, no mira distinción, hasta a los poderosos e inminentes, religiosos, magnate; aun hasta el cuerpo de sacerdotes tomando el riesgo de ser apedreado. El falso en cambio, no se atreve a decir la verdad es muy nacionalista, por lo cual no profetiza contra su propio pueblo ni lo exhorta al arrepentimiento.
Por eso los verdaderos profetas tenían adversarios que los perseguían y martirizaban los falsos, al contrario, se veían rodeados de amigos, protegidos por los reyes y obsequiados con enjundiosos regalos.
Siempre será así: el que predica los juicios de Dios, puede estar seguro de encontrar resistencia y contradicción, mientras aquel que predica "lo que gusta a los oídos" (2ª Timoteo 4:3) puede dormir tranquilo; nadie le molesta; es un orador famoso. Tal es lo que está tremendamente anunciado para los últimos tiempos.
1ª Timoteo 4:1. 2ª Timoteo 3:1. 2ª Pedro. 3:3. Judas 18. Mateo. 24: 11.
“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. 3Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. 5Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. 2ª Timoteo 4:1.5.
“Tenía, pues, Josafat riquezas y gloria en abundancia; y contrajo parentesco con Acab. Y después de algunos años descendió a Samaria para visitar a Acab; por lo que Acab mató muchas ovejas y bueyes para él y para la gente que con él venía, y le persuadió que fuese con él contra Ramot de Galaad. Y dijo Acab rey de Israel a Josafat rey de Judá: ¿Quieres venir conmigo contra Ramot de Galaad? Y él respondió: Yo soy como tú, y mi pueblo como tu pueblo; iremos contigo a la guerra. Además dijo Josafat al rey de Israel: Te ruego que consultes hoy la palabra de Jehová. Entonces el rey de Israel reunió a cuatrocientos profetas, y les preguntó: ¿Iremos a la guerra contra Ramot de Galaad, o me estaré quieto? Y ellos dijeron: Sube, porque Dios los entregará en mano del rey. Pero Josafat dijo: ¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová, para que por medio de él preguntemos? El rey de Israel respondió a Josafat: Aún hay aquí un hombre por el cual podemos preguntar a Jehová; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza cosa buena, sino siempre mal. Este es Micaías hijo de Imla. Y respondió Josafat: No hable así el rey. Entonces el rey de Israel llamó a un oficial, y le dijo: Haz venir luego a Micaías hijo de Imla. Y el rey de Israel y Josafat rey de Judá estaban sentados cada uno en su trono, vestidos con sus ropas reales, en la plaza junto a la entrada de la puerta de Samaria, y todos los profetas profetizaban delante de ellos. Y Sedequías hijo de Quenaana se había hecho cuernos de hierro, y decía: Así ha dicho Jehová: Con estos acornearás a los sirios hasta destruirlos por completo. De esta manera profetizaban también todos los profetas, diciendo: Sube contra Ramot de Galaad, y serás prosperado; porque Jehová la entregará en mano del rey. Y el mensajero que había ido a llamar a Micaías, le habló diciendo: He aquí las palabras de los profetas a una voz anuncian al rey cosas buenas; yo, pues, te ruego que tu palabra sea como la de uno de ellos, que hables bien. Dijo Micaías: Vive Jehová, que lo que mi Dios me dijere, eso hablaré. 2ª Cronicas 18:1.13.
>Para la advertencia de un peligro


En Hechos tenemos un ejemplo muy claro, se trata de la manifestación del Don de profecía que se dio por medio de un profeta llamado Agabo, donde dio advertencia de una hambruna que se avecinaba en la tierra habitada de Palestina incluyendo Judea, los Discípulos tomaron cartas en el asunto y recolectaron de sus bienes enviándole a los hermanos solventando la situación. Observe que la carestía que cedió en los tiempos de Claudio Emperador Romano, que fue advertido por el Don de Profecía manifestado en el oficio de un Profeta no tomo desapercibido a los discípulos.

En aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía. Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio. Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea; lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo. Hechos 11:27.30.

Hechos 21:4.14 nos da un ejemplo claro de cómo Pablo fue advertido por Espíritu Santo en una palabra de profecía en la boca de un profeta, del peligro que enfrentaría si llegaba a Jerusalén. Si se lee el pasaje completo nos daremos cuenta que por dos veces fue advertido, pero Pablo en su terquedad no hizo caso a la advertencia y sufrió las consecuencias. Al parecer no era la voluntad de Dios que Pablo pasase las tribulaciones que se dieron en Jerusalén. El verso 4 dice:
“…y ellos decían a Pablo por el Espíritu, que no subiese a Jerusalén”.
En el verso 11 Pablo recibe la segunda advertencia de no ir a Jerusalén lo cual se confirmó en el verso 12 donde dice: “Al oír esto, le rogamos nosotros y los de aquel lugar, que no subiese a Jerusalén”.
Pero en el verso 13 podemos notar la obstinación y terquedad de Pablo no tomando en cuenta la advertencia del Espíritu Pablo dijo: “¿Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón? Porque yo estoy dispuesto no solo a ser atado, más aún a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús”.
En el verso 14 se muestra que sí fue una advertencia del Espíritu, y sí hubo una obstinación de parte de Pablo. El verso dice: “Y como no le pudimos persuadir, (por el Espíritu) desistimos, diciendo: Hágase la voluntad del Señor”.
Este caso pasa en muchos de nosotros, donde Dios por el Espíritu nos da una palabra profética para advertirnos de un peligro, y nosotros en nuestra obstinación y terquedad no tomamos en cuenta la advertencia y sufrimos las consecuencias. Si fracasamos y somos agredidos de parte de Satanás es porque no estábamos atentos a la dirección del Espíritu, y a las advertencias que Dios Padre nos da por medio de Él.
Nunca Satanás podrá operar en nuestra contra en una forma desapercibida si tomamos en cuenta y entendemos la advertencia que vienen de Dios por el Espíritu Santo.

La profecía y las demandas de Dios.
Hay un tipo de profecía que está sujeta a condiciones o demandas que vienen de parte de Dios en conjunto con la palabra profética, por lo contrario, hay profecías que no tienen ningún tipo de demanda, que solo Dios en su soberanía está comprometido con su propia palabra, y está atento para que se cumpla la palabra profética tal y como se dijo.

El decir que una señal inequívoca para determinar que una profecía viene de Dios es su cumplimiento, esto se debe descartar por la razón antes dicha en referencia a la profecía y sus demandas. Cuando la palabra profética viene de Dios sin demandas, una señal inequívoca para determinar que procede de Dios es su cumplimiento.

“Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, ¿qué refrán es este que tenéis vosotros en la tierra de Israel, que dice: Se van prolongando los días, y desaparecerá toda visión? Diles, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: Haré cesar este refrán, y no repetirán más este refrán en Israel. Diles, pues: Se han acercado aquellos días, y el cumplimiento de toda visión. Porque no habrá más visión vana, ni habrá adivinación de lisonjeros en medio de la casa de Israel. Porque yo Jehová hablaré, y se cumplirá la palabra que yo hable; no se tardará más, sino que en vuestros días, oh casa rebelde, hablaré palabra y la cumpliré, dice Jehová el Señor. Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, he aquí que los de la casa de Israel dicen: La visión que éste ve es para de aquí a muchos días, para lejanos tiempos profetiza éste. Diles, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: No se tardará más ninguna de mis palabras, sino que la palabra que yo hable se cumplirá, dice Jehová el Señor” Ezequiel 12:21.28.

¿Como viene la profecía?
A través de una visión, de sueño, en palabras de sabiduría suministrada de parte de Dios a un profeta, lengua e interpretación.

Se debe aclarar que los Ángeles nunca son utilizados por Dios para traer una palabra profética, ellos pueden traer de parte de Dios una palabra de sabiduría tomada de lo que los profetas dijeron.

NOTA: A CONTINUACIÓN ADJUNTO A ESTE ESTUDIO ESCRITO TRES VÍDEOS EN RELACIÓN AL PROFETA Y LA PROFECÍA. COMPÁRTELO CON TODO EL QUE PUEDAS.


http://www.youtube.com/watch?v=IvHDc1SN5rI&list=PL5396E16BDEEE2BDC

http://www.youtube.com/watch?v=mCMIMMWGQYo&list=PL5396E16BDEEE2BDC

http://www.youtube.com/watch?v=QQEjryoafBA&list=PL5396E16BDEEE2BDC



E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.comcom/www.reformafm.net/
www.lorini.tv Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK /http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Nuvipa Colon Zulia
Canal de Televisión · Reforma TV
www.reformafm.net

EL PROFETA Y LA PROFECIA I

EL PROFETA Y LA PROFECIA I

Lectura: Efesios 4:11.

El don de la profecía como manifestación del Espíritu, y el oficio de profeta como Ministerial dado por Jesús, es algo tan serio que en el Antiguo Testamento había escuelas de profetas para instruir a quienes tenían el llamado de parte de Dios, y muchos de los que profetizaron en nombre de Dios sin ser enviados por Él eran lapidados hasta la muerte. 

Por la declinación moral del sacerdocio bajo Elí y sus malvados hijos hizo que Samuel sintiera la inspiración de formar una «escuela de profetas». Allí los jóvenes, mayormente los levitas, se entrenaban para enseñar la ley de Dios al pueblo. Había una de esas escuelas en la ciudad de Rama, presidida por Samuel, y a la cual huyó David cuando Saúl lo buscaba para matarlo.
En ese lugar estuvo por algún tiempo. Parece que había otra escuela en Gilgal, pues Samuel menciona a una compañía de profetas. En los días de Elías y Eliseo, se hacía referencia a los hijos de los profetas, que vivían juntos en Gilgal, Bethel y Jericó. Estas escuelas eran, sin duda, para la enseñanza y estudio de la ley y la historia de Israel, y en ellas se cultivaba también la música y la poesía sagradas.
La Escritura Sagrada vino a ser una parte importante del trabajo de los profetas. A estos jóvenes se los preparaba mental y espiritualmente para ver que estuvieran en capacidad de ejercer una mayor influencia para el bien del pueblo. Todo lo que está escrito en el Antiguo Testamento y parte del nuevo fue producto de palabras dadas por el Espíritu Santo en inspiración a la vida de los profetas, y que estos hicieron recopilación de ellas.


¿Que son tiempos Proféticos y Apostólicos?
>Estos tiempos no tiene nada que ver con la proliferación de Profetas y Apóstoles. Según los escritos del Apóstol Pablo, estos tiempos se determina por una Iglesia que tiene un carácter formado, en el conocimiento y en la doctrina de lo que los Apóstoles aprendieron, dijeron y establecieron, de lo que los profetas anunciaron en la antigüedad aunado de lo que aprendieron de Jesús. Caminar en tiempos Proféticos y Apostólicos es: Vivir, pregonar, anunciar, vociferar, y defender la doctrina que Jesús dejo en sus discípulos, y que en ellos se complementó por instrucción e inspiración del Espíritu haciendo registro De lo que los Profetas anunciaron con anticipación.
“…edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” Efesios 2:20.22.
“Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, 11escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. 12A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo;…” 1ª Pedro1:10.12.
Es difícil que una Iglesia que no tenga una mente renovada y edificada por la palabra se pueda mover en tiempos proféticos y apostólicos. Para moverse en estos tiempos hay que tener una mente profética y apostólica, y para tener este tipo de mente se requiere tener los pensamientos de Jesús, y para tener los pensamientos de Jesús hay que conocer la Palabra.

>Tiempos proféticos tampoco es la proliferación de profecías dadas a nuestra propia merced o capricho humano, ya que la profecía es de fuente espiritual. Todo aquel que se levante profetizando de parte de Dios, y la fuente e inspiración de la profecía no desciende de Él, el tal no será tomado por inocente. Su vida quedara estancada, cercenada de la bendición de Dios.
“Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta. El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá” Deuteronomio 18:18.20.
El Espíritu de la Profecía.
Cuando hacemos referencia al espíritu de la profecía, estamos es pensando en el carácter y naturaleza de ella. Por tanto, ninguna profecía que sedé de parte de Dios viene a estar en contra del carácter y naturaleza de Él, ya que Dios es la fuente de la profecía. El Profeta no solo está llamado a declarar la voluntad y los designios de Dios en una Palabra, sino que viene a mostrar su carácter en una Palabra profética. Por esta causa el Apóstol Juan dijo probad los espíritu, y precisamente se refirió a profecía. Pablo dijo que la profecía debe ser juzgada.
“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios…” 1ª Juan 4:1.3.
“Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen. Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado, calle el primero. Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados. Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz…” 1ª Corintios 12:29.33.
Esto fue notorio en el caso de Moisés, Por causa de mostrar su propio carácter ante el pueblo y no el de Dios, fue desterrado y desechado por Dios como profeta. Dios le dijo que le hablara a la roca para mostrar al pueblo su gratitud y no que la golpeara, y esto fue lo que Moisés hizo, mostrar al pueblo un supuesto enojo departe Dios. 
“Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias. Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó. Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: ¡Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña. Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado” Números 20:7:12. 

>Toda profecía que redunde en prejuicio, en deshonra, y no glorifique el nombre de Dios, y que no valla de acuerdo a su carácter y naturaleza, debe ser descartada como procedencia de Dios. Toda profecía debe ser filtrada y discernida por la palabra profética de Dios. 

“Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;…” 2ª Pedro 1:16.19.


¿Qué es un profeta?

Era el ente encargado de recibir un mensaje de Dios, y era responsable de trasmitirlo a su destinatario. Los profetas en el Antiguo Testamento no solo llevaron la palabra de Dios, sino que eran consultados teniendo credibilidad y respaldo de parte Dios en sus revelaciones, por esta causa eran llamados videntes. Estos profetas eran consultados por causa de ser unas de las pocas personas en quien reposaba el Espíritu Santo en forma temporal, y por no estar la Palabra de Dios escrita como la tenemos en estos tiempos. 

“Cuando vinieron a la tierra de Zuf, Saúl dijo a su criado que tenía consigo: Ven, volvámonos; porque quizá mi padre, abandonada la preocupación por las asnas, estará acongojado por nosotros. Él le respondió: He aquí ahora hay en esta ciudad un varón de Dios, que es hombre insigne; todo lo que él dice acontece sin falta. Vamos, pues, allá; quizá nos dará algún indicio acerca del objeto por el cual emprendimos nuestro camino. Respondió Saúl a su criado: Vamos ahora; pero ¿qué llevaremos al varón? Porque el pan de nuestras alforjas se ha acabado, y no tenemos qué ofrecerle al varón de Dios. ¿Qué tenemos? Entonces volvió el criado a responder a Saúl, diciendo: He aquí se halla en mi mano la cuarta parte de un siclo de plata; esto daré al varón de Dios, para que nos declare nuestro camino. (Antiguamente en Israel cualquiera que iba a consultar a Dios, decía así: Venid y vamos al vidente; porque al que hoy se llama profeta, entonces se le llamaba vidente.) Dijo entonces Saúl a su criado: Dices bien; anda, vamos. Y fueron a la ciudad donde estaba el varón de Dios” 1ª Samuel 9:5.10.

En estos tiempos las funciones de un profeta han cambiado, ellos no deben ser consultados ya que al hacerlo sería ignorar por completo la guianza del Espíritu Santo que mora en nosotros. El profeta de estos tiempos puede exhortarnos, enseñarnos, instruirnos, con una palabra que viene de parte de Dios por el Espíritu, pero ellos siempre vendrán a nosotros nunca nosotros a ellos.

“Al otro día, saliendo Pablo y los que con él estábamos, fuimos a Cesarea; y entrando en casa de Felipe el evangelista, que era uno de los siete, posamos con él. Este tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban. Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles” Hechos 21:8.11. 
Clasificación de los Profetas. 
Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. 
Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías. 
Esta clasificación se basa, no porque su enseñanza sea menos valiosa o importante que otras, sino por la extensión de sus escritos, y el contenido cuantitativo de sus profecías. Se debe aclarar que esto es una determinación que se hizo humanamente en el mundo de la teología. 
Diferencia del profeta del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.
> En el Antiguo Testamento el Profeta en parte, era encargado de recibir y traer la Palabra Profética de Dios por el Espíritu para establecer doctrina, no había un canon establecido por lo tanto, Dios uso a los profetas para traer y plasmar sus mandamientos y demandas, y darle inicio a lo que pasaría hacer la ordenanzas de un pueblo que estaba sin dirección. Entre estos Profetas fue contado Moisés quien recibió departe de Dios los mandamientos, leyes, ordenanzas; para la nación de Israel. Éxodo 20:1.17. Deuteronomio 5:1.21. Números 12:1.8. 
>Otros fueron usados por Dios para traer y hacer volver a un pueblo que estaba disperso y alejado de los mandamientos de Dios. 
En el Nuevo Testamento el Profeta en parte vino a reafirmar, corroborar, fortalecer, y secundar la Palabra profética que se les fue iluminada dada por inspiración a los que profetizaron de ante mano. 
“Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles; si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros; que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente, leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio, del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder” Efesios 3:1.7.


NOTA: A CONTINUACIÓN ADJUNTO A ESTE ESTUDIO ESCRITO CUATRO VÍDEOS EN RELACIÓN AL PROFETA Y LA PROFECÍA. COMPÁRTELO CON TODO EL QUE PUEDAS.


http://www.youtube.com/watch?v=dNsFyDkNL1Q&list=PL5396E16BDEEE2BDC

http://www.youtube.com/watch?v=T1Ife2cAheU&list=PL5396E16BDEEE2BDC

http://www.youtube.com/watch?v=wkd4pNIqgtc&list=PL5396E16BDEEE2BDC

http://www.youtube.com/watch?v=hJZrwDXdqwY&list=PL5396E16BDEEE2BDC

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.comcom/www.reformafm.net/
www.lorini.tv Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia
Canal de Televisión · Reforma TV
www.reformafm.net