viernes, 11 de mayo de 2018


COMUNICADO. 
DR. MAESTRO. JOSÉ N. BRICEÑO A.

Estoy escribiendo un libro que se con toda seguridad, que será el de mayor venta en el mundo del cristianismo, se titula 
" COMO PECAR SIN QUE DIOS SE DE CUENTA"
Ese es el sentir de muchos de los que están en nuestras congregaciones, viviendo una santidad frustrada por ende no genuina, con un deseó de pecar, pero se cohíben por motivos equivocados.
Uno lo hacen por retribución en un interés, esperando recibir bendiciones de Dios por lo bien que se han portado.
Otros lo hacen por reprensión, intimidados y atemorizados por el castigo que pueda venir de Dios por lo mal que se han portaron.
Otros se cohíben de pecar por temor de perder el cielo, o por temor de ir al infierno. Esto indica, que si no hubiera cielo ni existiera el infierno no lo s detiene nadie.
Pero muy pocos están en santidad por reconocimiento, esto es, por lo que Dios es, y representa para ellos.
No hay nada que yo pueda hacer a favor o en contra del amor de Dios, haga lo que haga El me ama igual. Su amor nunca se enfriara. Por igual su salvación. Es incondicional, absoluta, invariable, endeble; ella no depende de lo que el hombre haga o deje de hacer.
El Eterno quiere que seamos libres para ser santo, y que no estemos atados a una santidad que no es genuina.
En una ocasión el gran YO SOY me dijo Por el Espíritu:

 " Ámame con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas; y yo te doy autoridad para que hagas lo que quieras" 

Entendí esa gran verdad, si mi amor hacia Él es puro, genuino; yo buscaré de hacer en la vida, todo lo que le agrade a mi Dios. Con todo y tenga libertad para hacer lo que quiera, por causa de su amor recíproco, me iré en pro de lo que a Él le complace honrado su nombre.
En Dios soy libre para pecar o para ser santo. Él no me impone su santidad, El me la expone, de mi dependo el que hacer. /// Bendiciones ///





No hay comentarios:

Publicar un comentario