viernes, 29 de diciembre de 2017

VISIÓN MINISTERIAL N° 2
DR.MAESTRO JOSÉ BRICEÑO


¿QUÉ  ES  LA  VISIÓN?   
   
    El  término visión  indica:  Todo  el conocimiento  que  se  obtiene  de  alguien  acerca  de  sus  planes, metas, proyectos, propósitos,  y objetivos  alcanzar.
           
    Si  este  concepto  lo  llevamos  desde  el  punto  de  vista    Ministerial,  Visión  Ministerial  es:   El  conocimiento  de  la  perfecta  voluntad  de  Dios  en  lo  concerniente  a  sus  planes,  metas,  propósitos  proyectos y ambiciones;  que  Dios    ha  designado  hacer  y  alcanzar  en  dicho  Ministerio.

      Alguien  dijo según lo registrado en Génesis,  que  tener  visión  de  Dios
es  ver  las  cosas  como  Dios  las  ve  y  conocer  lo  que  Dios  conoce. 

    “Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer? Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa. Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia” Génesis 15:5.

      Según el pasaje bíblico, Abraham no podía ver, captar, percibir, entender, la visión de Dios dentro de la carpa, algo similar puede pasar con nosotros.

      En una ocasión, Dios me mostró algo que Él quiere llevar a cabo a través de mí, en mi oración le dije: “Señor es mucho lo que me muestras en relación a tu propósito para con migo”  Él mi dijo: “Como fue mucho la cantidad de estrellas que la mostré a Abraham al salir de la carpa, él solo creyó, haz tu lo mismo. Solo tienes que salir de las carpas de tus pecados, de tus temores, dudas, incredulidad, complejos de cualquier tipo, de tus conformismo y tus resignaciones; ver las cosas como yo las veo, caminar en la Palabra que te estoy andando en fe, y veras mi grandeza cumplida y manifestada en ti”    

      El  término  visión  en  Hebreo  es  Chazon  y  del  Griego Horasis,  y  se  refiere    a la  habilidad  de  percibir,  captar,  entender  o  discernir  el  sueño  que  Dios  pone  en  nuestros  corazones. Según los valores etimológicos de estos términos, la Visión es la pasión de Dios, es Dios mismo revelado  en nosotros.

      Visión Ministerial,  Es  el objetivo   que  Dios  le  da  a  un individuo para  llevar  a  cabo  sus  planes  o  sus  propósitos,  es  el  sueño  inspirado  por  Dios  que   arde  en  el corazón del hombre   y  que  lo  motiva  a  cumplir   con  esfuerzo  y  dedicación  si  es  posible  hasta  perder   la  vida. De esto da testimonio el Apóstol Pablo.        

“Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. Cuando vinieron a él, les dijo: Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo. Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”  Hechos 20:17.24.

    La visión de Dios es la idea que nunca te deja, es el sueño que nunca se desvanece, es la pasión que nunca se rinde, es un deseo irritante e intenso que está dentro de ti y que no deja que nada de lo que esté ajeno a ella te apasione más que ella misma. La Visión no es la idea, la ambición, ni el invento de los hombres; es algo absoluto e inherente en Dios que ha dado y revelada al espíritu de los hombres que Él ha llamado.

    La  visión  Ministerial  encierra   el  plan  y  el  propósito   que  le  es  revelado   a  un  individuo  (en  este  caso  al  Ministro)   para  un  pueblo       (en este caso la Iglesia)  y  que  se  proyecta  hacia  las  naciones  (en este  caso  al  mundo).

    Todavía  no he  conocido  el  modelo  Bíblico el que  una  visión  que  venga de  parte  de  Dios   a un  individuo,   no  lo  haya  afectado  a  él  como  persona,  no  haya  afectado a un  pueblo,  o no  haya  afectado  a una  nación. La visión te lleva a ser directivo y ejecutivo, pionero de grandes acontecimientos.

    El doctor Myles Munroe dijo: La  visión,  cuando  viene  de  Dios, produce  cambios en  el  individuo,  en  su  pueblo  y  en  su   nación.

    LA IMPORTANCIA   DE  TENER  UNA  VISIÓN   EN    EL  MINISTERIO.

     Eclesiastés dice: que le es mejor al hombre ser un abortivo, que el estar en la tierra sin visión. Eclesiastés 6:3.6. En forma amplificada el texto dice: Te es mejor haber nacido antes del tiempo y sin vida, que estar en el mundo sin propósito.

       En  las observaciones  que  a  continuación voy a presentar, usted    podrá   darse  cuenta de lo  importante   que  es  tener  visión   en  el  Ministerio   y  lo  nocivo y   letal  que  puede  ser  el  no  tenerla.
       Alguien dijo, refiriéndose al valor de la visión, que no importa cuánto dinero tenga un individuo, si carece de visión es el más pobre del mundo ya que su vida no tiene sentido. Una misión y una visión se pueden desarrollar y alcanzar con dinero pero no se compra con dinero. Si sólo vives de tu dinero y no tienes visión, eres la persona más pobre  en el mundo, porque sin visión sólo se consume, la visión te lleva a producir.

     El valor de la visión  es tan significante que una persona con visión es más grande que las fuerzas pasivas de noventa y nueve que sólo están interesadas en hacer o llegar a ser alguien. La mayoría de las personas tienen interés en su destino, pero no son gentes realizadas por no tener  motivos que los  impulsen porque no tienen visión.

    El don más grande que Dios le pudo dar a un individuo para visualizar las cosas no es la vista, es la visión. La vista es la función de los ojos pero la visión es la función del corazón. Se puede tener vista y no tener visión. La visión es tan determinante para el éxito de un individuo que sólo ella te mantiene viendo aun cuando tengas los ojos cerrados.

      El peor enemigo de la visión que viene de Dios son tus propios ojos, lo que ves no determina lo que Dios te muestra en visión.

    En  una  ocasión  se  le  preguntó  a una mujer invidente llamada  Helen Keller   que  si  había  algo  peor en este mundo  que   nacer   siendo  ciego,  a lo cual  contestó:  “sí,  nacer  con  vista  y  no  tener visión”.

    Esta mujer  invidente, con todas las dificultades que tenía, logró sacar su doctorado en la Universidad. Ella no tenía vista pero tenía visión.

    La  desgracia  más  grande  para  un  individuo  está  en  no  sentirse realizado  en  la   vida,  y  de  la  única  forma  que  un  individuo  se  sienta  realizado  es  que  haya  alcanzado  propósitos  y   proyectos, que indica una visión. /// BENDICIONES/// CONTINUARAAAAA

NOTA: Pida información por el correo esinfocatuniversity@gmail.com para sus estudios en línea por la web, en la Institución Teológica que dirige el Dr. Maestro José N. Briceño A. Será de bendición.
E-mail: josebriceno77@hotmail.com/ esinfocatuniversity@gmail.com
Busca los estudios en videos del Maestro: José N. Briceño A. por YOU TUBE
Conéctate por FACEBOOK / http://maestrojosebriceno.blogspot.com
Telf. 0414.650.99.92/ 0412.0672.022/0261.7373387.
Venezuela-Maracaibo-Zulia






No hay comentarios:

Publicar un comentario