martes, 24 de septiembre de 2013


Justicia Divina

La justicia es un estado o posición que el hombre llega a obtener y alcanzar por gracia en la fe que depositó en el sacrificio de Jesús, por esta razón, nunca debemos usar el concepto de justicia desde el punto de vista secular para definir teológicamente la Justicia Divina.

Analizando la posición que hay en el seno de la Iglesia concerniente a la Justicia Divina, creo que necesitamos volver al tiempo de la Reforma, que se levanten reformadores para defender y darle ubicación a la justicia de Dios dentro de la Iglesia Cristiana. El pensamiento y la posición que tiene el liderazgo concerniente a la justicia divina en nuestros tiempos es vago, superfluo, tradicional, muy apegado al pensamiento y a las creencias de la iglesia católica, por ende es totalmente anti bíblico. 

El tema de la Justicia y lo relacionado con ella fue lo que defendieron los reformadores tales como: Juan Huss, Martín Lutero, Juan Calvino, entre otros. Sus luchas estuvieron enfocadas sobre todo en contra de las indulgencias, las beatificaciones, los credos, las adoraciones a las imágenes, el estado de inmaculado a las vírgenes, el bautismo en el estado de la inocencia, el acto de transustanciación con los elementos de la cena, entre otros. Parte de estas creencias están dentro del seno de la Iglesia Cristiana, las cuales hay que erradicar. ///Bendiciones///

Nota: Escuchen este mensaje en relación a la Justicia divina.

http://www.youtube.com/watch?v=nI0aAtgsEY4&feature=youtu.be
Les informo a mis seguidores por el Facebook, en YouTube, y el blogspot; que estaré en el estado de New York dando unas conferencias denominadas: “Mayordomía integral para establecer el Reino” El objetivo de este seminario es ajustar el carácter para que llegues a ser confiable para Dios y así poder el Creador promoverte en su Reino para llevar a cabo su propósito. Nunca olvides esta verdad: “Tus Dones y tus Talentos te llevaran hasta donde tu carácter te sostenga” En Dios no hay palancas, ni sobornos, ni recomendaciones; Él escoge, capacita, y envía. La formación de tu carácter es lo que determina cuan útil y confiable serás para Dios en su Reino. ///Bendiciones///
Nota: les anexo el afiche publicitario para que copien la dirección.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Por causa del misterio del cambio, se dio una transición bilateral en la vida que estaba en Jesús y la muerte que estaba en mí. De la misma forma que Dios imputó sobre mí la justicia, imputó la vida. Para que todo esto se diera, Dios tuvo que colocar sobre Jesús las muertes como transfirió el estado de pecado. Y éste es uno de los estados más humillantes en el que Jesús como hombre tuvo que caer: que estando en Él el autor de la vida que es el Verbo, tuvo que probar la muerte. Parece paradójico e inaceptable, que Jesús haya muerto en la cruz; pero lo grande del caso es que sobre Jesús entraron las dos muertes -tanto la espiritual como la física-, si Jesús no muere espiritualmente no puede morir físicamente; lo que produjo la muerte física en Adán fue la muerte espiritual, lo mismo que ocurrió con Jesús.


El mismo nivel de justicia que está en Dios está en mí, esto indica que Dios es más Santo que yo, pero no más justo. Dios es justo porque en Él inherentemente no hay pecado, pero es Santo porque Él no comete pecado. En parte lo mismo pasa con nosotros: después de ser justificados en nuestro espíritu, no hay pecado y eso nos hace tan justos como Dios, pero en nuestras acciones pecamos y eso nos niega la posibilidad de ser santos como lo es Dios.

La justicia tiene que ver con una posición, la santidad con las obras; esto indica que la justicia que está en mí es un suceso que se dio en el espíritu, mientras que la santidad es un proceso que se da en el alma.

La justicia es instantánea y es equivalente a la santidad en el espíritu, pero la santidad en el alma es progresiva.

Todo pecado que cometa puede afectar en mí la santidad, no la justicia; porque la justicia es un suceso que se dio por imputación y no hay obra que la pueda contaminar. La justicia se dio por gracia, se obtuvo por fe y se mantiene en fe, no tiene nada que ver con obras (Romanos 3:24.30. Gálatas 2:16. Tito 3:7).

Nota: Le dejo la conexión para que sintonices el mensaje en relación a los beneficios de la justicia.///Bendiciones///

http://www.youtube.com/watch?v=eFuHURdp7FE&feature=youtu.be

jueves, 19 de septiembre de 2013

Cada manifestación de un Don espiritual, tiende a tener características, valores, y propiedades ajustadas a los principios divinos que nos indican cuando la manifestación proviene de Él.
En este estudio analizaremos ciertos principios, no solamente de los dones, sino del Espíritu Santo como el Señor y Administrador de ellos. Además estudiaremos: Sus ventajas y desventajas, como trabajarlos, cuando debe manifestarse un don, el propósito de los dones, cómo se consideran los dones, cuáles son los requisitos para recibirlos, los dones como propiedad del Espíritu, como revelación de Dios, el mal uso que se les puede dar, definición del término don, la reciprocidad y precisión de los dones. Asimismo, veremos algunos indicativos para saber si una manifestación viene de Dios o por el contrario proviene de la carne, de las emociones o es producida por un espíritu de error.

TE DEJO EL QUINTO ESTUDIO DE LA SERIE DE LOS DONES DEL ESPÍRITU,ESCUCHALO Y COMPÁRTELOS CON TODO EL QUE PUEDAS. ///BENDICIONES//

http://www.youtube.com/watch?v=0n7n7Sl6HV8&feature=youtu.be

miércoles, 18 de septiembre de 2013

LA CRIANZA DE LOS HIJOS PARTE III

LA CRIANZA DE LOS HIJOS PARTE III

NO DESCUIDAR EL SACERDOCIO EN EL HOGAR.

El valor espiritual es un fundamento vital y necesario para conducir a nuestros hijos en una crianza exitosa. De cierta manera, Dios ha encargado a todo padre la responsabilidad de incorporarse en lo absoluto sin tener opciones al rol de la paternidad tal y como lo revelan las Sagradas Escrituras. El ser un verdadero padre es la representación más perfecta de Dios que cualquier hombre puede alcanzar, porque esa es la revelación definitiva de Dios mismo. En realidad todo padre representa a Dios para su familia. Como padre, representamos a Dios ante nuestros hijos de manera correcta o incorrecta, ellos ven a Dios en nosotros. 

Muchas veces nuestros hijos no quieren saber nada de Dios ni del Evangelio por nuestro mal testimonio, por el maltrato, por las decepciones y desilusiones que como padres y Ministros le damos, nos ganamos un mundo para Cristo mientras nuestros hijos se pierden, le dedicamos más tiempo al Ministerio, al trabajo secular, y a la obra del Señor que a nuestro hogar.

Debemos tomar en cuenta que hay momentos que nuestros hijos desean que hagamos un regreso a la etapa de la niñez o a la de la adolescencia y se la dediquemos a ellos, quienes desean compartir, jugar, reír, ir al parque, practicar algún deporte, contarnos algunos chistes. Contarnos sus éxitos sus decepciones y fracasos; sentir el abrazo y el calor de un padre, sentir que tiene a alguien que lo represente. Quieren sentirse seguros y vivir confiados. Ellos quieren ver en nosotros además de un padre: Un amigo, un protector, un benefactor. 

Debemos también entender que ellos a través de nosotros ven a Dios, somos la imagen de Dios para ellos, no los defraudemos…ni los desilusionemos, no le causemos ningún tipo de decepción.

Acuérdate que afuera de nuestros hogares hay un mundo que le ofrece muchas oportunidades, falsas esperanzas, caminos que muchos de ellos no tienen regreso; callejones sin salida que los llevan a la destrucción aferrándolos y envolviéndolos en un mundo de drogas, de alcohol, sexo libre (pornografía).

Fuera de nuestros hogares se van a conseguir con amistades que sin lugar a dudas le van a dedicar el tiempo que no le dedicamos en nuestros hogares, les van a tratar temas en una forma tergiversada que nunca compartimos como padre con ellos. Ten presente, que lo importante no es tener hijos, sino criarlos, amarlos, educarlos, protegerlos, e instruirlos en el amor de Dios; con nuestras palabras y aún con nuestros ejemplos, que ellos puedan sentirse orgulloso de nosotros como padre y por causa de la buena paternidad se sientan realizados, y que nada de lo que el mundo le ofrece pueda tener importancia para ello.

Cumplir con la buena paternidad, siendo: Amorosos, tiernos, comprensibles, atentos, respetuosos, amables, cortes; no provocando ira en ellos, nunca tratarlos con violencia, respetando los derechos que ellos tienen. 

Debemos evitar por todos los medios caer en la autocracia, la imponencia, el despotismo, la obstinación; formando un carácter en ellos en el temor y el honrar a Dios y de esta forma se puedan conducir en la vida. 

En una ocasión un conocido predicador que fue condenado por las autoridades de los Estados Unidos a treinta años de cárcel, recibió la visita de uno de sus hijos, en el momento de la despedida por haber concluido la hora de la visita se dirigió a su hijo y le dijo: “Hijo, lamento que estos sean los momentos más vergonzosos y penosos de toda mi vida, de tener que compartir contigo estando en la cárcel”. 

El hijo le contestó: “papá, pero para mí son los más agradables y felices de mi vida, porque por primera vez desde que eres mi padre me dedicas una hora de tu tiempo para compartir conmigo”.

En otra ocasión, a un estudiante en el área de la sociología le dieron la tarea para elaborar su tesis de grado, él debería de entrevistar a un pariente, y las condiciones que le dieron fue, que no fuera conocido. Este joven le pareció bien escoger a su propio padre, porque en el tiempo que han estado conviviendo, no lo conocía bien, ni tenía un trato formal y continúo con él. 

Leí una reflexión que me enviaron a mi correo electrónico del lamentable caso en la vida del conocido futbolista Brasileño el “rey Pele”. Su hijo fue condenado a prisión por casos ilícitos en relación a la droga. El llorando en gran lamento comento a los medios de comunicación: “Soy reconocido como uno de los mejores futbolista que haya existido en la historia del baloncesto, pero creo que la mejor jugada que debí haber hecho en mi vida no la hice, que es la dedicación y la formación que debí darle a mis hijos”

Como padres cumpliendo el rol del sacerdocio en unísonos, somos llamados a instruir a nuestros hijos en el conocimiento de Dios para que puedan tener en claro cuáles son sus derechos y sus deberes. Las Escrituras dejan mandamiento a los padres a cerca de sus deberes en el asunto cuando dicen: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” Proverbios 22:6. 

“9 Por tanto, (hablando Moisés) guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. 10 El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos;…” Deuteronomio4:9.10. 

Por otro lado le da mandamiento a los hijos como un deber que tienen de acatar dichas instrucciones cuando dice: “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre; Porque adorno de gracia serán a tu cabeza Y collares a tu cuello” Proverbios 1:8.9.

Es tanto el interés de Dios a cerca de nuestro deber como padres y sacerdotes en el hogar concerniente a la instrucción de nuestros hijos, que el mismo incluyo un mandamiento a los hijos cuando le dio a Moisés los diez mandamientos en el monte Sinaí. 

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da” Deuteronomio 20:12. 

Por igual dejo mandamiento en forma recíproca tanto al padre y a los hijos concernientes a la formación y la corrección en el hogar.

“Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criarlos en disciplina y amonestación del Señor” Efesios 6:1.4. 

Esto que estoy escribiendo en relación a los padres en proporción a la crianza de los hijos, lo hago con mucha propiedad. Fui un niño abandonado por mi madre a la edad de cinco años, y rechazado por mi padre desde el vientre de mi madre. A los siete años me consiguió mi abuela materna, el cual me dio la crianza en lo que pudo. Pase hambre, desnudes, desprecios de la familia, enfermedades, maltratos, abusos, soledades, temores, desilusiones; y pare usted de contar. 

Cuando mi padre murió estuve presente en el velatorio, y me pare al frente del féretro y lloraba mucho me preguntaba en medio del llanto: “porque cuando más te necesite nunca estuviste” A mí me costó entender a Dios como padre porque no tuve padre, Dios se me tuvo que revelar e iluminar como lo tal para enseñarme hacer padre. 

Es lamentable decirlo, que las cárceles, los hospitales, los manicomios, los orfanatos, los cementerios, y las calles; están llenos de hijos que fueron abandonados por sus padre, o fueron engendrados fuera del seno familiar criándose como bastardos. Por otro lado, hijos que en su defecto tuvieron la presencia de un padre pero sufrieron la ausencia, porque nunca les dedicaron tiempo, y de paso sufrieron el maltrato. Este fue en parte mi triste caso, a Dios gracia que en medio de todo estos desajustes Él me guardo para su propósito eterno, usando como instrumento a una anciana.

Mi consejo como Maestro y con una gran experiencia es, que no abandones a tus hijos por nada del mundo, y si lo has hecho ve en busca de ellos.

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-MaracaiboNuvipa Estado Zulia

martes, 10 de septiembre de 2013

El sentido de cobertura

El sentido de cobertura.

El sentido de Cobertura se ha tergiversado en lo absoluto perdiendo sus propiedades. Se entendiéndose por cobertura, el controlar, manipular, intimidar, imponerse; haciendo desprovisto a los hombres que Dios ha llamado, capacitado y enviado de la única y absoluta dirección de Dios, desviándolos a caminos equivocados y a llegar a destinos que Dios nunca designo.

El termino cobertura del hebreo es “Kesút” que indica: Cubierta, dar abrigo, proveer vestido, colocar un manto, dar refugio, guardar, atesorar, alimentar para engordar. Job 24:7- 26:6.

Otro sentido de cobertura según las Escrituras lo presenta tácitamente en el Nuevo Testamento, da la idea de: Paternidad que tiene relación con: la protección, la bendición, la amistad, la hermandad, la aceptación, el acobijar, la conserjería, el proveer, el de dar soluciones. Esto fue lo que hizo Jesús con sus discípulos, y con los que le rodearon.

Un padre provee a sus hijos seguridad, y por medio de una cobertura adecuada, les brinda el espacio y recursos suficientes para que ellos se puedan desarrollar libremente en su destino profético. La paternidad no implica control, ni manipulación, ni intimidación; es más bien, el establecimiento activo de una relación integral sobre un Ministerio donde se la provee una gracia que desata su llamado, lo encamina a mejores dimensiones, lo anima en sus momentos difíciles, lo exhorta en amor y lo promueve a otros niveles.

Aunque Timoteo no fue hijo engendrado en el Ministerio de Pablo, el Apóstol lo adopto como hijo dándole una cobertura paternal. Lo llamaba “Verdadero hijo de la fe…” (1ª Timoteo 1:18) “Amado hijo” (2ª Timoteo 1:2) “mi hijo amado…” 1ª Corintio.4:17)

Hay cuatro factores que determinan lo que es una cobertura, y se dieron en Melquisedec para con Abraham.

I) La cobertura nunca niega la paternidad independientemente de lo que haya pasado entre él y sus hijos siempre seguirá siendo padre. Como padre debemos entender que nunca podemos negar nuestros genes en nuestros hijos. por mucha deshonra que ellos nos causen. El que me arrepienta de haber engendrado un hijo no resta la verdad de que sea mi hijo, mis genes están en él.

II) La cobertura siempre fungirá como proveedor. Él no está a la espera que le des, lo de él es dar. Por esta causa una persona que sea tu cobertura nunca estará pendiente de tus diezmos, tus ofrendas, mejor dicho de tu dinero; para él siempre vela por tus valores intrínsecos. Tengas o no tengas que dar, estés en la condición en la que estés, siempre ve los valores que Dios puso en ti como creación.

III) La cobertura nunca te maldice, siempre será de bendición. Esto es notorio en nuestras congregaciones, que al abandonar el recinto donde te congregabas, el líder que era tu supuesta cobertura, te maldice, te censura, te difama, te mal impone, desea ´para ti lo peor; entre otras cosas. ¿A esto se le puede llamar cobertura? Que mientras estuviste con ellos te dieron un trato en proporción a lo que podían sacar de ti, solo ere un interés lo que ellos tenían por ti.

IV) La cobertura nunca será tu enemigo, bajo cualquier circunstancia siempre te brindara su amistad, nunca sufrirás una traición de quien es tu cobertura, todo es al contrario, cuando se es cobertura soportamos las más grandes traiciones de la vida, pero nunca pagamos ni devolvemos mal por mal.

“…Cuando volvía Abram de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey. Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abran del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano.” Génesis 14:17.20.

Debido a estas verdades en lo personal no hayas en quien confiar, con quien compartir momentos difíciles que he pasado en el Ministerio, no hayas a quien confiarle tu familia en relación al pastorado, no hayas a quien entregarle el dinero en devoción (Diezmar y ofrendar). En el transcurso de 38 años en Dios, y 22 en el ejercicio del Ministerio de Maestro, he vivido en carne propia la desilusión, la traición, el despotismo, de quienes por año fingieron como tu cobertura.

Como se necesitan hombres con el carácter de Dios, de Cristo, y que tengan la pasión del Espíritu para fungir en la paternidad absoluta y brindar una cobertura con sentido de lealtad.

El mundo está lleno de gentes que estuvieron en la Iglesia y que por causa de haber sido: usados, manipulados, controlados, censurados, disfamados, traicionados, no tomados en cuenta; por quienes fungían como su cobertura, pero al final de la jornada se dieron cuenta que solo fingían, haciéndolos desprovistos. Esto me ha llevado a mí a tratar por todos los medios a no caer en este terreno, y ser antes los que me rodean, un padre, un protector, un benefactor; y brindar así la verdadera cobertura que emana de Dios, cobertura que tanta gente necesita en el seno de nuestras congregaciones.
Por ahora estoy en el ejercicio del Ministerio de la enseñanza, pero sé que en un futuro no muy lejano Dios me enviará al ejercicio del pastorada, por ahora estoy cumpliendo la etapa de la capacitación, la preparación; y el entrenamiento. La vida ha sido mi más grande universidad, donde Dios es mi más grande Decano, Cristo mi más grande Rector, y el Espíritu Santo mi más grande Maestro. Pronto nos veremos en el Pastorado. ///Bendiociones///

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia