viernes, 7 de abril de 2017

LA HONORABILIDAD DEL LLAMADO MINISTERIAL.

MAESTRO JOSE N. BRICEÑO A.

      En una ocasión, le preguntaron a Enrico Caruso cantante de ópera, que opinión tenia del grande liga  Bebe Ruth, a la cual respondió: “Ninguna, porque nunca lo he oído cantando”.

     Este es un principio que está registrado en las Sagradas Escrituras. Según el testimonio del Apóstol Pablo, los únicos que tienen la capacidad de juzgar una profecía son los demás profetas.  (1° Corintio 14:29) El mismo principio se da con la homilía y más cuando se trata de una enseñanza. Nadie puede tener mayor capacidad para juzgar o analizar una disertación de las Sagradas Escrituras, que aquellos que son llamados por Dios para el ejercicio de un don de Maestro, habiéndole dedicado toda una vida al estudio de las Escrituras Sagradas.

      Me conmuevo en el espíritu, cuando analizo el tipo de mensaje que se está dando en la mayoría de nuestras congregaciones. Un mensaje desfasado, descontextualizado, y desviado de la verdad del pensamiento de Dios. Lo doloroso del caso es, que quienes sufren las consecuencias es el pueblo, que día a día se congregan en busca de la verdad absoluta de Dios en los labios de los ministros, y en su mayoría se van a sus casas igual como vinieron, y en su defecto peor que como vinieron. 

    La mayoría de los mensajes en la boca de nuestros predicadores, está lleno de manipulación, intimidación, control, engaño, mentira; llenos de falsas esperanzas, un mensaje vacío hueco que no forma el carácter de los oyentes. Un mensaje acondicionad a sus intereses, o en su defecto, el tipo de mensaje que se congracia con el pueblo pero de ninguna manera los confrontan. Esta es la pura y pena realidad, que Dios tenga misericordias de los que tal hacen, para no ser desechado por Dios, para el ejercicio del ministerio.


Lo otro del caso es, cuando diserto las Escrituras en diferentes lugares e instituciones, me conmuevo en el espíritu, al ver un denominador común que se dio en el ministerio de Jesús, la reacción negativa de tanta gente que se les ha otorgado título de doctorados en teología, otros con supuestos apostolados, y rechazan un mensaje tan sencillo. Mi pregunta es: ¿quién les dio el doctorado, o quien les confirió el don ministerial?  


    Un hombre llamado a cualquiera de los cinco ministerio, deben ser polifacético, exegético, y sistemático en el estudio y la disertación de las Escrituras Sagradas, y con mayor razón, si tiene un doctorado. Todos los que fungen un don ministerial, deben ser aprobados por Dios, y dicha aprobación se da en la capacidad que tengan en el conocimiento y la disertación de la Palabra.

     Con este mensaje, no pretendo ofender a nadie, ni dármela más que otro. No me considero: La mama de los pollitos, el eslabón perdido, la gaseosa del desierto, el ombligo del mundo, ni el tapón del océano; pero estoy seguro del trabajo que El Creado me confió y encomendó, se lo serio del asunto; y por esta causo he tenido sentido de responsabilidad, de seriedad en lo que hago, y le he dedicado toda mi vida al llamado en el estudio de la Palabra, con amor, pasión y con entrega. /// Bendiciones ///  
Escuela Internacional de Formación y Capacitación Teológica
“ESINFOCAT. esinfocatuniversity@gmail.com josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Adquiera el libro Plan Financiero y Excelencia Ministerial por Amazon, del Maestro José Briceño. https://www.amazon.com/dp/1532304951
https://www.amazon.com/dp/1532331495

Telf. 0416-8607602/ 0414.650.99.92/ 0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia


     


No hay comentarios:

Publicar un comentario