lunes, 18 de septiembre de 2017

¿PODRÁ EL CREYENTE CUIDAR O PERDER LA SALVACIÓN? N° 3 Y ULTIMA PARTE. 
POR EL DR. MAESTRO JOSÉ N. BRICEÑO A.
Como lo expuse en la introducción de la primera y la segunda parte de este estudio, para responder a esta interrogante, es necesario hacer un análisis a fondo de algunos pasajes bíblico que fueron tomados y aplicados en forma tergiversada para hacer defensa de la doctrina concerniente a la perdida de la salvación. En esta oportunidad analizaremos Hebreos 10 y Filipenses 2.
>Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, 27sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. 28El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. 29¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? 30Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. 31¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo! Hebreos 10:26.31.
Para comprensión del pasaje es necesario establecer a quienes se dirigen las palabras del autor. Sin lugar a dudas se reitera el mensaje a los creyentes como el caso del capítulo 6. En esta oportunidad se presenta el mismo mensaje con diferentes connotaciones en un lenguaje hipotético.
El pecado voluntario que menciona el escritor, está relacionado a volver a los ritos de la ley, sacrificando corderos en forma voluntaria después de haber tenido conocimiento a través de la Palabra, del verdadero cordero que ya fue inmolado una vez y para siempre.
El volver a estos sacrificios significa, no haber tenido revelación e iluminación del Cristo como el único cordero acepto ante Dios como el sacrificio eterno y absoluto. El que escribe afirma que el que haga tal acción (el volver a los sacrificios de corderos según los rituales de la ley) es mero profesante nominal, que estuvo infiltrado en la iglesia, y que por tal acción pone por inmunda la sangre del pacto eterno y pisotearía así al hijo de Dios, haciendo afrenta al Espíritu de Gracia, blasfemando en contra de Él.
El lenguaje del escritor nos indica con el verbo “conocer” que se trata de uno que es devoto a la ley y fue vividor de ella, ya que afirma en su mensaje: “pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza yo daré el pago dice el Señor”.
Por otro lado, la frase: “Y otra vez el Señor Juzgará a su pueblo”, nos afirma con exactitud que se hace referencia a judíos no convertidos que apostatan de la verdad en cuanto a Cristo como el cordero, después de tener un conocimiento meramente intelectual para volver a los sacrificios y los rituales de la ley.
Por otro lado, la frase “Otra vez” relacionada al juicio, no es consecuente con la iglesia, ya que ella (la Iglesia) no ha pasado por ningún juicio de parte de Dios. Esto le da fuerza a lo antes dicho, que el escritor está haciendo referencia a judíos no convertidos, meros simpatizantes que estaban infiltrados en la Iglesia.
Otro pasaje que se ha tomado en forma descontextualizada para defender la doctrina en relación a la perdida de la salvación, es lo dicho por el apóstol Pablo en su carta a los Filipenses. Estudiemos el pasaje.
> “12Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. 14Haced todo sin murmuraciones y contiendas, 15para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; 16asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado…”. (Filipenses 2:12.16)
La oración “Ocupaos en vuestra salvación” que aparece en el pasaje, no da la idea de mantener la Salvación por obras, demarca la severa exhortación que el Apóstol Pablo le da a los creyentes a que se avoquen, trabajen, produzcan, para difundir el Evangelio como luminares del mundo dando testimonio de tal proclamación con palabras y con hechos.
El término que se utilizó del griego es: “Katergazomai” que es la forma enfática de “Ergazomai” que indica: trabajar, producir, llevar a cabo la obra encomendada como luminares en el mundo, en pro de la salvación que recibimos, para que otros sean beneficiados. Es un dar de gracia lo que de gracias recibimos.
En conclusión acerca del tema de la pérdida de la Salvación, estos pasajes que estudiamos, no se deben tomar como fundamento doctrinal para afirmar que un creyente puede perder la Salvación. /// Bendiciones ///
Escuela Internacional de Formación y Capacitación Teológica
“ESINFOCAT”
E-mail: esinfocatuniversity@gmail.com / josebriceno77@hotmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com/
Adquiera el libro Plan Financiero y Excelencia Ministerial por Amazon, del Maestro José Briceño. https://www.amazon.com/dp/1532304951
https://www.amazon.com/dp/1532331495
Pida información por el correo esinfocatuniversity@gmail.com el cómo adquirir el seminario de Cristologia de Alta Critica, dictado por el Dr. Maestro José Briceño.
Telf. +416-8607602/ +414.650.99.92/ +261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia


No hay comentarios:

Publicar un comentario