viernes, 25 de octubre de 2013

Principios para alcanzar las finanzas

Principios para alcanzar las finanzas

¿Por qué hay tanta escasez en el pueblo de Dios?

Hay una pregunta que, en mi ignorancia, le hice a Dios, al igual que el Patriarca Job y el Profeta Jeremías -en sus lamentaciones- se la hicieron:

“¿Por qué los malos prosperan?

“¿Por qué viven los impíos, y se envejecen, y aun crecen en riquezas?” (Job 21:7).

“¿Por qué es prosperado el camino de los impíos, y tienen bien todos los que se portan deslealmente?” (Jeremías 12:1). 

Dios me respondió esta interrogante. Él me dijo: Satanás es un ser que prospera dando riquezas independientemente de la capacidad que tengas para recibir; para él, es favorable que no estés capacitado para recibir, porque mientras más recibas más te corrompes por lo inmaduro que eres. En mí hay principios que componen un sistema que el creyente debe conocer y aplicar para que se pueda hacer una realidad en él las riquezas. Mi deseo es que todos “Sean prosperado en todas las cosas” (3ª Juan 2). Yo no voy a darte riquezas para maldecirte, sino para engrandecerte y cumplir en ti mi propósito. 

Satanás te ofrece mucho, te da poco y te lo quita todo. Él no da nada a cambio.

“La bendición de Jehová es la que enriquece. Y no añade tristeza con ella”. (Proverbios 10:22).

Debemos tomar en cuenta que todas las cosas en Dios funcionan y se dan bajo un sistema.

¿Qué es un sistema? Es el conjunto de normas y principios que han sido establecidos para que al conocimiento y la aplicación de ellos se puedan alcanzar los objetivos.

Las finanzas no escapan a esta verdad. Ellas funcionan bajo un sistema que encierra un conjunto de principios, que sin conocerlos o no aplicarlos, difícilmente se alcanzan los objetivos. Dichos principios son:

1) Debemos cambiar nuestra forma negativa de pensar en torno a Dios en cuanto a las finanzas.

Proverbios 21:5 dice: “Los pensamientos del diligente ciertamente tienen a la abundancia”

Arturo Uslar Pietri dijo: “La verdadera pobreza del hombre no consiste en los bienes que no tiene, sino en el estado de mente en la que se encuentra; (agregó) si tomamos todas las riquezas de los ricos y se la damos a los pobres, y los pobres pasan a ser ricos y los ricos pasan a ser pobres, no pasará mucho tiempo para que estos pobres que pasaron a ser ricos vuelvan a ser pobres, y los ricos que pasaron a ser pobres vuelvan a ser ricos; porque la verdadera pobreza del hombre no consiste en los bienes que no tiene, sino en el estado de mente en la que se encuentra”.

Todo creyente debe buscar progresar en los asuntos de Dios, no debe ser una persona indiferente, conformista, ni pesimista, que piense en forma negativa.

En el creyente que es optimista, no se le oyen confesiones tales como: “Yo siempre fui así, no voy a cambiar; creo que es muy tarde para progresar; estoy satisfecho como soy; estoy muy viejo para el asunto; esto no es para mí; no creo que lo vaya a lograr; no tengo suerte para eso; esta es la voluntad de Dios para mí el que sea pobre; pobre fui y pobre seré; los ricos están completos”. Muchacho barrigón ni que lo fajen chiquito.

Nuestra utilidad delante de Dios depende de cuánto busquemos ser perfeccionados, aumentando nuestra capacidad intelectual, cambiando nuestra forma de pensar tan negativa, ajena a la mente de Dios. 

El creyente siempre debe sufrir de insatisfacción positiva, nunca debe conformarse con lo que tiene. El inconformismo con motivos correctos es un impulso para conducirte al éxito.

Alguien dijo: “Cambia tu forma de pensar y cambiará tu forma de vivir”.

Un filósofo, en uno de sus discursos, emitió un pensamiento que tiene mucho peso; él dijo:

“Siembra un pensamiento y cosecharás una acción; siembra una acción y cosecharás un hábito; siembra un hábito y cosecharás un carácter; siembra un carácter y cosecharás un destino”.

Tenemos que entender que Dios es nuestro benefactor. La persona número uno que está interesada en que vivas prosperado es Dios; la número dos, debes ser tú mismo.

Nunca progresaremos en la vida financiera a menos que nuestros pensamientos se pongan en armonía con Dios y con su Palabra.

Según lo que le escribió el Apóstol Pablo a los Efesios, de acuerdo al estado de mente que obtengamos, tendremos unos comportamientos y unas actitudes.

“…entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos,…” (Efesios 2:3). 

Hay un principio que alega que toda acción tiene como precedente un pensamiento.

La pobreza y la humildad 

Un gran porcentaje de creyentes vive en miseria desprovisto de las bendiciones de Dios, por la forma de pensar que tienen tan negativa en el área de las finanzas, debido a lo mal que le enseñaron.

Siempre se nos ha dicho que la humildad es sinónimo de pobreza, lo cual es todo lo contrario. El ser humilde es un principio que debemos cumplir para ser honrados por Dios en el área de las finanzas.

“Riqueza, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová”. (Proverbios 22:4). 

Según este texto, Dios bendice con larga vida y finanzas a los que son humildes y están en el temor de Jehová.

El pensamiento de que mientras más pobres seamos determina el estado de humildad que tengamos es una filosofía que proviene del organismo que más dinero tiene en el mundo que es el vaticano seno del catolicismo romano. El tener la creencia de que mientras más pobres seamos mas humildes somos es catolicismo romano dentro del pensamiento del cristianismo. Debemos entender que la pobreza es un estado, la humildad es una actitud.

La Iglesia tiene que ser libre de la creencia de que la humildad es sinónimo de pobreza, y entender que el único que está interesado en que vivamos arruinados es el diablo (Juan 10:10). Es cierto que existen sus excepciones, hay a quienes el maligno les da muchos bienes con el fin de condenar su alma; Satanás siempre que da algo, lo da a cambio.

Recuerda: “Satanás te ofrece mucho, te da poco y te lo quita todo”. Él nunca da nada sino le saca ventaja.

Me llama mucho la atención la forma de pensar de los judíos en cuanto a los principios y a las causas por las cuales deben producir dinero.

a) Debían producir dinero para vivir prosperados y de esa forma glorificar y honrar a Dios ante la sociedad. Según sus principios y su forma de pensar, un judío arruinado es una deshonra ante la sociedad como pueblo de Dios. 

b) Su meta era producir para invertir en el Reino de Dios, para un judío después de Dios estaba el Reino. 

c) Ellos producían para cubrir sus deudas y vivir en abundancia, y salir de la etapa de la solvencia. 

d) No sólo producían para solventar sus deudas y vivir en abundancia, sino que con su dinero invertían en obras filantrópicas.

e) Producían para dejarle herencia a sus hijos; nunca un judío moría y dejaba a sus hijos desprovistos de bienes. La mentalidad del latino es todo lo contrario, piensa en tener hijos para cuando esté anciano, lo mantengan.

El poder económico es un área que la Iglesia ha descuidado en su totalidad. Sabemos que Dios tiene la prioridad en todas las cosas, pero sin dinero no se puede llevar a cabo su obra. ¿Quién más que la Iglesia, con todos los recursos espirituales e intelectuales, está capacitada para alcanzar y establecer el poder económico y tener los más grandes recursos para establecer el Reino de Dios? Pero con el estado de mente tan miserable, lejos de la verdad de Dios en cuanto a las finanzas, nunca se podrá alcanzar el nivel financiero de abundancia que Dios ha designado, y por ende, nunca podremos llevar a la realidad las grandes cosas que Dios en su soberana voluntad ha querido y quiere lograr con su pueblo. 

El deseo de Dios es que seamos bendecidos para el establecimiento de su Reino, y así podamos bendecir a otros.

NOTA: TE DEJO EL ENLACE PARA QUE PUEDAS SINTONIZAR EL ESTUDIO EN AUDIO IMAGEN QUE TRATA DE ESTA ASUNTO CON MAYOR PRECISIÓN.///BENDICIONES///

http://www.youtube.com/watch?v=WmsroN5Pwbs&feature=youtu.be

E-mail: meejesussoberano77@hotmail.com / josebriceno77@hotmail / josebricenoa77@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-MaracaiboNuvipa Estado Zulia

No hay comentarios:

Publicar un comentario