domingo, 8 de enero de 2017

VISIÓN MINISTERIAL N° 5
ALCANZANDO LA VISIÓN.
Lo importante no es tener una visión sino poderla alcanzar, es tan determinante tener un punto de salida como un punto de llegada, sería muy triste y degradante para una persona que se consiga en un lecho a punto de morir y no se sienta realizado en sus objetivos, de igual manera pasaría con un hombre que fue llamado por Dios, al cual se le encomendó una visión y por razones ajenas a ella no la pudo alcanzar.
Hay quienes Dios les han conferido un llamado y les ha entregado una visión, y por razones ajenas la abortaron. El abortar la visión es considerado como la ignorancia de la responsabilidad y la negación de la obligación.
El abortar la visión es botar y suicidar el potencial que Dios a puesto en nosotros. Miyles Munroe define el potencial como: Una habilidad que no ha sido expuesta. Un poder reservado. Una fuerza que no se ha aprovechado. Capacidades que no se han descubierto. Un triunfo que no ha sido alcanzado. Dones inactivos. Talentos escondidos. Poder latente.
Potencial: Es lo que puede hacer pero aún no se ha hecho. A donde puedes ir pero que aún no has ido. Lo que puedes llegar a ser pero aun no has sido. Lo que puedes imaginar pero aún no ha pasado por tu mente. Lo que puedes alcanzar pero aun no has alcanzado. Algo que puede llegar a ver pero que no ha visto. Todo lo que un ser puede realizar pero no ha realizado.
La persona más frustrada en el mundo es aquella que tiene un sueño, pero no sabe cómo llegar a realizarlo. Pablo señala que todos nosotros compareceremos ante el tribunal (Bima) de Cristo para dar cuenta de todo lo que hicimos en el cuerpo sea bueno o sea malo.
El término malo que Pablo utilizó en 2ª Corintios 5:10 no está haciendo referencia al pecado, sino de todo aquello que hicimos delante de la presencia de Dios, que ante sus ojos es inútil porque no fue lo que Él nos mandó hacer. Esto es demostrado etimológicamente ya que el término que Pablo utilizó del Griego para hacer referencia a lo malo no es “Kakos” ni “Phonera” sino “Fhailo” , que tiene que ver con la inutilidad y no con la pecaminosidad. Esto indica, que en el tribunal de Cristo no se juzgará el pecado del hombre sino su inutilidad.
Cuán difícil será para el individuo que se consiga delante de la presencia de Dios y de Cristo y del Espíritu Santo y no tenga respuestas positivas, no así, para aquellos que logren alcanzar el objetivo que se les ha entregado en el Ministerio.
En 2ª Timoteo 4:7.8 Pablo expresa palabras de júbilo que lo caracterizan como un hombre realizado, él dijo: “ He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la Fe”, estas son palabras de triunfo de un hombre felizmente realizado, porque no es tener una visión sino poderla alcanzar.
Siempre lo he dicho y lo afirmo por escrito “que no hay mayor fracasado, que aquel que fracase en lo que Dios le llamó hacer, porque para efectos de Dios, en otra cosa no funciona”.
En el Ministerio si nos detenemos perdemos si nos regresamos fracasamos, lo curioso del caso es que en el Ministerio si nos detenemos otros se detienen y si nos regresamos otros se regresan. Tenemos el ejemplo claro en Juan 21:3, Pedro dijo: “Voy a pescar” los demás que estaban con él dijeron “nosotros iremos contigo”.
Debemos proseguir al blanco cueste lo que nos cueste y por ninguna circunstancia detenernos. Abandonar el objetivo principal y absoluto del Ministerio que es la Visión sería la tragedia más grande que podría suceder en tu vida Ministerial, lo serio del caso es que si te detienes quienes te siguen se detendrán.
En Marcos. 5:21.34 se nos da un ejemplo clave: “ Cuando Jesús iba a la casa de Jairo, le seguía una gran multitud” que según algunos historiadores era cinco mil personas, cuando la mujer que padecía del flujo de sangre tocó el borde del manto de Jesús, al instante Jesús se detuvo y la multitud también, un sólo hombre se detuvo e hizo que aproximadamente cinco mil personas se detuvieran, porque al detenerse el líder se detiene la multitud.
Este es el caso del Ministro que al detenerse se detienen los que le siguen. No olvides que el Ministerio es una decisión y una decisión es la determinación de llevar a cabo algo sin retroceder, recuerda siempre esta frase:
“En el Ministerio si te detienes pierdes”
“Si te regresas fracasas”
Nunca olvides esta verdad.
>Los que se lamentan miran hacia atrás.
>Los que se preocupan miran hacia los lados.
> Los cobardes miran hacia abajo.
> Los hombres de visión mira hacia adelante, y nunca se detiene pese a las circunstancias.
E-mail: josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario