lunes, 21 de mayo de 2012

LA VIVENCIA ES FACTOR DETERMINANTE PARA LLEVAR CON ÉXITO UN MINISTERIO

LA VIVENCIA ES FACTOR DETERMINANTE PARA LLEVAR CON ÉXITO UN MINISTERIO.

La vivencia en lo que hemos aprendido en los principios de Dios, es un factor muy determinante para conducir a otros a la perfección, y a la consolidación. 
Los Apóstoles instaron mucho acerca de la vida intachable en la que nos debemos conducir para apacentar la grey de Dios.
Es de suma importancia en el sistema del Reino de Dios, el ser perfeccionado para mantenerse en el propósito de Dios y ser promovido en el. Pablo dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…” (2ªTimoteo 2:15)
El original lo expresa como sigue “Pon diligencia en ti mismo ser aprobado para presentarte ante Dios como un obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa correctamente la Palabra de la verdad”

El término procurar que se utilizó en el griego da la idea de: la diligencia, el apresurarse, ser celoso, con un arduo deseo, con una intensa pasión; entre otros.

El término “presentarse” del griego es “Parastesai” que tiene que ver con el estar ante un escenario como un modelo a seguir, con una figura ilustrativa como ejemplo cabal, como una figura digna de ser imitada.

El término Aprobado viene del griego Dokimos que describe lo que fue hallado acto útil para el servicio. Este término (aprobado) es utilizado para hacer referencia al oro o la plata, que por el fuego han sido purificados de toda aleación y que al ser analizado minuciosamente después de dicho proceso queda apto y útil para ser presentado en el mercado.

Cuando Pablo le dijo a Timoteo “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad…”

Según las características de los términos antes mencionado y analizados, lo que le quiso decir fue: “Timoteo trata de mantenerte en los principios del Reino, en el carácter de Dios y en sus demandas, en sujeción, en sumisión y en obediencia; haciendo una vivencia lo que has aprendido de su Palabra, para cuando seas analizado por Dios estés acto para ser promovido en el Reino”.
Por otra parte Pedro le insta a los ancianos a mantener una conducta intachable en el apacentamiento de la grey. “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” 1ª Pedro 5:1.3.

1) “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su verg:uenza; que sólo piensan en lo terrenal” Filipenses 3:17.20.


2) “Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar” 1ª Timoteo 1:18.20.

3) “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen. Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” 1ª Timoteo 4:6.16.

4) “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia. Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros. Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adorne la doctrina de Dios nuestro Salvador;… Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” Tito 2:1.15.

La moral, la integridad, la ética, y la equidad; es como un gran piso, que con derechos podemos desarrollar nuestra fe, podemos ejercer autoridad, y podemos ser administradores de los bienes del Reino. Por lo contrario perderíamos ante Dios y el mundo que nos rodea todos los derechos para seguir fungiendo en el llamado que hemos recibido de Dios.

Charles Swindoll plasmo en uno de su libro una verdad que me hizo reflexionar en grande, él dijo:

“Podemos seguir siendo el mejor cirujano del mundo, siendo el más grande de los promiscuos”.

“Podemos seguir siendo el mejor juez de una nación, siendo el más arrogante y soberbio que haya existido en el mundo”.

“Podemos seguir siendo el magnate más prestigioso de las naciones con los más altos niveles de corrupción financiera en la que se haya vivido”.

“Pero nunca, nunca, nunca; podemos desarrollar en éxito el Don Ministerial que hemos recibido de Dios sumergidos en el pecado. Porque el Don Ministerial no es una Profesión es una Vocación es un llamado, y te debes a un ser que su naturaleza es pura santidad”.

No te engañes, Dios no puede ser burlado, lo que tu siembra lo vas a recibir. En Dios no hay atajo como para caerle adelante.

Charles Swindoll, le dijo a Dios en una de sus oraciones al ver la urgencia que hay en nuestras congregaciones de la vida de santidad en nuestros Ministerios, dijo: “Señor porque los tiempos de Safira y Ananias no vuelven” El cual tuvo una respuesta muy acertada: “Si esos tiempos volvieran, cada templo en su sótano tendría que tener una morgue para depositar los muertos que hubieran” y agregó: “Conforme Yo comencé la obra la voy a terminar, voy a marcar un precedente en los tiempos fínale como lo marque en el principio de una Iglesia naciente. Yo vengo a buscar una Iglesia sin manchas y sin contaminación”

Juan el Apóstol dice: “Hijitos, guardaos de los ídolos” 1ª Juan 5:21.

Según el pensamiento del que escribe y el contexto, el término “ídolo” que aparéese en el pasaje no se refiere a imágenes, sino a todo lo que el mundo te ofrece que te llama la atención, dándole lugar en tu vida fascinándote por completo, pasando a tener dominio de ti quitándole a Dios el lugar que le pertenece.

Ten presente esta verdad: hay cuatro áreas en las que te tienes que guardar, y evitar caer en ellas. De lo contrario estarás creando un ídolo que ocupara el lugar de Dios, y a su vez crearas un Frankeisteins, un monstruo que no vas a poder dominar.

I) La Fortuna: La codicia al dinero, si no tienes dominio de ella te destruirá. Pablo dijo: “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” 1ª Timoteo 6:10.

La codicia al dinero puede llevar a una persona a: Mentir, engañar, traicionar, competir, difamar, calumniar, cometer acto de homicidio; entre otros. Y finalmente lo puede conducir a su propia destrucción. El ejemplo más claro lo tenemos en Judas que por dinero traiciono a su mejor amigo, a su maestro.

II) La Fama: Relativo a la sed de prestigio, el ser aplaudido y reconocido. Alguien dijo, que la sed de prestigio es más tentadora que las riquezas mismas, que por igual te pueden desviar de la fe e impulsarte a cometer actos impuros con el fin de alcanzar el estrellato. La sed de prestigio es un principio satánico que viene del mismo infierno.

III) El Poder: deseo de controlar y estar sobre otro.

IV) Placer Sexual: Cualquier tipo de Fornicación.


El tener dominio sobre estas cosas es producto de tener un carácter formado en línea con los principios del Reino de Dios. Un hombre con el carácter ajustado a las demandas de Dios, siempre tendrá sentido de conveniencia, tomando decisiones sabias evitando que la vida se le desmorone. Él sabe que le conviene y por tal sentido vive una vida sobre las tentaciones y las ofertas de la vida. Pablo tuvo siempre un sentido de conveniencia y esto lo llevó a ser un triunfador en la vida. Él dijo: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo 1ª Corintio 6:12.13.

El simple hecho de entender que lo que me ofrece el mundo o el tentador destruye el propósito de Dios en mí, y con el las demás cosas, es suficiente para tener un sentido de conveniencia y accionar en el dominio propio y no optar por estas cosas y decidir por aquello que le agrada Dios y me mantiene en su propósito siendo de bendición para mi vida.

E sido testigo de hombres de Dios que no tuvieron un sentido de conveniencia y por tal causa no tuvieron dominio sobre la vanagloria de la vida (igual decir la sed de prestigio), sobre la codicia por el dinero, y la fornicación: y se dejaron llevar por estos flagelos y fueron traspasados de muchos dolores, Perdiendo el derecho de ejercer el Ministerio, su hogar, la salud, entre otras cosas.


Alguien dijo: “Dale dinero al que nunca tuvo y sabrás quien es, dale poder al que no tiene y lo conocerás mejor”. Cuando alguien recibe de Dios dinero, fama, prestigio; y se mantiene en los principios del Reino, siempre será aprobado por Dios para seguir recibiendo de Él, pero cuando alguien cambie su manera de ser por causa de tener estos bienes, no es que cambió sino que está manifestando lo que siempre ha sido, y tal persona no es confiable para Dios en los asuntos del Reino.

MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK /http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia
EL ESFORZARNOS, OCUPARNOS Y DEDICARNOS EN LAS LABORES QUE DIOS HA CONFIADO EN NUESTRAS MANOS, ES UN PRINCIPIO DEL REINO PARA SER PROSPERADO FINANCIERAMENTE.

En las Escrituras encontramos un sinnúmero de textos que tienen relación con la pereza, la flojera y la negligencia, que traen como producto la escasez. 

A continuación, vamos a transcribirlos textualmente como se encuentra en la versión Reina Valera.

Proverbios 10:4: “La mano negligente empobrece; más la mano de los diligentes enriquece”.

Proverbios 19:15: “La pereza hace caer en profundo sueño y el alma negligente padecerá hambre”.

Proverbios 20:4: “El perezoso no ara a causa del invierno; pedirá, pues, en la siega, y no hallará el fruto”.

Proverbios 20:13: “No ames el sueño, para que no te empobrezcas; abre tus ojos y te saciarás de pan”.

Debemos tomar en cuenta que Dios no trabaja con negligentes ni con perezosos. En Mateo 25:14.30, nos da un ejemplo acerca de lo importante que es dedicarse y esforzarse en el trabajo para producir y ser prosperado.

Las Escrituras afirman que un mayordomo les dio a sus siervos talentos para la producción. Al que le dio cinco, produjo cinco; al que le dio dos, produjo dos; pero al que le dio uno, no tuvo producción. A este último se le dio el calificativo de “Siervo malo y negligente”, por no producir con lo que se le dio. 
La responsabilidad, el esfuerzo, la dedicación, la ocupación, la perseverancia, la diligencia, el compromiso y la abstinencia, son factores determinantes en la vida para tener éxito financiero.

Ser un mantenido pudiendo laborar, es vivir con viveza, es ser una sanguijuela, un parasito; es ser un ave de rapiña, es consumir sin producir, es aprovecharse de otros. Pablo condena estas actitudes, condena el vivir de la vagancia y lo dejó establecido en las Escrituras, y fue ejemplo en sus labores en el comienzo de su ministerio. 

“Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma” (1ª Tesalonicenses 3:10).

“Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:33.35).

El trabajo es un principio del Plan Financiero de Dios, hasta el punto que Él mandó a trabajar seis días y a descansar uno. Hay quienes hacen lo contrario, trabajan uno y descansan seis.

Quedó establecido como principio y mandamiento de Dios, que te ganaras el pan de cada día con el sudor de tu frente, no con el sudor de el del frente (Génesis 3:19).

Dios le dijo a Josué: “Esfuérzate y se valiente”. (Josué 1:6.7)

Por lo mismo le dijo a Esdras: “Levántate y pon manos a la obra, y yo estaré contigo”. (Esdras 10:4)

El mismo caso se dio con David: “Anímate, esfuérzate y manos a la obra”. (1º Crónicas 28:20)

Debemos tomar en cuenta que Dios no le da dinero a nadie. Según Deuteronomio 8:18: “Dios te da el poder para hacer las riquezas”.

Job 1:10 dice: “Dios bendecirá las obras de tus manos”. Si tú trabajas Dios se encargará de añadir bendiciones a tus labores.

Observa que de Dios viene el poder, es decir, la habilidad, la capacidad, las fuerzas, la sabiduría para hacer riquezas; pero somos nosotros los que tenemos que obrar, ejecutar, accionar, ejercer; para que las riquezas se den.

Dios pone en nuestras manos los recursos, bien sea: un don, el conocimiento, la capacidad (desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo), un capital, una herencia, un empleo, u otros; de nosotros depende que lo pongamos a producir.

Proverbios 13:11, dice: “Las riquezas de vanidad disminuirán; pero el que recoge con manos laboriosas las aumentará”.

Proverbios 28:19, dice: “El que labra su tierra se saciará de pan, más el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza”.

Si estamos esperando que Dios produzca milagros en nuestras finanzas sin haber hecho ningún esfuerzo y dedicación constante en las labores, estamos esperando en vano porque nunca vendrán. 

No descarto que Dios pueda producir un milagro financiero en nuestras vidas, pero dicho milagro viene como resultado de la diligencia, del esfuerzo, de la dedicación y del trabajo constante, cualquiera que sea, en una forma honrada. Esto lo digo, debido a que encontramos el tipo de personas en nuestras congregaciones que quieren vivir de milagros financieros, no sabiendo que los milagros pueden venir como producto de la diligencia, la constancia y la fidelidad en lo que Dios te puso a hacer. Dios puede cambiar tu economía de un día para otro, pero todo será resultado de lo dedicado y ocupado que seas en lo que Él te llamó a hacer. Debemos salir del mundo de la fantasía, poner los pies sobre la tierra, y entender de una vez por todas que la única forma de ser prosperados honradamente en el área de las finanzas es “trabajando”. 

Las Escrituras nos corroboran el principio de producir para prosperar: “Ve que van bien sus negocios, su lámpara no se apaga de noche”. Proverbios 31:18.
Nunca olvides esta verdad: La nación de Israel vivió de milagros mientras estuvieron en el desierto, cuando llegaron a la tierra prometida los milagros se acabaron, y tuvieron que trabajar. 

MAESTRO: JOSÉ N. BRICEÑO.


E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92 
Venezuela-Maracaibo-Zulia

sábado, 12 de mayo de 2012

CARACTERISTICAS DE UN DOMATA O DON MINISTERIAL

CARACTERISTICAS DE UN DOMATA O DON MINISTERIAL
Para mayor comprensión de la honra que se tiene al ser un Ministro del Dios altísimo y la responsabilidad que esto conlleva, pasemos e analizar minuciosamente las características que están inherentemente en el don, y los frutos que se deben reflejar en quien posee departe de Dios un Don Ministerial.

>El singular del plural Domata. Efesios 4:8.

>En este don está incluida la misma naturaleza de Dios, por esta causa podemos entender y aceptar ciertas características y valores que son propiedades del don. (Doma)

I) Es una naturaleza adquirida de parte de Dios, es algo inherente a la Vida Eterna. El Doma es como la Vida Eterna, solo Dios la puede impartir.

II) El que tiene este don (Doma) y lo ejerce, por la naturaleza del don se le abre el camino, alcanza nuevos horizontes, rompe toda barrera y oposición, convirtiéndose en un gran líder hasta el punto que el pueblo puede percibir su liderato y le sigue. (Romanos 15:18-20) El que posee este don no tiene límites ni fronteras en el ejercicio del don.

III) El que posee este don (Doma) no tiene necesidad de: Manipular, intimidar, controlar, imponerse, engañar, estafar, mentir, congraciarse, o entrar en el terreno de la conmiseración para mantener un pueblo, solamente ejerce el don y el pueblo le sigue.

IV) El Doma es inocultable, no se puede disimular ni esconder. Nunca pasa desapercibido; el pueblo se va a dar cuenta si está en ti el don, es algo que ante el pueblo no puedes fingir.

V) El Doma tiene una característica que te lleva a ser líder de líderes, por lo tanto el Domata es líder entre los líderes.

VI) Una de las señales inequívocas del Doma, es que durante su carrera Ministerial deja líderes formados, por causa de la naturaleza del don. Pablo dijo a Timoteo: “Lo que oíste de mí (aprendiste) encárgaselo (enséñaselo) a otros”. 2ª Timoteo 2:2.

VII) Cuando alguien posee este don (Doma) de parte de Dios, y lo ejerce a cabalidad, se dan ciertas características favorables a su personalidad por causa del don.

Es digno de ser: Imitado, seguido, es un modelo, es agradable, confiable y lleno de gracia, inspirador, es un guía, es un instructor en todas las facetas, en forma verbal, con su personalidad y actitudes; es una Escuela Ambulante.

VIII) El que posee este don (Doma) tiene la habilidad y la capacidad de guiarse a sí mismo y de guiar a otros, ya que tiene una relación directa con Dios por causa del don.

Un hombre que haya recibido este don, (Doma) solamente lo dirige Dios. Por lo tanto, no debe ser dirigido por ningún tipo de organización, federación, concilio, directiva, o Iglesia.

El modelo Bíblico del gobierno de la Iglesia, es netamente Teocrático. No es autocrático pues no es un hombre el que la dirige por si solo, ni es democrático porque no es el pueblo que se dirige a sí mismo. Es Dios dirigiendo a través de hombres llenos del Espíritu, con una pasión, una misión, una Visión por causa del llamado. En otras palabras, una persona que haya recibido este Don (Doma) de parte de Dios, ha recibido un Poder absoluto y por ende solo lo puede dirigir Dios. Está totalmente bajo la cobertura, la dirección, y la Autoridad de Dios.

El poder que Dios da a un Ministro para gobernar es tan absoluto, que son los Ministerio que le van a dar cuenta a Dios por los creyentes. No son los concilios, las organizaciones, las directivas, ni la Iglesia en si misma como cuerpo quien le dará cuenta a Dios. El escritor de a los Hebreos es claro en el asunto cuando escribe.

“Obedeced a vuestros pastores, (Lideres) y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta;…” Hebreos 13:17.

La versión Dios habla hoy dice: “Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, porque ellos cuidan sin descanso de ustedes, sabiendo que tienen que rendir cuenta a Dios…”

La versión Textual dice: “Dejaos persuadir por los que os dirigen y someteos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta a Dios…”

La versión Recobro dice: “Obedeced a vuestros guías, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestra almas, como quienes han de dar cuentas a Dios…”

La versión Interlineal griego dice: “Obedeced a los lideres de vosotros y estad sumisos a ellos, porque ellos velan por las almas de vosotros como quienes cuenta han de rendir;…”

El sentido que le da la versión Imágenes verbales es: “Sometanse y humíllense cediendo su voluntad a vuestros dirigentes, porque ellos se develan por vuestro cuidado, como quienes han de dar y rendir cuentas a al creador”

Alguien dijo que el poder absoluto corrompe al hombre absolutamente, esto es una verdad relativa. Es cierto que se conoce de hombres en nuestros tiempos y en tiempos pasados que se corrompieron por haber abusado del Poder y de la Autoridad absoluta que Dios puso en sus manos, ejemplos de esto está en: Saúl, Balaán, Sansón; entre otros.

Pero también es cierto que se conoce hombres en nuestros tiempos y en el modelo Bíblico que fueron fieles a Dios, hombres como: Job, Samuel, Daniel, Jacob, Enoc, Noé, Pablo, entre otros. Hombres que fueron dirigidos única y exclusivamente por Dios mediante el Espíritu Santo. ( Hechos: 5:32; 8:29; 10:19; 11:12; 13:2; 13:4; 15:28;16:6.7; 19:19; 20:23; 20:28; 21:4; 21:11; Apocalipsis capítulos 1, 2, y 3)

En 2ª Crónicas 16:9 dice: “Que Dios anda buscando hombres que tengan motivo correcto en su corazón para depositar en ellos, todo su poder” y sin lugar a duda toda su confianza. De nosotros los líderes, depende el corrompernos y fracasar.

Según Apocalipsis capítulos 1, 2, y 3 las cartas fueron enviadas a las Iglesias, pero dirigidas al Ángel de la Iglesia.

Nunca Dios podrá desarrollar su visión y establecer el Reino en la tierra, a través de una Iglesia que es dirigida por el capricho y la obstinación de los hombres, y menos cuando la Iglesia toma el gobierno por si mismo.

El error más garrafal que se podría establecer en la Iglesia, es someter a un hombre que ha sido llamado, capacitado, y enviado por Dios; bajo las directrices de quienes no tienen autoridad de parte de Dios para dirigir lo que solo Dios puede dirigir.

El sentido de cobertura en su realidad.

El sentido de Cobertura se ha tergiversado en lo absoluto perdiendo sus propiedades. Se entendiéndose por cobertura, el controlar, manipular, intimidar, imponerse; haciendo desprovisto a los hombres que Dios ha llamado, capacitado y enviado de la única y absoluta dirección de Dios, desviándolos a caminos equivocados y a llegar a destinos que Dios nunca designo.

El término cobertura según las Escrituras lo presenta tácitamente, da la idea de: Paternidad que tiene relación con la protección, la bendición, la amistad, la hermandad, la aceptación, el acobijar, la conserjería, el proveer, el de dar soluciones. Esto fue lo que hizo Jesús con sus discípulos, y con los que le rodearon.

Un padre provee a sus hijos seguridad, y por medio de una cobertura adecuada, les brinda el espacio y recursos suficientes para que ellos se puedan desarrollar libremente en su destino profético. La paternidad no implica control, ni manipulación, ni intimidación; es más bien, el establecimiento activo de una relación integral sobre un ministerio donde se la provee una gracia que desata su llamado, lo encamina a mejores dimensiones, lo anima en sus momentos difíciles, lo exhorta en amor y lo promueve a otros niveles.

Aunque Timoteo no fue hijo engendrado en el ministerio de Pablo, el Apóstol lo adopto como hijo dándole una cobertura paternal. Lo llamaba “Verdadero hijo de la fe…” (1ª Timoteo 1:18) “Amado hijo” (2ª Timoteo 1:2) “mi hijo amado…” 1ª Corintio.4:17)

Hay cuatro factores que determinan lo que es una cobertura, y se dieron en Melquisedec para con Abraham.

I) La cobertura nunca niega la paternidad independientemente de lo que haya pasado entre él y sus hijos siempre seguirá siendo padre. Como padre debemos entender que nunca podemos negar nuestros genes en nuestros hijos por mucha deshonra que ellos nos causen. El que me arrepienta de haber engendrado un hijo no resta la verdad de que sea mi hijo.

II) La cobertura siempre fungirá como proveedor. Él no está a la espera que le des, lo de él es dar.

III) La cobertura nunca te maldice, siempre será de bendición.

IV) La cobertura nunca será tu enemigo, bajo cualquier circunstancia siempre te brindara su amistad.

“…Cuando volvía Abram de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey. Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abran del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano.” Génesis 14:17.20.

MAESTRO: JOSE. N BRICEÑO A.

YA ESTA DISPONIBLE EL SISTEMA DE DONACIONES PARA EL MINISTERIO “JESUS SOBERANO SEÑOR” QUE PRECIDE EL MAESTRO: JOSE N. BRICEÑO. A EN MENSAJES DE TEXTOS Y TARJETA DE CRÉDITO SOLO ENTRE ACÁhttp://maestrojosebriceno.blogspot.com/


E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com /www.reformafm.net
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK /http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia